No todo superhéroe es superhéroe (sobre “Fantastic Four”, de Josh Trank)

cine, Crítica cinematográfica

Fantastic_Four_2015_poster

Pongo la carne en el asador: “Fantastic Four” no es una mala película, es buena. No es tan terrible como la pintan, no es el bodrio que muchos afirman o sentencian en críticas en medios, en espacios que definen la calidad de filmes con porcentajes, o en redes sociales. Es una película que se cae al final, porque ahí, en ese momento, se nota la intervención de una fuerza que no es la de Josh Trank —el director, que hizo antes la impresionante “Chronicle”— y el filme abandona el tono que tenía, el ritmo y los temas que manejó, en pos de la pirotecnia necesaria para crear un grupo de superhéroes que se unen porque… sí.

Incluso en lo gratuito de este desenlace hay algo de mérito.

Pero voy de a poco.

“Fantastic Four” no es la película para quien quiere la caricatura, el comic puro, la relación directa con un universo al que ya estamos acostumbrados, como perros de Pavlov. El conflicto en la película de Trank está en la deformidad, en la amistad interrumpida; los Reed Richards, Ben Grimm, Sue Storm y Johnny Storm de esta versión son amigos —cercanos o no— que han sobrevivido un accidente y que deben sobrellevar eso, con abandonos, crisis, decisiones. No hay heroicidad posible aquí. Pero sucede, porque son superhéroes de la Marvel, los clásicos, y deben demostrarlo.

Reed Richards (Miles Teller) es un joven genio. De niño, y con la ayuda de Ben Grimm (Jamie Bell) fue capaz de generar un aparato que puede enviar materia a otra dimensión, y traerla de vuelta. Esto llama la atención del científico Franklin Storm (Reg E. Cathey), quien lleva a Richards a su equipo, trabajando para la fundación Baxter, para que ayude a la construcción de una máquina que hace lo mismo, y que han podido armar gracias a la ayuda de otro genio, el ‘tecnoactivista’ Victor Von Doom (Toby Kebbell), pero ahí donde Von Doom ha fracasado, Richards ha tenido éxito: no solo envía cosas a otra dimensión, también las regresa.

Con la ayuda de los dos hijos del doctor Storm, Sue (Kate Mara, quizás el verdadero punto flojo de la peli, pese a que intenta hacer lo que hace con cierta naturalidad) y Johnny (Michael B. Jordan), el proyecto concluye bien, las pruebas funcionan y ellos, los chicos, deciden viajar a esa otra dimensión. Todo sale mal, Víctor queda perdido en ese sitio y en el regreso, la destrucción también retorna y golpea a la joven Sue. Los cambios físicos son evidentes para todos y la pesadilla empieza. Jóvenes científicos y curiosos en medio de una catástrofe.

Todo esto está bien manejado por Trank, cuya visión —decididamente oscura— se centró no ns mostrar la parafernalia o los problemas alrededor del uso de los poderes de cada uno, sino en cómo la normalidad interrumpida por lo grotesco es peligrosa. “Fantastic Four” es una película sobre el poder —como lo fue en su momento “Chronicle”— y sobre el peligro que hay detrás de contenerlo o transformarlo en arma. No hay manera de controlar eso que no se conoce, eso que ni siquiera los mismos receptores del cambio pueden comprender.

No hay heroicidad posible aquí, solo necesidad de escape, de cura, de redención. Cuando aparece el villano de la película, el Doctor Doom, entramos al terreno de la dificultad por encima de aquello que los ha afectado en el resto del metraje. El grupo se cohesiona —bien o mal— para detener la amenaza, que no es más que la continuidad de las actitudes que ya vimos antes. Doom no es un villano gracioso o reducido: es realmente temible —y la secuencia en la que lo atestiguamos es una de las más gore que se ha hecho en una película de superhéroes— y su motivación es muy clara, por lo que la caricatura se esfuma.

Y entramos a un desenlace que para muchos es una patada en las canillas.

Porque, de acuerdo a los reportes que siguen circulando y circularán por días —incluyendo un tuit del propio Trank confirmando que la película que vemos no es totalmente su visión—, los problemas en el rodaje llevaron a hacer retomas y se supone que muchas se ligaron al final de la película, para darle un carácter más de blockbuster. Eso, como si nada, se nota y de una manera burda. Los últimos 15 minutos de la película todo se dispara a un lugar que no era obvio antes. Y el epílogo es simplemente despreciable, más que nada por la ausencia de algo que remita a lo anterior, no hay conciencia de sacrificio, no hay nada. Y estos personajes se merecían un momento para mostrar lo que pasó con ellos.

trank

La relación entre Trank y los productores habría sido tal que se dice que estas refilmaciones no fueron dirigidas por él y es probable que estos problemas sean los que le costaran el puesto en el spin-off de Star Wars, “Rogue One”.

Trank ya dijo que no piensa a dirigir algo así de grande otra vez y con la sospecha de que quizás nunca veremos la película que realmente intentó, nos quedamos con este trabajo que es bueno, flaquea y que es capaz de decirnos que un poco de Cronenberg no le hace daño al cine de superhéroes, que estas películas no tienen que ser absolutamente respetuosas de los universos de los que provienen, que Stan Lee puede dejar de salir en una peli con sello Marvel, y que un poder tan absurdo como ser elástico puede tener su encanto, utilidad y sentido.

Visualmente no es un espectáculo de explosiones. Este es un espectáculo de implosiones, bien filmado —con un diseño de la Mole fabuloso— y que nos quiere mostrar que la destrucción, la deformidad y el poder no es una gran responsabilidad, sino un peso. Así que, yo te banco, Josh Trank.

Fantastic Four
Dir: Josh Trank
Guión: Simon Kinberg, Jeremy Slater y Josh Trank
Elenco: Miles Teller, Michael B. Jordan, Kate Mara, Jamie Bell, Toby Kebbell, Reg E. Cathey, Tim Blake Nelson
Constantin Film, Marvel Entertainment, Marv Films, TSG Entertainment, 20th Century Fox
2015

2 comentarios en “No todo superhéroe es superhéroe (sobre “Fantastic Four”, de Josh Trank)

    1. Podría ir por ahí el tema, pero estamos hablando de lo único que hace que los estudios grandes ganen plata: superhéroes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s