El retorno del cine (sobre “Star Wars, the force awakens”, de J. J. Abrams)

cine, Crítica cinematográfica

Star_Wars_The_Force_Awakens_Theatrical_Poster

Bastan los primeros cinco minutos de la nueva película de Star Wars para borrar las precuelas. Y creo que si cierro aquí este texto, pues habré hecho justicia. Pero sigo. Hay algo en “Star Wars, the force awakens” que no habido en mucho tiempo en la saga: cine. Si soy más puntilloso, aseguro que no hemos visto algo así desde que Irvin Kershner se hiciera cargo de la dirección de “The Empire strikes back”, en 1980. Ahora, en este nuevo aire hay una verosimilitud por encima de todo. Los villanos no son villanos porque se vistan de negro o porque suene la marcha imperial mientras caminan. No, los villanos son temibles por lo que hacen, por lo que consiguen, por lo impredecible. ¿Los buenos? Tratan de encontrarse, de hacer algo para salvarse, de curar sus heridas, luchan por un tema de conciencia. La moral está ahí, el bien y el mal.

Y Star Wars siempre ha sido eso. Acá lo es de nuevo, eso hay que celebrar. Sin embargo, no todo es bueno o malo, los matices aparecen y le dan mucho sentido a la historia.

Con esta película hay que celebrar que vuelve el cine, entendido como un ejercicio audiovisual en que la ficción importa, en que contar una historia es la base de todo: no el merchandising o el uso de la tecnología. Abrams hace un filme de gran ritmo, que quizás solo a la mitad se ralentiza un poco, para darnos pistas sobre la fuerza -huyendo de las explicaciones absurdas de los episodios I, II y III-. “The force awakens” sorprende de entrada y no da espacio a que alguien se acomode en su asiento. Las escenas del Millenium Falcon escapando de dos tie fighters nos muentran por primera vez a la icónica nave haciendo maniobras que se pueden celebrar con aplausos, el humor es un ingrediente que sostiene muchos momentos tensos, el CGI ya no es vómito sobre la pantalla, los efectos prácticos ganaron la batalla, gracias a Dios. Este filme no quiere cometer errores de hace 15 años. Por eso se sostiene en actores que suman y personajes que se vuelven de inmediato en parte de la mitología que sucedió hace mucho tiempo, en una galaxia muy lejana.

educd4azri4zooai7otr

La trama parte de lo complejo, porque estamos en un universo que intenta reponerse de lo que fue el Imperio. Hay una nueva República que está a merced de una Primera Orden (que en tiempos de ISIS tranquilamente podría verse como un grupo terrorista con guiños más que obvios al nazismo), que tiene que ser detenida por una Resistencia (que está ahí para ser una especie de brazo armado del Senado en tiempos de caos) repleta de figuras conocidas, como Leia Organa, el almirante Ackbar, Nien Nunb y los androides R2-D2 y C3P0. Ambos mandos están buscando desesperadmente a Luke Skywalker, desaparecido en misteriosas circunstancias y ante la posible existencia de un mapa para dar con su paradero, todo empieza a tomar forma.

El as es un jedi que nadie ha visto en mucho tiempo y así estamos nosotros como espectadores. Hay un juego de ponernos al mismo nivel y dejar que el pasado deje de ser nostalgia. Si bien hay demasiados guiños y hasta parecidos razonables entre lo que pasa aquí y la trilogía original, la fortaleza está en los nuevos personajes, las nuevas historias que se abren. No hay ningún personaje central que no tenga profundidad y eso es algo que no sucede con tanta normalidad en el cine de hoy de Hollywood.

Rey (Daisy Ridley) es la chatarrera del planeta Jakku que entra en una dinámica que aparentemente la sobrepasa. Está ahí esperando a que su familia regrese por ella y en esa sensación de abandono ella se mueve, hasta dar con Finn (John Boyega), el stormtrooper que se rebela contra la autoridad, que desarrolla conciencia y ayuda a Poe Dameron (Oscar Isaac), el mejor piloto de la galaxia -y un plano secuencia magistral en la película lo prueba-, a salir del aprieto en que se encuentra. Esa nueva triada es la que va a explotar, la que se permite una química que se refleja en la pantalla con igual brillo como aquella entre Ford-Hamill-Fisher en la primera película.

