El Tea Party y esa estupidez que nos llega encima

Uncategorized

Ya con el triunfo de este movimiento en las últimas elecciones parlamentarias en Estados Unidos (y lo que se ve como un golpe a la administración de Obama) ese asunto (absurdo y narcisista) de “devolver América a los americanos” se convierte en algo mucho más fuerte que los gritos de ciertos gringos descabellados. Lo cierto es que por más que haya gente que trata de llevar adelante esto del movimiento del Tea Party como un proyecto político (“La fiesta del té” me hace recordar a la escena del sombrerero loco de “Alicia en el país de las maravillas”), esto no es más que un intento por hacer de Estados Unidos un país más acorde a los intereses  poderosos de algunos. Bill Maher fue claro la semana pasada: acusó a todos los partidarios del Tea Party de ser marionetas de Karl Rove y a Maher hay que creerle.

imagen tomada de deviantart.com

Una nueva forma de hacer país que es aplaudida por muchos y sostenida a través de valores que buscan la reforma y la nueva revolución (¿Por qué digo esto? La respuesta está en un artículo del diario El País: “El nombre se ha tomado prestado de uno de los acontecimientos que desencadenó la revolución americana. En 1773 tuvo lugar en Boston el denominado Motín del té (Boston Tea Party, en inglés), en el que los colonos, en un acto de protesta contra la metrópoli británica y sus sangrantes impuestos, lanzaron al mar un cargamento de té (Londres gravaba la importación de éste y otros productos)”. Con esto ya se puede entender cómo el manejo del pasado puede servir para crear una nueva actualidad, sea cual sea la corriente que se enarbole – y que por lo general siempre esconde manejos económicos igual o peores que los que se quieren cambiar). Una nueva revolución que reniega del otro (un presidente negro es un pecado –incluso hay miembros del Tea Party que exigen que Obama pruebe que es norteamericano), que reniega del Estado (especialmente por el salvataje bancario que se dio hace pocos meses por allá), y que exige el retorno de una visión regidora que hace pensar en los nacionalismos estúpidos, ya rayando en el fascismo. La excusa está en acabar con la oligarquía del poder…

Así se pueden ver las cosas de un solo color, y los que no están conmigo pues están contra mí. Y hasta se puede escudar esto en cientos de posturas o ideas, pero en definitiva siempre existirá ese camino de excesos o ese deseo de acabar con lo que está ‘mal’, con una idea no tan precisa de lo que se quiere.

Lo peor es cuando se asume desde ese punto la salvación: de que yo soy capaz de ser la lumbrera y dar el camino (el mundo está lleno de esos).

Rove, imagen tomada de arttattler.com

Hace una semana me llegó un mail que ha circulado entre gente que yo conozco y que han repartido entre sus contactos, sosteniendo lo que ahí se enarbola, como un valor en tiempos de crisis. Obviamente es un archivo en power point que roza un conseradurismo estúpido (que agradezco a Bill Maher, nuevamente por evidenciar cómo es en su versión gringa) y lleva el título “Dijimos que estaba bien”. Entre otras cosas dice:

“En la entrevista que le hicieron a la hija de Billy Graham en el Early Show, Jane Clayson le preguntó:
“¿Cómo pudo Dios permitir que sucediera esto?“ (se refería a los ataques del 11 de septiembre).“Al igual que nosotros, creo que Dios está profundamente triste por este suceso, pero durante años hemos estado diciéndole a Dios que se salga de nuestras escuelas, que se salga de nuestro gobierno y que se salga de nuestras vidas…”.
Anne Graham dio una respuesta sumamente profunda y llena de sabiduría:“…siendo el caballero que Él es, creo que se ha retirado tranquilamente. ¿Cómo podemos esperar que Dios nos dé Su bendición y Su protección cuando le hemos exigido que nos deje estar solos?” (…)

“Luego el Dr. Benjamín Spock dijo que no debíamos pegarle a nuestros hijos cuando se portan mal porque sus pequeñas personalidades se truncarían y podríamos lastimar su autoestima. Dijimos que los expertos saben lo que están diciendo. El hijo del Dr. Spock se suicidó. Y dijimos que estaba bien”.

“Luego alguien dijo vamos a imprimir revistas con fotografías de mujeres desnudas y decir que esto es una apreciación sana y realista de la belleza del cuerpo femenino. Y dijimos que estaba bien. Ellos tienen derecho a su libertad de expresión”.
“Y luego alguien más llevó más allá esa apreciación y publicó fotografías de niños desnudos, llevándola aún más allá cuando las colocó en Internet. Y dijimos que estaba bien.Y dijimos, no es más que diversión, no tiene efectonegativo, de todos modos nadie lo toma en serio, así que adelante”. (…)

“Todo tiene que ver con que “LO QUE SEMBRAMOS ES LO QUE RECOGEMOS”. Probablemente, si lo pensamos bien y despacio, encontraremos la respuesta.Es curioso ver cómo creemos lo que dicen los periódicos, pero cuestionamos lo que dice la Biblia. Es curioso cómo la gente simplemente manda a Dios a la basura y luego se pregunta por qué el mundo está en proceso de destrucción.
Es curioso ver como nos preocupa más lo que piensan los demás de nosotros que lo que Dios piensa de nosotrosReenvíalo si crees que vale la pena. Si no, descártalo… “nadie” sabrá que lo hiciste. QUE DIOS TE BENDIGA”.

imagen tomada de blogs.21rs.es

Lo curioso de todo este tipo de movimientos (estos que buscan regresar a un estado anterior de aparente paz y calma) es que creen tener la capacidad de argumentar de la manera más gratuita posible porque la ‘verdad’ y la ‘solución’ está de su lado, siempre con el nombre de Dios en la punta de la lengua. Pero, sin duda, lo más curioso de todo esto es comprender que si bien cosas como el Tea Party y estas cadenas que llegan son condiciones necesarias de una democracia y no pueden ser ignoradas y no podemos exigir que sean erradicadas (para mí aquí está la relación entre ambas posturas, más allá del conservadurismo: son expresiones de gente que cree tener la respuesta y necesitan abrirle los ojos a otros, incluso desde la ignorancia y las falacias). Por eso es necesario ser lo suficientemente críticos con los discursos, sean del tipo que sean, para mantener una humanidad más sana. Porque sí, hay gente que en este lado del planeta asume que de sacar mujeres en bola a la pornografía infantil hay un pequeño paso y si eso no es ignorancia, no sé qué más pueda ser.

