La revocatoria

Uncategorized

Un tema que poco a poco adquiere relevancia, con cierta discreción y discusión. El asunto pasa por la ‘venia’ del Consejo Nacional Electoral (CNE) que permita recoger las firmas suficientes (dos millones de ella) para exigir un plebiscito que no recuerdo se haya dado antes: pedir la revocatoria del mandato, a nivel popular, del presidente en funciones.

imagen tomada de ociolatino.com

El foco se enciende sobre la figura de Carlos Vera, quien en este gobierno ha pasado de ser una de las figuras periodísticas importantes a contendiente político (en un proceso que incluyó un apoyo intenso al entonces candidato Correa, pasando a una oposición clara y a una interesante mezcla de investigación, opinión y activismo en sus espacios periodísticos, su salida de un canal de televisión – que fue celebrada por el régimen-, la publicación de un libro y la articulación de un movimiento político). Este punto me parece ineludible en este momento. Porque el discurso de Correa ante sus detractores siempre ha sido reduccionista: que se lancen a una elección a ver quién vota por ellos; con lo que ha transformado a toda la movilidad democrática en un simple acto de popularidad (lo que para mí es parte del problema de tenerlo en el poder… ya volveré a esto).

Desde esa posibilidad no es que Vera esté solamente buscando manifestar con un acto democrático-electoral el descontento que existe en varios sectores con relación a la forma del presidente de llevar la administración del Estado. Vera está entrando de lleno al terreno que ha implementando Correa e intenta jugar según esas reglas. Un acto que para muchos puede ser torpe, pero para otros se puede percibir como una acción integradora necesaria: no existe un proyecto claro de oposición, pero al menos en este punto hay un posibilidad de articular algo en pos del criterio político algo generalizado. Sí, es el puntapié político de Vera, no se lo puede negar… pero ¿qué hay de malo en eso?

Fuera de eso, pedir la revocatoria del presidente no es un acto descabellado, si tomamos en cuenta el carácter que ha adquirido su gobierno. Coloco aquí palabras recientes de Alberto Acosta, ex presidente de la Asamblea Constituyente, y antiguo colaborador del proceso que llevó a Correa al poder, que son imprescindibles en los análisis de la realidad política del país: “Este es un gobierno reformista que va a introducir algunos cambios importantes, pero que no va a ser aquel gobierno que transforme al Ecuador. Yo había dicho alguna vez que lo que pusimos en marcha con la candidatura de Rafael Correa, era una propuesta para transformaciones radicales y profundas y no simplemente para tener un mejor gobierno que los anteriores” . Lo que señala Acosta (más allá de si tiene cara para hacerlo) es algo importante: en lo que se refiere a una de las grandes deudas del Estado en todos los años que retorno a la democracia, luego de los regímenes militares, el gobierno ha dado un paso necesario para pagarla: la deuda social. Esto lo planteo con una mirada de pájaro… si revisamos con lupa de seguro que encontraremos elementos que nos obligarían a pensar lo contrario… pero no vayamos por ahí. Seamos absolutamente ingenuos en esto. Pongo de ejemplo dos hechos recientes: la vacunación gratuita contra el neumococo para la niñez del país y el establecimiento, por fin, de un Manual de Procedimiento Policial, que ya era hora de que exista (claro, luego de tremendo escándalo por los policías que golpearon a un tipo, con agresión grabada por cámaras de seguridad).

imagen tomada de moronasantiago.org

En muchos aspectos, la inversión que ha hecho el gobierno en lo social no se compara para nada en lo que gobiernos anteriores han intentado y eso no puede ser ignorado a la ligera. Es más, el gobierno que siga deberá buscar la manera de convertir a esa inversión en verdadera política del Estado y no solamente en actitud electoral (al menos durante los primeros años de Correa, esta inversión tuvo ese carácter debido a los procesos electorales en los que estuvimos inmersos). Es fácil entender por qué para muchos este es un gobierno que ha funcionado mejor que otros…

Pero pagar una deuda y dejar otra, más profunda y terrible de sanar, no te vuelve un mejor administrador…

Lo institucional del país ha sido uno de nuestros principales problemas. Y Correa utilizó como grito de batalla en su campaña esa necesidad de reformar para bien este aspecto del quehacer político. Por eso hasta tenemos una nueva constitución, nuevos poderes y antiguos poderes estatales con nuevos nombres… pero ¿qué ha pasado? De seguro que dirán que han conseguido acabar con la oposición que sólo ha querido entorpecer el cambio para bien… pero lo único que ha pasado es que el balón ha cambiado de dueño y los miserables de antes son los lapidados de hoy… y los lapidados de hoy son los miserables de ayer. Con la gran diferencia de que antes, al menos, los desgraciados buscaban enmascarar sus intenciones y hoy, nada de eso importa: un canciller y un abogado de la presidencia encierran a asambleístas para que una reforma importante de la ley de hidrocarburos entre por el ‘ministerio de la ley’ y no sea discutida en la Asamblea. Antes, sólo una foto permitía establecer los vínculos reales de Febres Cordero con el Poder Judicial (lo demás que se decía y escribía caía en el rumor no comprobado, pero fue una fotografía la que dio en ese clavo… una foto, no más). Hoy nos miran con cinismo y saben que somos tontos; antes nos tenían miedo y escondían sus argucias… Hoy no importa, la gente es torpe y maleable: ya hay ventajas sociales, lo demás no importa…

