El ego del poder

Uncategorized

Es tan sencillo creerse la dictadura de la razón cuando hay gente detrás bailando y vitoreando al vaivén de todo lo que expones como verdad incuestionable. Porque asumes que estar en el poder te da esa infalibilidad (¿Alguien, por ejemplo, ha reparado que en el último de los discursos de Fidel Castro en La Habana nombró a la URSS como un ente vivo todavía? Pocos, desde luego. Yoanni Sánchez es una de esas personas y debemos agradecerle el sencillo acto de escuchar con atención). Sentimientos puros, nobles y ridículos que no resisten análisis, porque es mejor no analizar estas cosas, o quizás resulta más cómodo entender que pese a los errores palpables (por ser dadivoso no uso otro sustantivo más adecuado) es mejor lo que hay ahora que todo lo que hubo antes.

Yo asumo que esto sucede acá. No se me ocurre otra explicación para ejercitar el placer de la ceguera o de la justificación desenfrenada.

Sobre todo cuando vemos actuaciones y comentarios de gente como el ahora canciller (y antes ministro de economía, de gobierno, del litoral, coordinador de la política y otras cosas más.. en un claro de hombre de renacimiento) Ricardo Patiño, que son de una vergüenza ajena total. Lo pongo de ejemplo, porque no se me ocurre pensar que haya gente que lo defienda con fervor sin comprender el daño que le hace su presencia al proceso que se lleva adelante en el país y que se llama, erróneamente, revolución ciudadana.

¿Y qué me dicen del pedido de amnistía al ex vicepresidente Dahik? No quiero ni pensar cómo serán esas reuniones de bloque de los asambleístas de Alianza País, que deben decidirse entre cumplir la orden del patrón Rafael o seguir el dictamen del sentido común…

A lo que quiero llegar es que es muy sencillo dejar de lado lo obvio (y lo digo desde cualquier perspectiva) y asumir las cosas desde la parcela mental en la que nos hemos clavado. Lo digo desde cualquier perspectiva, insisto… porque en muchos campos aquellos que están en contra del gobierno y afirman que lo que hay que evitar aquí es la instauración del comunismo, pues están orinando fuera del tarro. Pero en este caso me refiero a uno de los bandos (porque a pesar de lo que nos quieran hacer creer, en la crítica siempre  habrá el deseo de un mejor país – claro, con sus asquerosas excepciones, que son muy evidentes), que ha dejado de lado y desnaturalizado un sentido democrático tan obvio como el de disentir, lo que es peligroso.

En este preciso gobierno se han hecho cosas buenas en nombre del sentido común, desde luego. Sin embargo, en una medición total no hay nada más que experimentos que fallan a la larga y que necesitan ser rectificados. En definitiva, un gobierno algo mejor que los anteriores, pero igualmente nefasto.

Y creo que hemos vendido el sentido común de una manera muy barata…

Todo esto lo coloco en relación a los nexos que se han establecido entre el gobierno y periodistas. Entre gobierno y medios de comunicación. Entre la creación de una dicotomía falsa e inexistente, gracias a la estructuración de una mirada de medioevo que regresa, como germen de un proceso que no quiere llevarnos adelante, sino hacia a un tiempo de castas y de cómo el simple abono o membrete es lo que determina la calidad de algo. Hay que hacer memoria, destapar el caño de las neuronas y abrir un poco la mirada. Porque es evidente que un proceso que buscaba cambiar todo el sistema y darle al país una oportunidad más interesante debía partir de ciertos preceptos fundamentales. El gobierno, desde que entró en funciones, se preocupó por cerrar espacios a los estamentos que consideraba parte de esa ‘patria pasada’. Y lo hizo sin reparo y sin vergüenzas, repitiendo prácticas de esa ‘partidocracia’ que tanto ha denostado (asunto que sigue siendo una constante. ¿Hay alguien que recuerde esa porquería que fue la compra de diputados alternos por parte del entonces ministro Gustavo Larrea? ¿Esa famosa escena de ellos escapando con manteles cubriendo sus caras ante las cámaras de televisión y diarios? ¿Hay alguien que recuerde cómo el entonces TSE sacó a diputados del Congreso y le dio espacio a los alternos? ¿Alguien ha olvidado cómo Fabricio Correa confesó haber sido uno de los que gestionó la permanencia de los alternos en el hotel Tambo Real?). Podemos hablar de los partidos políticos puestos en raya, así como de empresarios y banqueros sin el ‘poder’ de antes… pero eso es siempre se basará en supuestos: vayan y revisen el aumento del patrimonio de algunas personas ligadas al gobierno, y saquen conclusiones. En esa visión que permita construir nuevamente sin esa ‘oposición’ a la que ha estado acostumbrada el país, los medios no iban a ser intocables.

