¿Alguien podrá acabar con Alice?

Uncategorized

imagen tomada de wikipedia.org

Paul W.S. Anderson es un desastre. Es nuestro modern day Ed Wood. Sé que muchos le dan ese apelativo a Uwe Boll (y casi con justa razón), pero lo de Anderson es proverbial. No se puede conseguir un desastre tan contundente como “Resident Evil: Afterlife” con tanta facilidad. Hay que ser un maestro del absurdo para obtener un resultado tan gratuito, ridículo, deudor de los ‘cliffhangers’ más cómodos y de secuencias que exageran en el uso de la cámara lenta porque… sí.

Nada de lo que hay en esta cuarta entrega de “Residente Evil” es justificado. Nada. Y eso es otro de los méritos de Anderson, que también funge de guionista. Una historia venida de su cabeza es la que consigue convertir a un juego de video que ya es leyenda entre los que lo jugamos en unas especie de telenovela con balas, muertes y zombis. El malo, Albert Wesker, la cabeza de la corporación Umbrella, no puede ser más malo. En algún punto, en los primeros 5 minutos del filme (sin contar esa interminable toma en cámara lenta de los créditos, donde una calle de Tokio se llena de lluvia y de gente que camina de un lado al otro, mientras actores y equipo técnico aparecen en la pantalla) decide matar a gente de su bando para acabar con la amenaza a las instalaciones y un oficial le dice: “Señor, nuestra gente está todavía en el sector”. Wesker no espera nada. Dispara al oficial y lo deja muerto sobre el piso. Luego la frase magistral: “¿Alguien tiene alguna otra pregunta?”. Y sí, yo la tengo: ¿El oficial acaso preguntó algo? Anderson golpea al sentido común, lo lanza al retrete, jala la cadena y ve como cae por el drenaje.

Milla Jovovich (que a esta altura del partido es la mezcla entre Bruce Willis, Jason Statham y Dolph Lungren con cromosomas XX) es quizás la única que hace de esta película algo que valga la pena. Es simplemente hermosa… Como actriz hace lo que puede. Tampoco tiene muchas armas, desde luego. Sólo los primeros planos, sus ojazos, la valentía del personaje que interpreta, Alice, y las balas interminables la vuelven imprescindible. Ali Larter hace lo suyo, también y Wentworth Miller deja claro que lo de él son historias en las que las prisiones son necesarias (él hace a Michael Scofield en la serie “Prison Break”).

Alice busca venganza y este sitio llamado, para mi desesperación, Arcadia, que se supone es el espacio libre de infección que puede salvar a muchos. En el camino llega a Los Ángeles y trata de salvar a un pequeño grupo de sobrevivientes, que tienen entre ceja y ceja la idea de ser rescatados. Alice es la infantería de marina en este punto. Y sí, hay venganza, zombis, niebla, perros infectados y planos construidos para ponerte algunos objetos en primer plano; monstruos que aparecen sin explicación, gigantes cargando hachas medievales, un mundo ya apocalíptico que todavía se permite tener a una corporación con empleados (¿qué mierda harán con el dinero que ganan trabajando para Umbrella?): un compendio de acciones y personajes que llegan para destrozar el género y la historia, con el objetivo de ocultarnos algo. Porque algo trama Umbrella y no somos lo suficientemente responsables para conocer el secreto, no debemos saberlo, al menos no todavía.

Porque nos abren la puerta, una vez más, para una continuación que no valdrá la pena ver. Alice merece morir ya, al menos en pantalla. Porque ni siquiera ese truco barato y actual del 3D (le debemos dar las gracias totales a James Cameron y la invención de esas cámaras que consiguieron darle alas a Anderson para justificar lo injustificable), permite salvar algo. Un helicóptero se estrella y vemos durante un minuto (puede ser menos, pero esa parte es agónica y eterna) lo que sucede dentro de la nave, en cámara detenida, ralentizando el movimiento, para luego recuperar la velocidad inicial. Tiempo y metraje perdido. Matrix de cuarta categoría.

El asunto es que ante este tipo de películas, que va a llenar salas de cine y gustará a muchos por las secuencias de peleas (algo, algo, algo), lo único que queda es verla con una alto ánimo estético. ¿Por qué? Porque siempre ante lo malo, si somos lo suficientemente capaces de reconocerlo como tal, afinamos los sentidos. “Resident Evil: Afterlife” es tan mala que se convierte en un artículo que debemos tener. Eso es todo. La vemos, la escupimos y la lloramos. Al final la redención posible es que la humanidad sobreviva, que Alice sea la salvadora, la mesías, le hagan un monumento en la nueva tierra, y por fin, podamos descansar de todas estas imprecisiones.

Habrá que esperar…

3 comentarios en “¿Alguien podrá acabar con Alice?

  1. Por lo que se ve en el trailer, hay un uso de elementos de otras películas (Matrix sobre todo) que la hace ver bastante “genérica”,seguramente bastante entretenida por un rato. Así que al parecer eso es lo que recibes por tu dinero, junto con una buena cantidad y calidad de efectos visuales (vi la parte 2 hace unos cuatro años y era prácticamente eso, pero sin el monstruo del hacha).

    Y eso de incluir en el trailer “the latest 3D technology”, parece reconocer que el guión no es precisamente lo más importante en esta película.

    Saludos.

  2. Al menos la eterna escena inicial en la que aparecían los créditos tuvo algo de suspenso. Las peleas iniciales de super Alice también me parecieron interesantes, pero luego . . . conversaciones banales entre gente que no parecía ni de lejos estar al borde de la muerte, rodeada de zombies. El más sensato de todos me pareció el director de cine, que al menos actuaba de acuerdo a la situación.

    Las actrices muy bien maquilladas, el basquetbolista con su barbita impecablemente delineada, sin perder el glamour ni la voz y candencia sexy.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s