Y sí que importa y mucho. La verdad es que el daño que se hace a esta parte del país, a esta conciencia de un correcto manejo de las instituciones de la democracia, no nos permitirá seguir un mejor camino. Lo que ha instaurado este gobierno es un manejo irresponsable de los poderes a su disposición, creando una estructura que se enfoca en el Ejecutivo como generador de todo, estableciendo la coerción como sistema de hacer política y minando la poca esperanza en verdaderos cambios institucionales. Y si muchos no quieren ver esto, si para algunos esto no es más que un concurso de popularidad (me da risa, verdadera risa, encontrar entre los seguidores del presidente personas que asumen que el porcentaje de popularidad es la única respuesta posible, como si la política de un Estado tuviese paralelismos con la elección de la mejor vaca del granero), pues lo que sí queremos un real cambio, un sistema que funcione bien y que sepa articular los discursos, en lugar de imponer criterios (por más que el gobierno sea ‘buenito’ y le dé a los que no tienen), creo que un pedido de revocatoria, que juegue a ese juego nefasto y correísta de la popularidad electoral, es imprescindible…

No importa si se ‘gane’ o se ‘pierda’. El hecho de que haya gente en la calle, recogiendo firmas para enarbolar una conciencia democrática superior es una acción que a todos nos va a beneficiar. Por eso, yo voy a firmar, sin problema.

imagen tomada de ciempre.com

6 comentarios en “La revocatoria

  1. “Lo que ha instaurado este gobierno es un manejo irresponsable de los poderes a su disposición, creando una estructura que se enfoca en el Ejecutivo como generador de todo”.

    Ese es justamente el punto Varas. Como se mantienen ciertas libertades, como no hay asesinatos, como los organismos internacionales no protestan, como hay instituciones del Estado (aunque no institucionalidad), como hay obras (ojo: muchas a dedo y sin fiscalizarse), la gente piensa que esto no es dictadura. Pero tu definición es la de una dictadura: El ejecutivo con todos los poderes a su disposición. Yo añadiría algo: Rafael Correa con todos los poderes a su disposición.

    Estamos lejos de que la gente comprenda lo que en verdad es una democracia y su valor. Pero las reacciones que ha generado de la revocatoria nos confirman algo que sentimos en varias provincias: el descontento es mayor de lo que se piensa.

    Lo confirmaremos todos en algunos meses.

    Saludos;

    Carlos Andrés Vera

  2. “no es que Vera esté solamente buscando manifestar con un acto democrático-electoral el descontento”
    donde dice “manifestar”, léase “capitalizar” es eso bueno, es eso malo? más allá de lo que tenga que gastarse en caso de que consigan las firmas?

    “no existe un proyecto claro de oposición, pero al menos en este punto hay un posibilidad de articular algo en pos del criterio político algo generalizado”
    conseguir firmas y hacer campaña por la revocatoria no es un proyecto de oposición. O bueno, lo es, pero sólo eleccionario, no de discusión de principios, de ver cuál es el rumbo que se quiere proponer al país. cosa que sí hacemos en otro lado

    “El foco se enciende sobre la figura de Carlos Vera”
    y quién enciende el foco? la opinión pública?el mismo cv? los medios?

    “si para algunos esto no es más que un concurso de popularidad”
    un caro concurso de popularidad, en el que algunos tratarán de levantarse para aspirar a algo en una próxima elección. No es que espere que eso suceda, pero si recuerdas lo que pasó antes…

    “al menos durante los primeros años de Correa, esta inversión tuvo ese carácter debido a los procesos electorales en los que estuvimos inmersos”
    la inversión social se la está tratando de poner como política con la instauración de instancias e instituciones, con los cambios en la constitución, etc.
    Si los medios y la oposición no decían que era un asunto electoral en vez de cuestión de convicciones, qué más iban a decir?

    “el discurso de Correa ante sus detractores siempre ha sido reduccionista: que se lancen a una elección a ver quién vota por ellos”
    cierto es, pero si correa hubiera explicado que nadie les da el voto porque no cree en ellos, porque no cree en sus propuestas y visión, o que el pueblo se da cuenta de que no tienen una visión, una propuesta, o al menos una idea de lo que quieren hacer de llegar a donde quieren.

