El cuerpo es el templo… de la conveniencia

artículos

Ante la crítica: la descalificación. Es el camino seguro y así todo resulta más fácil. ¿Y qué queda al final? La sensación de que el menor esfuerzo es necesario para establecer “aproximaciones”. La polémica por la foto de la revista Soho ejemplifica mucho esto, sobre todo por las pobres lecturas que se han dado acerca de un hecho fundamental: esta respuesta a la absurda fotografía de revista “Hola!” es igual de absurda. Su discurso es claro y nos dice (solo al describir lo que hay en ellas) que las mujeres negras que antes aparecieron con un charol, en el fondo, ahora están desnudas y en primer plano.

imagen tomada de http://233grados.lainformacion.com

Y esta descripción objetiva da pie para otras precisiones:

1) La foto de revista “Hola!” (en la que mujeres ricas de Valle del Cauca, de la misma familia, aparecen retratadas con sus sirvientas, negras, atrás) no solo es racista. Es clasista y también deja en claro que la única posibilidad de vida (al menos en esa zona) para la mujer de raza negra, está en el servicio doméstico. Y por favor, no crean que estoy denigrando una opción laboral; solo trato de entender lo que la foto “dice”.

2) La respuesta de SoHo (con cuatro mujeres negras y desnudas – sin mostrar nada, pues todo se tapan con el mismo cuerpo- y dos señoras blancas en el fondo, sosteniendo charoles) trata de reclamar el concepto racista de la imagen anterior, pero ignora las otras lecturas y al hacerlo cae en un error burdo: Recrea otro concepto de mujer alrededor de su imagen, de cómo se ve y de su aceptación a quitarse la ropa. Y esas mujeres están ahora adelante. Ya no están atrás con los charoles; ahora están al frente, poderosas y decididas.

imagen tomada de http://233grados.lainformacion.com

Es una certeza de sumisión frente a otra. Y aparentemente una es mejor que la otra y todavía no sé por qué.

Lo entiendo en realidad, pero es más cool hacerse el desentendido.

Por la mañana he discutido con varias personas en Twitter alrededor de la foto y de cómo desde la idea de la “mujer objeto doméstico” de una foto se pasa a la mujer de “objeto de deseo”, en la otra revista. Construcciones culturales extrañas, pero construcciones en sí. De casi la mayoría de personas que defienden la decisión editorial de la foto he recibido precisiones acerca de que no hay nada de malo en poner a mujeres desnudas y que la foto es buena. Lastimosamente, el desnudo no es el punto aquí.

Podríamos pasar horas tratando de definir cuál es el dilema del cuerpo desnudo y sus representaciones, sobre todo por lo que eso habla de nosotros como sociedad; pero el punto aquí es comprender la lectura de una imagen en particular y entender por qué está ahí y qué denota y detona. Si hacer eso es caer en “mojigatería” pues es no entendemos la dimensión del término. Hubo comentarios onda: “¿Es malo reconocerse como objeto de deseo? Moralistas camuflados de intelectuales“. Y digamos que parte de cierta razón, pero el error no está en el punto de vista, sino en cómo se usó el término “objeto”. Una de las personas que habló en la mañana y criticó la foto de Soho fue Anamaría Garzón. Hace unos minutos escribió un post muy interesante que recomiendo. Y en él dice: “En el sistema de construcción de miradas, la masculina es LA MIRADA, así, con mayúsculas, la que construye el sentido de poder y otorga a los demás el lugar que merecen (para más info, busquen a Laura Mulvey). Pienso en la primera serie de Cindy Sheman, en la cual imitaba las poses de las heroínas del cine y mostraba como se construía la identidad femenina desde la mirada del otro. Y creo que así explico el estrellón con la foto de Soho. La puesta en escena que pretende ser una respuesta a la revista !Hola! mantiene LA MIRADA, esa que construye una identidad, esa que otorga el rol de objeto a la mujer. Si se intentó criticar el uso de sirvientas negras en la foto de !Hola! la respuesta con sirvientas blancas y mujeres negras desnudas, no sale del mismo esquema. Así como una cosa es el erotismo y otra el porno, una cosa es la belleza de un desnudo y otra la construcción de sentidos con una foto. Esos desnudos no son desnudos cualquiera, sin contexto, como los que Soho publica normalmente. La foto no es inocente. Tiene demasiada carga conceptual, demasiados significados. Y cualquiera pensaría que un editor de fotografía debió, en algún momento de su formación o su oficio, dar una ojeada a Rancière para al menos tener una idea de cómo las imágenes otorgan lecturas sobre los sujetos que representan“.

