El que prefiere vivir otra vida (sobre “El hombre sin acción”, de Francisco Díaz Klaassen)

Reseñas

imagen tomada de editorialforja.cl

Que el personaje que detona todo en la novela “El hombre sin acción”, del chileno Francisco Díaz Klaassen, se llama e Cristóbal Block, no puede pasar desapercibido. Uno como lector puede establecer el diálogo que quiera, y en el contexto de la obra queda claro que el arte del descubrimiento del tiempo muerto y de la espera alrededor de la nada tiene en este escritor Bartleby a su principal representante. Como Colón, Cristóbal se encuentra con esa tierra nueva de oportunidades y decide vivir en ese espacio de nadie, en ese bloqueo, en esa ausencia. Es ese escritor que ya no escribe, que ya no vive, que se ha dejado llevar.

Y en el camino vence, con firmeza, ese mismo espacio del que dice renegar.

“El hombre sin acción” es de esas novelas de las que de entrada trato de huir: habla de escritores y de lecturas. Suelo creer que escribir sobre literatura es tan poco práctico, como ser cirujano y solo operar a otros doctores. Sin embargo, en el mismo universo que plantea Díaz Klaassen está su negación. Los personajes están heridos de muerte, o tratan de salir adelante con nuevas obsesiones o ignorando las anteriores. La literatura no surte efecto, más que en la sustancia que le da a cada habitante de esas líneas. Es más, lo que importa mucho, desde la estructura hasta la formulación del mismo dilema narrativo, es el cine (particularmente “8 ½”, de Fellini). La literatura ahuyenta, espanta e incomoda. Y al personaje que atrapa, lo aleja del resto, lo sofoca, lo transforma, lo daña o lo devuelve a una vida más extraña que lo habitual. La literatura sirve para sostener ausencias.

Cristóbal Block ha decidido no hacerlo más, no estar ahí. Irina tampoco. No se han conocido, ni se conocerán, pero Ramón, el padre de Irina, está decidido a encontrar en Block señales de la desaparición trágica de su hija. Entabla contacto con Carmen, la madre de Cristobal y en una de las visitas decide robar el diario de Cristóbal. Su lectura va creando el panorama preciso de quien deja sus precisiones de lado, y encuentra sentido en algo que se convierte en el abandono de todo. Ramón es entonces la figura que descubre el mismo espacio vacío que Cristóbal y en su búsqueda de razones se topa  con la misma obsesión. La literatura no sirve, destroza todo, arruga o revuelve lo que existe hasta generar cambios profundos. Carmen confiesa en algún punto que ha dejado de leer desde que se topó con una frase que la destrozó: “Escribir poesía, después de Auschwitz, es un acto de barbarie”. La literatura sí que puede ser eso.

Queda la negación. Y en esa negación hay un sentido de libertad que reverdece todo. El misterio de “El hombre sin acción” es que el tiempo muerto es también construcción. Y toda construcción en los territorios en los que vivimos, se basa en la destrucción de lo anterior o en utilizar los vestigios de viejas civilizaciones y darles otros sentidos y usos, para crear lo nuevo.

Exfoliación, le dicen.

Díaz Klaassen, imagen tomada de quepasa.cl

Y Ramón, el lector, el que indaga, es quien debe reconstruirse. Toda búsqueda, incluso las del abandono, requieren de recorridos intensos. Esta novela, con sus 9 capítulos, incluyendo esa joya de la “metametaliteratura” que hay en el capítulo 8 ½ , no es un abrazo sino una inundación y dentro de ella vivimos el esfuerzo por mantenerse a flote, incluso cuando el agua golpea y te quiere hundir. ¿Se hunde el que quiere, el que lucha o el que se duerme? Seleccione su acción preferida.

Entrevista a Francisco Díaz Klaassen from Revista Terminal on Vimeo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s