Fantasía + Fatalidad + Sorpresa = grandes cuentos: sobre “Otras cavidades”, de Salvador Luis

“Sin esos papeles impregnados de gérmenes no se puede vivir en este mundo atroz”
Salvador Luis

 

Cualquier libro que esté dedicado a Frank Zappa, debe ser leído. Si este también está dedicado a un artista del cartoon y de la novela gráfica como Jeff Lemire, pues aún más. Hay algo que se cocina cuando tienes ambas referencias de entrada. Y Salvador Luis Raggio (Lima, 1978) empieza con esas dedicatorias y no defrauda con los cuentos contenidos en sus “Otras cavidades” (Elektrik Generation, 2017). Esas señales iniciales —como reflejos del contenido— nos hablan de la fantasía, de la irreverencia y del riesgo. No un riesgo insignificante o gratuito; sino uno que genera emoción y sorpresa en momentos que deberíamos horrorizarnos y salir corriendo. En estos 17 cuentos no hay crueldad, hay maravilla, extrañeza, amor, pasión, desazón, pero, sobre todo, fantasía.

No la de criaturas y bestias increíbles. No. Sino la fantasía de quien sabe que con pequeñas explosiones de todo lo que consideramos fuera de lo ordinario, se pueden ganar escenarios y puestas en escenas que hablen de nuevas existencias, o de existencias que deben ser aceptadas como tal:

En “Querido madre”, una criatura —como un pequeño chestbuster, o revientapechos, de “Alien”— acaba de aparecer y establece, sin querer, porque así es la genética, una relación con su madre. En “Status panicus”, el relato cambia abruptamente y pasamos de un tiroteo a la desesperanza por la lectura de Thomas Pynchon. Hay dos César Aira en el cuento “Animales sin salida”, tratando de salir de un baúl en el que han sido recluidos, como seres desesperados, incapaces de convivir en el mismo espacio. Zelda Fitzgerald reina en uno de los relatos más hermosos, como declaración de amor, como certeza de que la locura es siempre un resplandor, en “La desquiciada bailarina Zelda Sayre”. En “Versus”, dos consolas de videojuegos compiten entre ellas, descuidando que la obsolencia programada les ha llegado a ambas.  En “Post-Apocalyptic City (of Amoeba and Dust and Wind)” el cine, su absurdo, su horror como trabajo colectivo, se sostienen como un último intento por revalorizar un trabajo que no vale la pena y que —desde la perspectiva millenial— vale recuperar porque sí.

Etcétera.

Como un gran conocedor de lo que el recorrido de un libro puede generar, el autor nos deja para el final lo mejor de la experiencia, la cereza del pastel. Con “Late Victorian Holocaust” —atentos, fans de Nick Cave—se nos mezclan la ausencia, Marianne Faithful, Diane Arbus, el Spielberg malo, de P.J Harvey, Kate Bush y sus canciones, como parte de ese mundo que desaparece cuando alguien desaparece. De las cosas que se le quieren decir a los seres que no están, las noticias que quisiera saber, esa imposibilidad de comprensión sobre lo que pasó, de esa obra interrumpida. Todo en 83 páginas, en las que —en su mayoría— solo hay una oración, una palabra, a veces más de un párrafo, o fotografías. Todo para hablarnos de esa experiencia interrumpida, de los límites del cuento y de la posibilidad de conseguir remover al lector al final, con la sorpresa necesaria. Sigue siendo un cuento, pero se vuelve algo menos inmediato, dura más en el tiempo. Eventualmente, fondo y forma se convierten en una sola cosa y ahí es cuando descubrimos que ese juego, lo que el cuento y todo el libro han prodigado, no es más que un intento por abrazarnos por la falta de lógica en lo fantástico.

“Otras cavidades” es un libro sobre esos espacios en los que el sentido se entierra. Hundimos en ellos la cabeza, como avestruces. No por temor, sino para observar qué hay ahí, en esa profundidad. Nuestros ojos se llenan de tierra, vemos las cosas a través de una bruma. Esa en la que todo es todo. Esa en la que quizás vivimos y lo fuera de lo común tiene cabida y peso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s