Festival de los hombres rudos

Uncategorized

imagen tomada de wikipedia.org

“The Expendables” es una obra que destila testosterona… a tal punto que hay que verla como lo que es: un homenaje que raya en la parodia y en la exageración. Eso es suficiente para divertir, para transformar al espectador en el niño de los años ochenta, encantado con esas películas en las que todo podía pasar… y pasaba. En “The Expendables” los malos son malos y los buenos se pueden volver malos, pero al final recuperan el camino. En “The Expendables” el cliché de una Latinoamérica mexicanizada en onda Speedy González se vuelve la base de una historia que no resiste mayores análisis. En “The Expendables” hay una escena en la que Stallone, Schwarzenegger y Willis se reúnen a hablar y se lanzan golpes retóricos que te hacen reír (“¿Qué mierda le pasa?”, pregunta Bruce Willis a Stallone, mientras Arnold camina hacia la puerta. “Quiere ser presidente”, responde ‘John Rambo’).

Lo que ha hecho Sylvester Stallone (en onda Orson Wells: guionista, director y protagonista) es elaborar un filme en el que lo único que importa es el amor por ese pasado que ya ahora es culto y fascinación. “The Expendables” lleva las cosas al extremo, y también busca establecer, de manera definitiva, ese punto de contacto entre esa generación de ‘hombres rudos’ con la actual. Jason Statham recibe más que la antorcha: ahora es el nuevo rostro y tiene la venia de los amos y señores. ¿Lo necesitaba? Quizás para algunos sí.

No se puede ver algo más en la película. Stallone no lo hace mal como director (nunca ha sido un pésimo director… aunque tampoco podemos decir que sea una maravilla). Dejando de lado la creación personajes profundos y con sustento (esto nunca puede ser visto como un requisito indispensable para este tipo de filmes), lo que hace Stallone es generar secuencias de acción tras secuencias de acción (al menos en la mitad del filme, cuando ya todo está muy hablado y las cosas se han presentado) que más que dejarte sin aliento, te dejan al borde de tu asiento, feliz y sonriente por lo que ves.

“The Expendables” no es una obra maestra, es una película que intentan entretener, y lo consigue.

imagen tomada de carloszombie.blogspot.com

Sus últimos minutos, eso sí, no pueden ser más implacables. Acción sin cuartel, sin cansancio, destrucción casi total. Este grupo de mercenarios tiene que encontrar algo más que el dinero para redimirse y en la liberación de este país, supuestamente de América Latina, llamado Vilena ven esa posibilidad. Listo. Esa es la base para que, faltando 20 minutos para el final, no dejemos de escuchar y observar explosiones, patadas y golpes. Los hombres aquí son rudos y demuestran la flaqueza de sus sentimientos siendo toscos, y si quieren evidenciar vulnerabilidad, pues antes de hacerlo los vemos con una mujer semidesnuda, la golpean en el trasero y le piden que les dé algo de comer. Ese tipo de hombría caricaturizada no es políticamente correcta, pero es el paso preciso para dejar en claro que no es más que una máscara. Mickey Rourke tiene el único momento de introspección en el filme y lo hace bien. Estos hombres duros son duros, pero ya están cansados. El hombre duro actual tiene que cuidar de una familia, de la gente que ama y de sus amistades.

No esperen Shakespeare. Se dice que hasta Jean-Claude Van Damme se negó a participar por el pésimo guión que tiene “The Expendables” (y lo tiene); pero eso no es obligación para transformar todo lo que hay alrededor de esta película en basura. Tiene su encanto, una cierta inocencia (a pesar de la sangre regada a borbotones) y la conciencia de darle al espectador un paseo por un circo del cual no obtendrá nada más que la fascinación por lo exagerado. Listo.

Si van con otras pretensiones, mejor no vaya al cine… hágase y háganos un favor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s