Los diputados de los manteles tomando juramento en el Congreso de 2007. imagen tomada de eluniverso.com

No olvidemos la participación que tuvo un medio en caldear los ánimos de una ciudad, que se levantó para sacar a un presidente de su cargo. Como dice el presidente actual en sus eternos enlaces: “Prohibido Olvidar”. Radio La Luna y su principal, Paco Velasco, jugó a una oposición aguerrida y ahora es parte del gobierno que decide acabar con esa oposición de una manera inteligente… incluso más inteligente que los propios periodistas. Si Paco Velasco fuera oposición de este gobierno y usara su radio para hacerle frente, ¿dónde estaría?

Hacer del mensajero el responsable por el mensaje es una táctica de guerra importante y que ha rendido frutos. Fundamedios lleva registradas 191 amenazas al trabajo de losmedios y de periodistas desde marzo de 2008 hasta este momento del 2010 (hjoy celebramos que haya gente que renuncie de sus cargos en medios y eso nos devuelve paz. Establecemos ya juicios y no hay posibilidad de corrección). Amenazas que se enmarcan en un estado de guerra, de conflicto eterno, en un gobierno con gente que anteriormente trabajó en esos medios que de un momento a otro se volvieron malos (¿Se han olvidado algunos ministros su colaboración en varios medios de comunicación, durante otros gobiernos como el de Febres Cordero, al que combatieron en canales y diarios? Como ya no están ellos en los medios, los medios se volvieron terribles). Un estado de guerra que desconoce al pasado, lo vuelve una masa imperturbable en la que todo fue malo, terrible, doloroso y nos impedirá discernir qué fue lo que pasó para evitar la repetición del traspié. De esa manera, con esa traza de la revolución ciudadana por la que todo lo de antes fue absolutamente inmoral y malo, lo único que hacemos es condenarnos a repetir las mismas miserias.

Los medios, entonces, se convierten en manifestación de una patria pasada a la que hay que terminar, acabar. Hay gente que sostiene esto como un axioma, y prefieren no verlo como lo que es: un sofisma. ¿Qué hay después de esto? La nada absoluta. Porque si los medios son los malos, como se supone, no hay nada más que un camino para la verdad. La verdad oficial es la única verdad porque la dice alguien que se ha plantado contra las injusticias, alguien honrado y que ha ayudado a los pobres… Cuando debemos entender que todo esto no es más que cortina de humo.

La verdad oficial debe, DEBE, ser siempre motivo de duda. ¿Por qué? Porque el poder no busca, jamás, nada más que defender su propio estatus de poder (¿Le queda duda a alguien?). Hemos vivido tantos malos ejemplos en este país que no podemos creer lo contrario. No debemos darnos el lujo de la ingenuidad.

Los periodistas se han equivocado, sucede y sucederá. Pero el error (con buena o mala leche) no puede ser la medida para aceptar un combate irresponsable. Negar la posibilidad de escudriñar los entresijos del poder es negar nuestro derecho a ver con atención la labor del gobierno. NOSOTROS, LA GENTE COMÚN Y CORRIENTE, SOMOS LOS QUE CONTROLAMOS A LOS QUE ESTÁN EN PUESTOS Y CARGOS PÚBLICOS. No es lo contrario.

No se está labrando el camino para fortalecer un proceso político. El único camino que se ha labrado es el de la impunidad… Y a veces hace falta que venga un niño y le grite al rey que va desnudo y que la pija no es tan grande como lo pensaba. Y luego habrá risas, y el lamento de los que creyeron con ceguera en él. Yo creí en Correa, voté por él y sus propuestas en tres ocasiones. No lo pude hacer una cuarta. Eos no es nada. En un país donde se han echado a presidentes con mucha facilidad no significa nada haber ganado 6 elecciones consecutivas. ¿Por qué? Porque la democracia es esquizofrénica y hoy, este enfermo grave, asume que lo único que importa son las voces internas que le hablan sobre el bien y la hermosura y la belleza y el amor dentro de sí misma. Lo de afuera no vale. Lo de afuera es pasado amalgamado, es dolor y no queremos más de lo mismo.

Estamos condenados a sufrir los mismos errores de siempre.

