A son of a man: Ecuador en búsqueda de una nominación al Oscar

imagen tomada de hollywoodreporter.com

El patriarca de la familia ha muerto. ¿Su nombre? Andrés Fernández –Salvador y Zaldumbide. Y con su muerte, todo empieza a moverse. Andrés Fernández – Salvador y Zaldumbide era importante. Era un hombre con dinero, con suficientes hijos como para perder la cuenta de primos y sobrinos en alguna reunión. Un patriarca macho, con empleados bajo su control a los que cuidaba con actitud paternal. Un patriarca que desayunaba leche con sangre, que fue Míster Universo, que salió de casa, fue a EE.UU. y regresó. Que había matado y que era respetado por todos. Y, adicionalmente a todo esto, que buscaba el tesoro de Atahualpa y que había salido varias veces en expedición para encontrarlo.

Luego de su muerte, su hijo y principal compañía en esta aventura amazónica es quien toma el relevo. Luis Felipe Fernández – Salvador y Campodónico (nombre real de Jamaicanoproblem), a su vez, manda a traer desde el extranjero a su hijo adolescente, Luis Felipe Fernández – Salvador y Boloña, quien va al colegio en Estados Unidos y responde al nombre de “Pipe”, para que lo acompañe en un nuevo viaje para dar con el oro que habría servido para rescatar a Atahualpa del cautiverio español, pero que, como reza la leyenda, fue escondido por los incas en algún lugar de los Llanganates.

Este es el argumento de “A son of a man” (Jamaicanoproblem y Pablo Agüero, 2018) la película que ha sido seleccionada por la Academia de las Artes Audiovisuales y Cinematográficas del Ecuador para optar por un cupo en la categoría Mejor Película Extranjera, en la entrega de los premios Oscar del próximo año. “A son of a man” es un filme que cuenta con una lista de colaboradores que impresiona –y que desde la producción llaman “padrinos” o ¿reproductores?, figura extraña dentro de los créditos de apertura de la película–, como Guillaume Rocheron, Gustavo Santaolalla, Guillermo Navarro y Robert Blalack, miembros de la Academia que han ganado el Oscar en otros proyectos. Además, el director de fotografía –el punto más alto, sin duda, de la película– es el chileno-francés Benjamín Echazarreta, quien fuera el encargado de la cinematografía de “Una mujer fantástica”, el filme de Sebastián Lelio, que ganara el Oscar a Mejor Película Extranjera este año.

Sí, Jamaicanoproblem ha disparado a matar. La pregunta es, ¿lo consigue?

imagen tomada de El País

“A son of a man” es una película sobre las relaciones paternales y sobre esa forma muy latina que tienen las interacciones entre padres e hijos; una que habla de la virilidad, de lo duro, de lo masculino y fuerte que se debe ser. Con el patriarca muerto, Luis Felipe Fernández – Salvador y Campodónico toma ese rol y busca el contacto con su hijo, Pipe, a quien le está enseñando ser como él quiere que sea. Ahora, Luis Felipe Fernández – Salvador y Campodónico es el padre y necesita que su hijo sea como él lo fue con el patriarca muerto.

Así, la película asegura ser un tributo al padre y también un punto de encuentro de un joven con esa historia un tanto desconocida de su familia paterna. Pero la impresión que deja en el espectador es que quizás estamos ante un acto de exorcismo, o de expulsión. Como si Luis Felipe Fernández – Salvador y Campodónico dirigiera esta película para salir del embrujo de una empresa utópica, deshacerse del sueño de su padre, Andrés Fernández –Salvador y Zaldumbide, y fundar su propia búsqueda o utopía, en forma de película, en la que, así como él fue arrastrado, arrastra a su hijo.

Como si eso no fuera suficiente, pareciera que así como la búsqueda del tesoro de Atahualpa fue un capricho del padre fallecido, en busca de oro, esta película transitara por un camino caprichoso parecido. La diferencia es que el premio mayor estaría en la nominación al Oscar o en conseguir una estatuilla cubierta en oro.

imagen tomada de insights.la

No en vano “A son of a man” se presenta como una historia real, filmada sin actores, realizada sin un guion. Y esto  –a la larga–, resulta ser un problema.

Porque se puede hacer una película casi a manera de checklist, para ganar simpatías: ¿hermosa fotografía de las ciudades, selvas y nevados que encaje con la visión de paraje exótico y bello, digno de postal?Check. ¿Referencia a uno de los grandes del cine internacional como Kusturica? Check–sobre todo al inicio, donde tienen el mejor momento del filme cuando con animación explican todo lo relacionado con el tesoro de Atahualpa–. ¿Algo de Harry Potter, porque ya no hay otra manera de retratar a un adolescente en su colegio? Check. ¿Una pizca de Fitzcarraldoporque esta es una película sobre una aventura imposible en la Amazonía? Desde luego que check. ¿Cantar Lili Marlenen la selva para dotar al filme de algo surreal y descabellado? Hípermegacheck.

Pero si no hay algo firme que contar, ¿qué queda? Hablar de los temas que van apareciendo por ahí. En ese conjunto de viñetas que se centran en un exotismo único, en el que la figura del conquistador, el hombre blanco y potentado, es la única que importa, la que mueve el relato. Los demás, sobre todo los indígenas, son figuras accesorias, mezquinas, envidiosas, que se interesan en estafar, que pueden desaparecer de la historia sin que nada pase –en algún punto Byron, el indígena que Pipe ha escogido para la expedición, se esfuma al ser arrastrado por la corriente de un río. Algo inevitable tomando en cuenta que Byron solo tenía un brazo. “Te equivocaste, Pipe”, le dice el padre, mientras vemos que el hombre se va de la película–.

El exotismo es la única moneda segura. Alguien bebe leche de las ubres de una cabra. Lily van Ghemen, una de las productoras del filme y que actúa como la pareja de Luis Felipe Fernández –Salvador y Campodónico es cargada como una reina blanca, sentada en su trono, por los indígenas que van en la expedición. Una prostituta ya madura aparece detrás de una envoltura de regalo como recibimiento para Pipe, cuando regresa a Guayaquil.

imagen tomada de el universo.com

“A son of a man” es sobre gente que quiere hacer cosas sin una motivación que quede del todo clara. Porque no hay personajes construidos. El único que nos puede resultar interesante, al que le dan un tiempo real para mostrarse más allá de personaje cliché, muere ahogado de manera rápida. La ausencia de guion repercute en esa posibilidad. Porque una película así necesitaba algo firme que contar. Pensarlo y repensarlo hasta el cansancio. Porque se han tomado 10 años en hacerla y, sin embargo, parece que el esfuerzo se centró en cómo hacerla en escenarios complicados, cómo filmar con belleza una zona que de por sí es estéticamente bella. Porque este filme podría considerarse la epifanía del hombre blanco, del potentado. Pero no llegamos a eso.

La película termina donde debería empezar, donde podría volverse interesante. En el punto en el que Jamaicanoproblem considera que todo se acaba, para el espectador, la aventura recién comenzaría.Es como despertarse de un sueño, en el que apenas abres los ojos te quedan imágenes y sensaciones que a lo largo del día desaparecerán.

imagen de imdb

A son of a man

Directores: Jamaicanoproblem, Pablo Agüero

Guion: No hay guionista, solo “editores de historias”

Elenco: Luis Felipe Fernández – Salvador y Campodónico, Luis Felipe Fernández – Salvador y Boloña, Lily van Ghemen, Byron Chacaguasay, Olmedo Toscano, Fabricio Rodríguez Ortíz…

Paracas Independent Films

2018

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s