Y yo podría acabar aquí el tema.

Pero no, sigo. Una foto que intenta celebrar una MIRADA por encima de la misma MIRADA, es un error. Y si vamos más allá: ¿Qué sucede con las señoras del fondo? Pues tanto SoHo como Hola! nos están diciendo que hay un tipo de mujer que se puede dedicar a labores domésticas: la que no es delgada, la que se ve más local (o nativa) y sin importar el color de piel hay una definición clara de los alcances sociales de un trabajo como el de la empleada doméstica.

Entonces, ante la nula lectura, ¿qué nos queda? Nada, solo ir a lo más sencillo: Defender el desnudo porque es hermoso, porque nacimos desnudos y hay que estar contentos con nuestros cuerpos. Sí, desde luego. Pero, veamos si esta vez puedo ser más claro: LA FOTO SE SOHO NO ES SOBRE EL DESNUDO, ES SOBRE UNA CONCEPCIÓN DE LO FEMENINO, QUE INTENTAN VALIDAR A TRAVÉS DEL DESNUDO.

La foto de SoHo no se puede leer sin la de Hola! Son hermanas siamesas.

Y para toda la gente que asume que no hay que negar algo tan natural como el desnudo pues valdría comprender la dinámica total de lo que dicen: ¿Desnudos con mujeres con siliconas o sin siliconas? ¿Usamos o no Photoshop? Las dinámicas de las ideas no suelen ser tan sencillas, en realidad.

imagen de obra de Alex Kliszynski (tomada de orgasmatrix.com)

El tema del cuerpo desnudo, sobre todo el femenino, da para muchas páginas. Las posibilidades al mostrar al cuerpo son infinitas: Desde la misma pornografía (que no voy a tratar ahora, pero que no podría condenar jamás porque hay cierta igualdad de condiciones en ese coito grabado), pasando por las muñecas y dibujos de Hans Bellmer, o las esculturas porno de Peter Keresztury, las barbies de Alex Kliszynski, hasta ese blog sensacional de fotografía erótica (y pornográfica) que es “Dockera”, en el que los desnudos y los actos sexuales aparecen en primer plano, pero de tal manera que la MIRADA se pierde y se transgrede el sentido de poder… Y en todas ellas no solo hay paradoja y parodia. Existe también comprensión de los límites del mismo cuerpo y de las construcciones sociales alrededor de él.

una de las muñecas de Hans Bellmer (imagen tomada de invraisem.blogspot.com)

La foto de SoHo es un error editorial porque no lo pensaron bien. Así de sencillo. Para muchos ha sido la revelación de cómo la revista hace de las mujeres simples objetos (en mejor papel y con mejor producción); pero yo no lo veo así… al menos no todavía (si bien he escuchado en el supermercado cosas como: “¡Mira a la Dallyana! ¡Qué rica! ¡Yo le diera!”, con la edición en la que salió Dallyana Passailaigue en la portada). SoHo, como revista, buscó la transgresión y remover algo de esta sociedad en la que el sexo y el desnudo se consideraban “prohibido”… pero con esta foto la transgresión se agota y se revela a sí misma como artificio de polémica: gratuita.

La parodia suele quedar muy grande.

4 comentarios en “El cuerpo es el templo… de la conveniencia

  1. En lo personal no le veo el problema a la portada, si fue una respuesta a la produccion de la revista HOLA me parece una buena respuesta, quizas no fue con el fin de hacer “justicia e inclusion social” pero fue buena, simple, quizas cayo en un empleo obvio de la ironia pero eso no esta en discusion.

    Yo ni siquiera soy lector asiduo de SOHO, si tengo suerte las hojeo en la gasolinera mientras me llenan el tanque del carro o estoy esperando el sanduche que pedi. En lo poco que conozco la revista creo que ese siempre fue el tono y estilo editiorial del medio. Aun me cuesta entender la controversia de la portada.