4 comentarios en “El ego del poder

  1. Bueno, entonces hay que pensar bien las cosas.

    Mucha gente se arrepiente de haber apoyado a Correa, como si hubiese sido una especie de engaño. Pero Rafael Correa nunca ocultó sus cartas. Un tipo que con solo seis meses como ministro aspira a la presidencia evidencia su hambre de poder. Nunca dudó en alterar su comportamiento sin importar lo que haya dicho antes o las diferencias ideológicas, solo por satisfacer la percepción pública (si dicen que odio a Guayaquil, sesión y foto con Nebot; si dicen que soy comunista, sesión y foto en la iglesia), que jamás negó su cercanía y admiración por la izquierda totalitaria de Chávez y que inclusive adoptó las campañas que tan bien funcionaron allá (La patria ya es de todos/Venezuela ya es de todos).

    Lo único novedoso era su imagen, la del outsider, la misma imagen que antes proyectó Gutiérrez. Nunca fue un secreto, ¿cómo puedo creer en las palabras o en la crítica de un tipo cuyos asesores son los hermanos Alvarado, Alexis Mera, los Patiño, Nicolás Issa, etc? Son los mismos de siempre, solo había que mirar hacia los lados para descubrir la farsa.

    Correa siempre ha sido un tipo claro, si tiene que pactar con el PRE (no por gusto Elsita votó a favor en el TSE) y el MPD para planificar un golpe de estado (particularmente el momento más terrorífico, fue increíble ver a tipos de la valía de un Carlos Vera apoyar el descabezamiento de un congreso a pretexto de una ¨revolución ciudadana¨), no lo piensa dos veces. Y lo sigue siendo, en su última ¨rendición de cuentas¨ dijo varias veces que ¨vamos hacia el socialismo¨. Para ver el futuro de este país solo hay que mirar a Venezuela.

    Pero como siempre, el problema tiene dos caras. Toda la gente que gritaba el canto de guerra, ¨DALE CORREA, DALE DURO¨, no se ha equivocado. Eso es lo que ha hecho Correa en estos cuatro años, darle duro a todo lo que no este subordinado a sus intereses. Lo de Jorge Ortiz es la confirmación, si lo de Correa es un juego de interés, ¿no se suponía que para la gente que apoyaba a AP esto era la instalación de una democracia, de algo contrario a lo de siempre? Hoy y ahora, ¿cuál es la diferencia entre LFC y Correa? Esta gente ha proyectado su intolerancia y su resentimiento, con Ortiz defienden y justifican lo que no puede ser defendido y justificado. Esto es precisamente lo que querían. Que cercana la frase de Jorge Santayana: ¨”El fanatismo consiste en redoblar el esfuerzo cuando has olvidado el fin”.

    Y no creo que este gobierno sea un poquito mejor que los anteriores. Los supuestos logros, en base a la inversión social (porque nadie en su sano juicio puede considerar que esa constitución es un logro), están tan plagados de corrupción (lo de la salud es realmente vitando) que me es imposible defenderlos. Es algo parecido a lo de las dictaduras del primer boom petrolero. Muchos las defendían por la gran cantidad de obras, pero esa oportunidad fue desperdiciada, lo mismo ocurre hoy en día. En este país no ha mejorado nada, es todo lo contrario, estamos empeorando.
    Los que están trepados en la camioneta verde no se van a bajar, ya sea por interés, ignorancia o lo que sea, esta es su oportunidad. Aquellos que tienen dudas, pues van a tener que pensarlo bien, o la decantación o el abismo, no hay otra.

    1. Excelente comentario, muchisimo mejor que el artículo de opinión al que refiere. Leer pensamientos como el suyo, me permite por lo menos, afincar esperanzas, “no todo está perdido, todavía queda gente pensante”, me digo yo.
      Salutaciones cordiales.

  2. Estoy de acuerdo contigo y mas aún con la precisión de David, el asunto siempre fue claro.

    A pesar del peligro de generalizar creo que sigue siendo demasiado común en “nosotros” el creer que comenzamos siempre desde cero y que comenzamos con toda la razón. Jairala decía hace poco “el tiempo de culpar al antecesor ya pasó” como si fuera la cosa mas natural del mundo. Creo que estamos en una carrera de relevos, bien o mal corrida y que nos falta aun mucho para despertar a esta realidad (en su caso al menos, gracias a dios, agregó el “no soy un mago” autoconciente de su limitación a diferencia del presidente). Nos falta abrirnos tal vez al plano intersubjetivo, que después de todo creo que es la única manera de construir y conocer la verdad que poseemos (por lenta que pueda parecer), al menos en este “momento evolutivo” (es lo mejor que se me ocurrió y no creo que sea tan descabellado tampoco).