    Es decir, tal vez lo dijo, pero esas partes fueron editadas para hacerte creer que para él era un mero concurso de popularidad

    pero con la lectura que haces de correa, no crees que pedir la revocatoria de mandato, y no conseguir las firmas, o perder, podría legitimar la mentalidad que dices que tiene el presi? no sería darle un espaldarazo para que sea “peor”de lo que dices que es? Digo, si crees que para correa (and company) es un mero concurso de popularidad, al darle la oportunidad de jugar su juego, te conviertes en la excusa perfecta para ir a otra elección, con sus respectivos escándalos truchos, denuncias infundadas, insultos a diestra y siniestra, y gasto innecesario. correa ya tiene su base electoral y social, su popularidad, su legitimidad, etc.; y los que vayan por la revocatoria, tratarán de capitalizar lo que quede para iniciarse o seguir en el ruedo

    y tratar de ser el siguiente jairala, montufar, o lucio

    y sí, preferiría que ya no haya elecciones hasta que termine el mandato de correa, a pesar de lo bacán que es, da pereza tener que defender en las urnas lo que se gana con hechos, y vencer a aquellos que quieren imponer desde un micrófono lo que no pueden lograr en las urnas, donde se manifiesta el soberano

  3. El soberano se manifiesta de muchas formas, Rafael… No sólo ante una urna. Y al menos yo soy lo suficientemente consciente y hasta dudo de lo que creo para ponerme a repetir lo que los otros dicen… No tuvo que venir Correa para que yo entendiera que los medios son empresas… así que tranquilo, que esa ‘justificación’ no va conmigo, ni con muchos…

    Podría usar las mismas razones que enarbolas para exponer reparos en lo que afirmas. Por ejemplo: ¿No hubiera sido posible construir otra Unidad Educativa del Milenio con ese dinero que se gastó en la mamarrachada que hicieron con las elecciones internas en el Movimiento País? Sí, y sobraba plata…

    Yo creo que hay un riesgo siempre en la política y en el ‘juego de las ideas’… y creo que deberíamos arriesgarnos a llevarlo hasta lo último en ese entramado. Así que si el resultado de esto es un ‘espaldarazo’ pues no me quedará más remedio que entender de manera definitiva que lo único que existe acá es un concepto de gobierno onda ‘Patrón Galito’ que devuelve la ‘dignidad’ como un boomeran… y eso no va conmigo.

  4. Que largo escribes, Varitas.
    El tema con lo de la revocatoria es que según entiendo, es algo que se puede hacer una sola vez y debe hacerse bien, no es solo salir a buscar firmas y si se obtiene bien y si no, “al menos lo intentamos.” Ni debería ser visto como un método de oposición, “mejor que hacer nada” Es decir, si ha de hacerse una revocatoria, tiene que ser contundente, real, concluyente, no solo un método para demostrar que hay descontento generalizado en algunos sectores.
    Si solo quieren hacerse ver, mostrar descontento en algunos sectores, bien podrían salir a las calles nuevamente con ollas. El recurso de la revocatoria no tiene opción a repechaje.

    (pa q veas q te sigo leyendo, sino q no da eso de meterse a comentar en medio de tanto intelectual🙂 besos)

  5. En lo personal, creo que en este país existe la suficiente libertad como para que el Sr. Vera pueda pedir la revocatoria del mandato y eso se respeta, pero no todos lo compartimos.

    Este gobierno ha hecho mucho por lo social, lo cual es algo de sentido comun que se debía hacer hace tanto tiempo y no se trata de izquierdas o derechas.

    Con un 60% de niños con anemia, un indicador similar a los países mas pobres de África que no se había revisado desde los 80s, este gobierno tuvo la voluntad política de contrarrestar esto en muy poco tiempo y los resultados hablan por si mismos. Es uno de los pequeños ejemplos. Si hablamos de vías, viviendas o una verdadera planificación del país, que nunca verdaderamente se ha llevado a cabo.

    Que termine su periodo es lo mas lógico y coherente, y luego veremos que pasará en los próximos años. La gente elige porque también piensa y se siente identificada, no son simples borregos. Esa forma de ver a la gente puede ser la peor estrategia para cualquier opositor. Sintonizarse con la gente requiere de mucho, de conocer este país en su verdadera realidad, para convertirse en un verdadero representante.

    Muchos cambios de este gobierno han sido increíblemente positivos, y deben analizarse con mas objetividad y datos reales…. también se debe analizar por qué y quienes están detrás de los que se oponen con planteamientos tan radicales que a veces caen en lo absurdo. A veces olvidamos que los gobiernos anteriores a este fueron inmensamente mas corruptos y entreguistas…la historia no miente….

  6. Lo que veo es que Jeancarlos Canela está más guapo que Carlos Vera y Rafael Correa.

    (Sorry, pero ando totalmente apolítica. Finalmente, cuando tenemos un problema personal o familiar, nos importa muy poco lo que pase fuera de nuestro círculo.

    En Ciudad Juárez las mujeres desaparecen y el narcotráfico masacra despiadadamente a los mexicanos del norte. Mientras, la ex de Tiger Woods dice que ha vivido un infierno por culpa de Tiger.)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s