Los Pixies: la aventura de los “extended plays”

discos, música, reseña discos, Reseñas

PixiesPS2014_3

Cuando Kim Deal se fue de los Pixies, parecía que el mundo se volvía más pequeño. No hay que culparla. Quizás era evidente que con los Pixies, Kim vivía su cárcel, esa relación “amor – odio” que se transformó en una banda de culto que se acabó y regresó. Había cierta animosidad y si bien ella no debía probarle nada a nadie (con The Breeders – su banda con su hermana Kelley – ya había dejado todo claro con dos discazos: “Pod” y “Last Splash”), estaba ahí. Volvió con ellos, hacía esa música que fue la avanzada al grunge, y seguía con lo suyo. Por eso, cuando la banda decidió reunirse a grabar nuevo material (canciones solo de Black Francis) ella accedió, escuchó los demos, hizo líneas de bajo y viajó con ellos a Gales, para juntarse con Gil Norton (el productor de los grandes discos “Doolitle”, “Bossanova” y de ese que nunca termina de gustar, “Trompe Le Monde”), en el Rockfield Studios, para hacer lo nuevo de Pixies.

Eso “nuevo” que llegó casi 10 años después de las giras de reunión que empezaron en 2004.

Llegó. Fue al estudio. Se sonrió con todos y empezó a grabar. Hizo hasta el quinto tema y todo cambió de golpe. Una noche, los cuatro (ella, Francis, Joey Santiago y David Lovering) salieron juntos. Algo que quizás nunca habían hecho y se fueron a un restaurante de comida india: comieron y bebieron y se divirtieron. Eran una banda que se sentía fuerte. Era septiembre de 2012. Se fueron a dormir cada uno a su habitación y al día siguiente, antes de la sesión de grabación pautada, ella se encontró con Francis y Santiago en un café cerca del estudio: “Me regreso”. Y se fue. A días de iniciar las sesiones, Pixies se quedaba sin bajista. No dijeron nada a nadie (solo le avisaron a David, al manager y al productor). “Vamos al pub”, dijeron. Bebieron para lamentarse, Pixies sin Kim Deal es una banda coja.

Richard Jones, manager de la banda, fue quien mejor lo aclaró (para Exclaim.Ca): “Se hartó. Ella no quería hacer todas las cosas que se deben hacer cuando se lanza nueva música. como viajar e irse de gira. Ella decidió que necesitaba seguir adelante”.

pixies 2014

Imagen de Adela Loconte, para cmj.com

¿Y esa cojera continúa? Si bien Deal seguirá siendo una pieza fundamental en el imaginario alrededor de la banda de Boston, lo que pasa este 2014 con Paz Lechantin en el bajo, violín y voces (antes estuvo Kim Shattnuck, de The Muffs, pero no les terminó de convencer), es providencial. Lenchantin, que antes fue bajista de “A perfect circle” y de “Zwan” (además de esa gran banda que es The Entrance Band) es un plus poderoso, por lo que esta nueva vida de Pixies es capaz de ofrecer nuevas lecturas de su pasado y un presente interesante. Yo diría que casi a la altura de su leyenda. Y sus recientes lanzamientos lo muestran.

Si bien Paz Lenchatin no grabó con ellos el material lanzado (una deuda que debería ser resuelta en el futuro), el “Ep-1” (que apareció en septiembre de 2013) es un trabajo que nos muestra a los Pixies reconstruyendo un sonido con una de las piezas faltantes (“What goes boom”, por ejemplo, nos muestra a una especie de Kim Deal “sound alike” en coros) y al mismo tiempo saltando más allá. Si bien son los mismos Santiago y Lovering en los temas, las estructuras son otras, el juego de dinámicas por el que la banda se hizo famosa (duro, suave, duro) ya no es necesaria en los estándares de ahora y, además, Black Francis ha cambiado como compositor.”Indie Cindy” nos acerca lo más posible a la banda de fines de los 80’s, pero desde la negación de la nostalgia. Francis pide que por favor se enamoren de él de nuevo, de esa música que antes era extraña e influenció a tantos. “Indie Cindy / Be in love with me / I beg for you to carry me”. No es ‘míranos como antes’, es ‘llévame hacia adelante’. Es fácil que muchos confunda las posibilidades reales de un “regreso” con el acto de negocio. Para Pixies ha sido claro que sus nuevas canciones son consecuencia de una reconstrucción de amistad y vasos comunicantes que ha permitido este nuevo material creciera y de esta manera. 