    También comienzo a tratar de girar desde el hastío a tomármelo con humor, después de todo esta molesta realidad parece que estará presente aun por mucho tiempo y soy parte de ella me guste o no. Complejo de “la mamá de Tarzán” hay para rato y cuando me duermo lo encuentro en mí mismo. Mi batalla comienza en lo personal poniéndome a tiro de gracia y encuentro dolor ciertamente, pero lo prefiero a seguir repitiendo la historia. Chesterton decía que sólo los orgullosos miden mucho lo que dicen y he comenzado a practicar y dejar salir las pendejadas que también pasan por mi proceso de pensamiento antes de que comience a creérmelas y desee imponérsela a los demás. Creo que eso es muy diferente, sin embargo, del abandono o de señalar esperando tiempos mejores. Perdón si suena a alusión personal, no tengo mucho tiempo y esta es la asociación que surgió… (y me resisto a no opinar por falta de tiempo, pues falta para todo…).

    La manera de intolerancia con la que me encuentro ahora se llama “los buenos ciudadanos”. Todavía es una broma pero su repetición llama mi atención y por supuesto viene de quienes han decidido clasificarse como bando verde. En lo personal está el llamado al buen humor, inclusive la discusión se ha mostrado limitada. En todo caso al menos están y tienen una postura clara que permite discutir y construir. Malditos super mejores amigos de Southpark…

  3. Grandes comentarios, muchas gracias…

    Hay un factor que no se toma en cuenta en el análisis político de este país y es el factor ‘esperanza’. Que en el caso de Correa fue fundamental…

    Yo sigo creyendo que lo que pasó aquí no es nada más que una perfecta estrategia de marketing político. No creo que Alvarado sea únicamente un asesor… Lo veo como el artífice de una imagen que no tiene sustento. La restrospectiva siempre ayuda y más allá de creerme o no es la posición de intentar un “Se los dije” lo que creo conveniente es entender la dinámica completa.

    Porque si a esta altura del partido volvemos a mirar las cosas bajo el egocentrismo de la razón, pues los errores se seguirán dando y no se podrá rectificar. Quedarán en el camino los que se equivocan y los que tienen la verdad en sus manos y eso no provoca nada más que lo mismo, a la enésima potencia. El problema no está en equivocarse, el problema está en no comprender dónde radica el error. Y eso es mucho más complejo que asumir que las cartas ya estaban marcadas dede el inicio…. Porque no fue así del todo.

    Lucrar del factor esperanza es un acto cruel y hasta inhumano. Y si la esperanza es lo último que se pierde, hay ciertos publicistas que están dispuestos a jugar en esa área para su beneficio. Entender qué llevó a Correa al poder no es sólo reflexionar desde mi sillón, es algo mucho más complejo. Es mucho más intrincado que asumir que ganó porque la gente no quería que ganara Álvaro Noboa (mi caso). La permanencia de Correa en el poder responde a factores que no se pueden racionalizar del todo. Porque hay esperanza de por medio, porque todavía esperamos que algo cambie, que todo sea para bien, que las cosas estén en otro nivel. Somos el pueblo esperando a su salvador y lo que hizo AP (con Alvarado a la cabeza) fue mostrarnos al divino niño.

    Y pese a todo no hemos perdido la esperanza todavía. Yo no la pierdo todavía. Lo que no hay que hacer ahora es ignorar todo tiempo pasado.

    Eso es lo que nos debemos como país. Eso es lo que tenemos que hacer… comprender que fustigar a un gobierno es necesario, saludable, imprescindible. Porque ningún ego (ya sea del poder o de la razón) puede darse el lujo de reducir el mundo a dos o tres criterios. Porque ya es hora de entender que la democracia es más que votar, o exigir que el gobernante me dé salud u obras…

    No percibo claridad en las acciones, ni en el discurso. Lo que hay es una clara evidencia de que no hay camino a seguir. ¿Por qué? Porque quizás nunca hubo un horizonte. Lo que hay son experimentos (sino expliquen por qué ahora la Cancillería volverá a pedir visa a extranjeros) y estrategias de comunicación que han llevado a un movimiento al poder… y a ciertos ideólogos a tener mucho más dinero del que ya tenían.

    En muchas áreas este gobierno funciona mejor que otros. ¿Cómo lo sé? Porque he viajado y lo he visto. También he visto lo contrario, la corrupción y el abuso de poder. También he visto la torpeza (como incluir como requisito del bono que las mujeres se hagan un papanicolao y no avisarle a la gente del ministerio de salud el proyecto para que estén preparados para la demanda). Si tenemos algo ahora es un gobierno que ha mejorado en algunas áreas, pero eso no significa nada… En este país eso es nada.

    Y no podemos rasgarnos las vestiduras sin entender por qué estas dinámicas se producen y no acusan culpables…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s