Kylo-Ren-sable-laser-rojo_87001512_315462_1706x1280

Adam Driver como Kylo Ren es el mejor villano en toda la historia fílmica de Star Wars; una persona obsesionada con Darth Vader para quien nada va a ser suficiente. Driver, con o sin máscara, es amenazador, temible… y poderoso, como nunca hemos visto en la saga.

Han Solo vuelve, con un Harrison Ford que parece no haber olvidado cómo andar en bicicleta después de tanto tiempo sin hacerlo. Es él, el universo se ilumina con Han Solo ahí, en todo momento, incluso en esos instantes de fragilidad que recuerdan al “I know” que le dice a Leia, antes de ser congelado de carbonita. Han y Leia están rotos y ese resquebrajamiento le da una dimensión a la historia que Lucas nunca podría conseguir (y quizás nunca pudo).

2D957D8700000578-3280234-image-a-17_1445336449812

Los años han pasado, las cosas siguen siendo las mismas, y son distintas. Casi estamos ante una película que sigue el blueprint de la original, torciendo un poco los ángulos para conseguir otra forma; sin embargo, el guión de Abrams con Lawrence Kasdan (Michael Arndt también está acreditado como guionista, pero de su idea no quedó nada o muy poco) funciona como una nueva entidad. Hay personajes que recuerdan a otros, es cierto, y situaciones a las que uno puede decir: ¿otra vez? Nada de eso afecta a la película. Más que hacer el viaje del héroe, estamos ante la explosión del heroísmo, porque no hay más remedio. El héroe ya hizo el viaje, ahora hay que encontrarlo. Y  ese heroísmo inevitable se roba el tercer acto de la película: no hay nada más emocionante que esos 30 minutos finales.

Los stormtroopers no son los ineptos de siempre, ahora sí son un fuerza de combate; los sith ya no son los únicos seres ligados al lado oscuro; los buenos quizás no sepan qué es lo que deben hacer para ganar la partida. Pareciera que ya no hay nada sagrado y la idea de construir sobre lo antiguo es el recurso necesario para revivir la saga. La nostalgia se desdibuja al dar un giro, al decir lo mismo de otra forma. Hay una historia familiar de por medio y en ella tenemos lo contrario al confort… pero a diferencia de lo que hizo Lucas al inicio, y lo que intentó en las precuelas, las decisiones no son tan obvias y burdas. Al torcer las razones, los miedos y las reacciones, se activan otras cosas. La fuerza despierta porque algo tiene que moverse. Y cuando la tierra se mueve, las cosas se pueden caer y romper, y hasta en eso hay algo de justicia.

Star Wars, the force awakens

Dir: J. J. Abrams

Guión: J. J. Abrams, Lawrence Kasdan y Michael Arndt

Elenco: Harrison Ford, Mark Hamill, Carrie Fisher, Adam Driver, Daisy Ridley, John Boyega, Oscar Isaac, Lupita Nyong’o, Andy Serkis, Domhnall Gleeson, Anthony Daniels, Peter Mayhew

Lucasfilm Ltd, Bad Robot, Walt Disney Studios.

2015

5 comentarios en “El retorno del cine (sobre “Star Wars, the force awakens”, de J. J. Abrams)

  1. Genial artículo, aunque falto resaltar la majestuosidad en conducción ‘Scores’ de John Williams, que definitivamente, él sabe como acompañar a cada película que trabaja (ojo, no estoy diciendo adorno).
    Saludos!

    1. En realidad siento que frente a los demás scores de Williams, este me termina debiendo. Por eso no lo puse. Creo que a falta de un enemigo con “más forma”, más “identificable” Williams no tiene mucho para trabajar. No hay marcha imperial, es una pena.

  2. Lo mejor que he leído sobre la película. The Force Awakens se siente como una extensión natural de este universo con el que crecimos. JJ Abrams respeta la saga, es un fan también y logró entregar lo que todos queríamos ver desde hace mucho tiempo, y elabora y mejora lo existente. Es una evolución necesaria y buen lograda.

    1. Gracias por las palabras. La veré de nuevo mañana, para volver a sentir lo que estoy creyendo con los días: con esta nueva trilogía se quiere borrar lo hecho con las precuelas, pero no ese universo. Es decir, si hasta hay voces de personajes de las precuelas por ahí es que algo tienen que ver en todo esto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s