El mundo es complicado y lo mejor que podemos hacer es establecer la duda y la reflexión como base de cualquier movilización. Ya lo dijo Lennon y fue muy claro con esa voluntad humana: “You say you want a revolution, well you know, we all wanna change the world”. Sí, todos queremos hacerlo, todos creemos tener el derecho de hacerlo, entonces también tengo el derecho a dudar de lo que se dice. Y yo le creo a John Lennon más que a cualquiera.

3 comentarios en “El Tea Party y esa estupidez que nos llega encima

  1. Si tomáramos el poder , tendríamos la tarea de limpiarla de burguesía y de mantener a la gente en un estado mental revolucionario.
    John Lennon

  2. “There ain’t no guru who can see through your eyes “, lo dijo en 1970, en el Plastic Ono Band… Durante los 70, Lennon se relacionó con movimientos de izquierda y revolucinarios que reclamaban algo portentoso, tomando en cuenta la tormenta de la época (incluso por eso lo metieron en esas torpes listas negras de USA). Luego se descubrió usado por esos mismo grupos. Después diría: “Everybody’s talking and no one says a word (…) Everybody’s runnin’ and no one makes a move/ Everyone’s a winner and no one seems to lose (…) There’s Ufo’s over New York and I ain’t too surprised. / Nobody told me there’d be days like these”, donde esa conciencia adquiere otro nivel.

    Cuando a Lennon lo matan no estaba desencantado, sino que realmente estaba descubriendo otro nivel de humanidad, más allá de “Imagine”. Estaba disfrutando de lo pequeño y en el fondo se sostuvo en la extrañeza más grande. Por eso le creo a él, porque se movió, no estuvo quieto y no temió estancarse…

  3. ¨Acusó a todos los partidarios del Tea Party de ser marionetas de Karl Rove y a Maher hay que creerle¨.

    Un argumento de autoridad es solamente eso, un argumento de autoridad.

    De lo que yo he visto últimamente, el discurso de Maher se ha entorpecido de manera severa, esto ocurre en especial con sus posturas radicales. Yo estoy muy de acuerdo cuando critica al racismo (en un país que tiene una tradición racista muy arraigada se necesitan voces como la de Maher), y muy de acuerdo cuando critica a la religión (en lo fantasiosa que son sus bases y lo vacío de sus argumentos), pero Maher comienza a caer en groseras falacias e incoherencias:

    Enorme incoherencia la de estar en contra de la construcción de edificios religiosos y al mismo tiempo estar a favor de la libertad de culto (?). Y considerar que todas las personas que creen en Dios son estúpidas sólo por el hecho de sostener esa creencia, es una falacia grosera. Y esa estupidez también afecta su visión del tea party.
    En esa misma entrevista él señala que al igual que Christine O’Donnell TODOS los teabagger no tienen plan, ni agenda, etc.

    No sólo que califica para una falacia de generalización precipitada, es realmente estúpido concluir a partir de eso que el tea party no tiene ninguna agenda política. Tienen una agenda política, lo que ocurre es que la visión radical de Maher (y su visión ideológica) afecta su juicio a tal punto que comete esta clase de errores, el tea party es un grupo heterogéneo (entre los que se incluyen grupos racistas o grupos de interés, pero creer que porque existen esos grupos pues eso afecta a todo el movimiento resulta en una falacia de composición). Que la reacción de muchas personas que favorecen al Tea party se debe al enorme descontento hacia un estilo de gobierno reñido con las bases de la democracia norteamericana, no hay que olvidar que estamos hablando de los Estados Unidos, un país cuyo nacimiento es plenamente liberal. Que con todo lo malo que existe es muy saludable para una democracia que esas personas puedan expresar libremente su opinión (comparemos nuestra situación, a la cárcel aquella persona que contradice y evidencia la farsa del golpe de estado de su majestad), sin temor a represalias. Y que precisamente esa es la base para combatir esos males. Pero hasta eso afecta el juicio de Maher (ver la parte en la que se manda su ¨teoría¨ de que el Internet hace a la gente más estúpida, cuando se podría afirmar lo contrario, todo depende). En el último programa que transmitieron por HBO Plus! seguía con la misma ¨teoría¨. Y otras más, tachando de ser al grupo etario de entre 18 y veinte y pico (no recuerdo exactamente el número), como uno de los más inmaduros (o el más inmaduro) del mundo, por el hecho de no votar en las elecciones (una de las alternativas sería el descontento de ese grupo etario, esperanzado por la demagogia de Obama y decepcionado por la realidad económica).

    Concuerdo con tu postura de que hay que ser suficientemente críticos con los discursos, con todos. Y eso también se debe aplicar a Bill Maher, porque esa estupidez de la que hablas, también le está llegando encima.

    Y sobre Lennon, bueno, como músico es imprescindible, para lo demás, yo paso. Muchas contradicciones entre lo que decía y hacía, y si lo comparo con otros músicos activistas (por ejemplo Pete Seeger) pues queda muy mal parado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s