El horror

Sin categoría
imagen tomada de eluniverso.com

Llega el virus H1N1, de la gripe A, la porcina, a Guayaquil y empieza el pánico. Leo el suplemento que hicimos en HermanoCerdo y vaya que se asume ese terror como condición humana. le tememos a la extinción, no aferramos a la existencia sabiendo que de plano esa batalla estará perdida. El mismo llanto griego por la mortalidad (¿no era esa la diferencia entre humanos y dioses? ¿La inmortalidad?). Nada más interesa.

Mi hermana me envía un mensaje de texto al celular con cierta desesperación. Trato de entender que debe ser por mi sobrino y el temor de ella como madre. Esta semana regresé de viaje, estuve en Manabí, en las zonas rurales, donde escuché de casos de niños que mueren por parásitos, por las cosas más sencillas de curar. La muerte por absurdos es una constante, sobre todo en países como este donde la atención médica ha sido durante muchos años deficiente. En todo el mundo, probablemente al instante en que escribo esto, habrá 10 mil casos de contagiados de la nueva gripe, número que me suena normal tomando en cuenta que una gripe se contagia de manera sencilla. De ese número, la cantidad de muertes ha alcanzado el 2%. El riesgo es mínimo, casi inexistente.

México, donde sólo una ciudad puede tener más que los habitantes de todo el Ecuador reunidos, no fue diezmado en su población. Partamos de eso. Al final del día, lo que sucederá es que deberemos convivir con ese virus, que ya es humano, y curarnos si es que nos contagiamos, incluso antes de que se desarrolle la vacuna en su totalidad, lo que significará que deberemos inyectarnos y listo.

Si tiene los síntomas, vaya al doc (fiebre, malestar corporal, dolor de cabeza, tos, diarrea y vómito). El Estado ha garantizado la entrega del tratamiento de manera gratuita a los contagiados y no hay que hacer más problema con eso. Lo que sí creo que hay que hacer, porque no hay alternativa, es que las autoridades de salud acusen de atentar contra el orden público a la madre del niño de 13 años que resultó ser el primer contagiado por, sabiendo que estaba enfermo y que las autoridades de Salud le dieron indicaciones específicas para darle al alta al chico y mantenerlo en su casa hasta que el cuadro mejore, lo enviara a clases… poniendo en peligro a sus compañeros. Una cosa es la alarma y otra la estupidez. Y en este caso no hay nada que me cause más horror que una persona con todas sus funciones mentales en perfecto estado ponga en peligro a más personas.

imagen tomada de elcomercio.com

Y la estupidez sí que es una pandemia contra la cual no podemos luchar.

Reflexiones porcinas

Javier G. Cozzolino, Javier Moreno, Mauricio Salvador
imagen tomada de hermanocerdo.anarchyweb.org

“Puerca epidemia” es el especial sobre todo el terror que ha despertado la Gripe AH1N1 en algunos países del continente y que la revista HermanoCerdo, fiel a la referencia inmediata, ha decidido sacar adelante. Con el subtítulo: “Breves reflexiones en medio del pánico”, presenta escritos, guías espirituales y trabajos gráficos de (no precisamente en ese orden de colaboraciones) Javier Avilés, Juan Dicent, Andrea P. Garfunkel, Terry Gilliam, Javier G. Cozzolino, Ana Laura Magis, Javier Moreno, Mauricio Salvador, 9000vs0006 y un texto mío, en el que hablo de lo que fue regresar en avión de Guayaquil a Quito, en medio de una incipiente “gripe no porcina”. Si lo quieren leer, clic acá. Si desean bajarlo en formato pdf, pues el clic es acá. Por eso los invito a descubrir lo que el miedo puede lograr…