Carlos Suasnavas: el contador de historias

perfil

imagen tomada de tecnodatum.com

Escudriña el pasado, lo revisa, recoge datos y escribe textos que luego publica en su blog, en los que prefiere contar cosas del pasado en las que el temple y el ingenio humano son los elementos que sobresalen. Es uno de los bloggeros más leídos en el país.
——————————-
(este pequeño perfil se hizo hace más de un año, pero nunca se pudo publicar en El Telégrafo por los cambios de timón en el diario, los que terminaron por acabar con la sección. Aquí lo publico por primera vez)
——————————–

imagen tomada de elcomercio.com

En esta historia va a faltar algo, porque ese algo es lo que menos importa. Ya con esto claro podría empezarla con lo elemental: que Carlos Suasnavas era un adulto normal, joven, de fiesta en fiesta, hasta que seis años atrás tuvo un accidente que lo dejó en una silla de ruedas, situación que lo obligó a cambiar de forma de ver la vida y a internarse en otros caminos, donde encontró las recompensas que quizás buscaba. Sí, eso sería lo obvio, y al mismo tiempo lo más incompleto. Porque lo que ha pasado con Carlos no se centra en vencer la adversidad, sino en descubrir aquello fundamental, en abrir esa puerta que lo ha convertido en lectura obligada para cibernautas de España, Argentina, Ecuador y otros países. Porque hoy para él se trata de encontrar en el pasado ese “fuego sagrado de las personas, eso que te permite hacer proezas, que ni siquiera los guionistas de Hollywood pueden imaginar”, como cuenta en el comedor de su sala.

“No era una persona metida en la web o en las redes sociales”, confiesa. Después del accidente (que le comprometió el movimiento de sus piernas) y luego de las fisioterapias, había tiempo para hacer otras cosas y el mundo 2.0 apareció. Leer blogs (entendiendo al término como esas bitácoras personales en las que cada escritor coloca sus ideas para que otros las lean en el resto del mundo) lo llevó a entender qué era ese espacio y despertó su curiosidad: “Se trataba de tener algo sobre lo que pudiera escribir, aunque en ese tiempo no sabía muy bien qué. Había tenido una vida bastante díscola hasta entonces, en la que básicamente salía al recibir la llamada de algún amigo… pues cuando me di cuenta de lo que era el blog, ahí estuvo el nuevo espacio para mis amigos”.

Cuando Carlos Suasnavas habla de sus amigos, habla de toda esa gente que él considera buena, interesante e inteligente, con las que comparte no solo las letras e ideas, sino ese espacio de libertad y de palabras. Muchos de los amigos de antes ya no están, desde luego. Por eso en esta historia la amistad resulta importante.

Era octubre de 2006. “Con un grupo de amigos armé el blog inicialmente y como era colectivo escribíamos anécdotas de lo que habíamos vivido. Cosas demasiado intensas… a tal punto que uno de ellos tuvo problemas con su mujer y estuvo a punto de divorciarse. Por eso me dejaron solito, pero yo ya le había agarrado el gusto a esto”, dice. Una lectora de Argentina le dejó un comentario pidiéndole que escribiera más, que no se detuviera. Y Carlos decidió mantenerse fiel a los lectotes y en enero de 2007 empezó a investigar hechos históricos, interesantes, comprobables, y eso era lo que publicaba. “La verdad es que nunca había escrito antes algo para que otra persona leyera, solo cartas de amor a la pelada… Esto se fue convirtiendo como cualquier empresa, era cuestión de preparar el producto y lanzarlo”, asegura, mientras lleva el cigarrillo a su boca, da una pitada y deja que el humo escape como flecha.

Escribe las historias que le encantan, de esas que le alegran el día. Habla de la perra que protegió a prisioneros de guerra británicos de sus captores japoneses; o de los presos soviéticos que recorrieron casi 7000 kilómetros para escapar de sus captores en una cárcel en Siberia, demorándose 11 meses en hacerlo… y lo hace con emoción. “Yo no sé si influye mi condición”, confiesa, “y si bien yo no la veo como una discapacidad, sino como una diferencia, creo que si hay gente que ha pasado por cosas duras y ha salido, por qué yo no”. Esa es la declaración de principios, lo que lo mueve.

Para el 2008 ya tenía cientos de lectores y uno de ellos le pidió que participara en la tercera edición del Concurso de 20blogs. Lo hizo como un juego, no tenía nada que perder: “Era un saludo a la bandera”. Se inscribió en la categoría latinoamericana sin pretensiones y en noviembre de ese año recibió una noticia que lo llenó de felicidad: lo habían escogido como uno de los 5 finalistas. En la ausencia de expectativas (la conocida bloguera cubana Yoani Sánchez corría por el mismo premio) recibir la notificación de haber sido el vencedor, en enero de 2009, fue el golpe de gracia para una labor que lo define y que ha hecho que las personas que han visitado 800 mil veces su blog disfruten de lo que para él es la historia: pasión por la vida.

imagen tomada de sentadofrentealmundo.com

• Nació el 18 de septiembre de 1971 en Quito. Además de su pasión por la historia, comparte una afinidad tan grande por la Liga de Quito, que uno de sus primeros viajes en el país fue para acompañar, de niño (junto a su padre) al equipo, durante la campaña de su segundo campeonato nacional. La Liga es su gran amor.
• Es Licenciado en Administración Hotelera. 
• Carlos creció en el mundo de la cocina y con sus estudios y experiencias profesionales decidió renovar el negocio. No sólo remodeló el sitio, la imagen, la cocina y tecnificó procedimientos, sino que matuvo el espíritu inicial: hacer del sitio un punto de encuentro familiar. Desde su casa continúa siendo parte del negocio.
• De sus textos en el blog que administra (www.sentadofrentealmundo.com), editorial EL Conejo hizo una selección que fue publicada a finales del año pasado. “33 historias imprescindibles” es el libro que él llevó a los estantes para entregárselo a personas como su madre y tías, de las generaciones anteriores, las que no llegan a las computadoras.
• “Somos afortunados en este momento. De aquí a 400 años dirán que este fue un punto de cambio de la humanidad. Somos la única generación que ha vivido ese cambio de Internet como la gran biblioteca de la humanidad. Creo que cualquier gobierno debería incluir el acceso a Internet en la canasta básica”, dice.

Un comentario en “Carlos Suasnavas: el contador de historias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s