El negocio ya está salvado con las giras de regreso (David Lovering, el baterista, estaba casi en la bancarrota en el momento que se juntaron, dedicado a la magia y a vivir en casas de amigos y familiares).

Con “Andro Queen”, Francis recupera cierto espíritu del “Trompe le Monde” (el último disco de larga duración de la banda hasta la fecha), pero con una estética espacial que suena más a este espacio que vivimos hoy, con misiones espaciales a Marte, y no a esa ciencia-ficción que se resbaló en las líricas de ese último álbum. Y vaya que se lo toman en serio aquí. Desde la propuesta musical recargada en eco en la voz, hasta la misma historia que nos da la canción: un humano que es capaz de sacrificar su cuerpo por un beso a este ser “andrógino o androide”. ¿La cereza del pastel? La estrofa en esperanto.

“Another toe in the ocean” es un rock “en tu cara” que quizás nos ofrece más pistas sobre los elementos recurrentes en la lírica de Francis, pero alejándose de la impronta de su banda. Es quizás el tema que más se distancia de la línea temporal que han establecido los fans de lo que debe ser el sonido del grupo, pero eso no significa que sea un tema menor.

En el “Ep-2”, lanzado en enero de este año, va por la misma línea en la que el juego es mirar atrás, pero sin mucha importancia. “Blue Eyed Hexe” es la canción con la que Pixies quiere ser AC/DC. Puunto. Y esa sensación que te provoca la canción es suficiente para que hagas headbanging. Quizás Joey Santiago, quien siempre fue un guitarrista de recursos precisos y el responsable real del sonido Pixies, ha desarrollado otra forma de aproximación al instrumento, a tal punto que en este tema parece travestirse en otro y juega a meterse en otros zapatos. Ya no es la dureza extraña de antes, aquí (y hasta me atrevería a decir que por la ausencia del lado femenino durante la grabación), lo que tenemos es una extrañeza repleta de testosterona. Es sin duda un guiño y un gesto de gracia que no nos puede dejar impávidos.

“Green and blues” (ese intento de Francis por tener un tema que compita en los cierres con “Gigantic”, que ya no cantan ahora porque no está Deal), es quizás una de las mejores canciones que la banda pudo haber grabado y que nos escupe en la cara el conocimiento certero que ellos tienen para decirnos: podemos hacer canciones de Pixies porque, a pesar de todo, somos Pixies. La suavidad en la voz de Francis no es la misma, desde luego, pero consigue ser perfecta para estos nuevos instantes. “Magdalena” nos dice que no estamos con el grupo que hizo “Surfer rosa”, pero luego de varias reproducciones empieza a adquirir sentido.

“Snakes” cierra el último EP. también pateando el tablero de la nostalgia (sí debo confesar que mucho de estos trabajos se acercan a lo que Francis ha hecho con su carrera solista o con Frank Black and the Catholics). La energía está, como esa conciencia innata que eleva el ánimo de quienes escuchan esto. “Snakes” cierra el trabajo y es imposible no pensarla como un estándar en los shows en vivo. Es más, está construida para eso, incluso con ese final oportuno que lo deja nadando en el misterio. ¿De quién es esa guitarra al final? Debe ser de Francis, sin duda. Y funciona perfectamente.

Escuchar las canciones más nuevas de Pixies y jugar a comparar su pasado con esta nueva posibilidad es un juego en el que el fan va a salir perdiendo. No se trata de negar el pasado, desde luego, se trata de entender que ya no son los jovencitos de antes, que ya no tienen a Kim Deal, y que están haciendo lo suyo, que no deja de ser una continuidad en tiempo y espacio, una nueva experiencia. Pixies y sus extended plays son un regalo para quien quiere escuchar música que emocione. Y en eso no han cambiado, para nada. Especialmente con Paz Lenchantin en el grupo: ella carga la misma pasión de Kim Deal por hacer música, así que la banda se anotó un puntazo con ella como reemplazo.

Un comentario en “Los Pixies: la aventura de los “extended plays”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s