    A lo mejor el tema racial sigue siendo tabu y nos cuesta admitirlo ya que desde que hay internet todos somos seres intelectuales y sofisticados. No los vi reclamando antes con la misma intensidad por las portadas de modelos ecuatorianas que decidieron despojarse de sus temores y salir como Dios las trajo al mundo, a lo mejor estaba haciendo algo mas importante que leer reclamos tontos sobre revistas que acostumbran publicar contenido PARA ADULTOS y que asumimos tienen algo de criterio formado, aunque en mi experiencia ser adulto no es garantia de tener criterio.

    Desde que existen las redes sociales y como se han desarrollado las cosas en el acontecer de nuestro lindo pais, nuestros conciudadanos han desarrollado un complejo de superioridad en el que todo critican, todo les afecta y nada esta bien bajo su vision perfecta y magnanima y siempre las cosas serian mejor si les hicieran caso a sus tweets.

    Con esto han creado un complejo peor, las ganas de debatir por pendejadas, usar la “moral” como plataforma de defensa de sus ideales sin salir nunca del discurso y conflicto esteril y no aportar con soluciones. Lo leemos todos los dias en la red.

    Ahora, una revista que acostumbra poner portadas de mujeres atractivas con poca ropa (asumo que no tienen dinero para el vestuario) decide aprovechar una situacion controversial y responder con astucia en lugar de provocar una reaccion concienzuda de parte de la audiencia logro todo lo contrario. A veces las ideas tienen la reaccion opuesta, a lo mejor la audiencia decodifico algo oculto en la psiquis ecuatoriana demostrando que aun no estamos listos para hacer cosas de este tipo, especulo nada mas.

    La gente que se entero de la noticia, se “movilizo” y se armo en armas digitales (porque todos somos muy valientes en el QWERTY) y condeno la parodia porque estan muy concentrados en demostrar que siempre tienen la razon sin importar el argumento en lugar de pensar que a lo mejor, solo eran ganas de joder al mundo de parte de SOHO y pare de contar.

    Quizas les hubiese ido mejor con una portada en la que salia Dallyana Passailague y Karol Noboa vestidas de sirvientas. A lo mejor no chocaba tanto con la magnanimidad intelectual de la audiencia digital ecuatoriana y entendian el argumento. No se, mejor me voy a trollear alguna pagina web en lugar de seguir opinando en vano.

  2. Creo que si empezamos a definir las cosas en función de qué se debe “reclamar” y qué no vamos a caer en una vorágine de la que no podremos salir. Es cierto que ahora tratamos de opinar sobre todo, pero es justo también que sepamos cuestionar nuestros consumos. Y yo sí consumo la revista y voy más allá: Yo escribo en la revista.

    Eso es todo.

    Podemos tener perspectivas claras y distintas, pero en el fondo las lecturas que se hagan de esa foto son las que permiten comprender qué es lo que pasa con cada uno de nosotros: o somos exagerados o quemeimpotistas y a lo mejor hay que fijarnos en otras cosas.

    Esa MIRADA a la que hace referencia Anamaría y que yo recupero en el texto es la del hombre, la del que genera el “todo” en estas sociedad occidentales/sudamericanas. ¿Sabes cuán complejo es el machismo en este país? Me refiero a nivel de cifras. Son para llorar y en ese caso es justo que tengamos una mirada abierta a cuestionar aquellas manifestaciones que más que mantener la MIRADA, la celebran. Yo antes había visto en SoHo solo una revista que transgrede y ya (por el acto de transgredir). Con la foto de ayer no sé qué pensar.

    Sí, es una linda foto, bien tomada (pero tomar fotos lindas no es complicado) y están guapísimas las modelos. Pero entre esa foto y el grito: “¡Libertad a los negros! ¡Dos metros más de cadena!” existe poca distancia. Quizás exagero, pero en definitiva prefiero estar atento a lo que consumo y tratar de reflexionar y argumenta para saber qué es lo que me quieren decir.

    Eso siempre se ha hecho y se debe seguir haciendo.

    Nada más.

  3. Fácil, las empleadas debieron ser supermodelos rubias y estar dentro del entorno erótico y la salvaban, o destacar más lo de “una foto digna de HOLA”, creo que el error estuvo en meterse en terreno ajeno a la mirada editorial de la revista (erotismo para lectores casi intelectuales?) y tratar de responder algo en un idioma que no dominaban del todo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s