Cuénteme su sueño, señor Borges

Uncategorized

imagen tomada de wikipedia.org

Más que hablar sobre los límites entre ‘realidad e imaginación’, Christopher Nolan hace un ejercicio cinematográfico para aparentar ambas posibilidades humanas en un solo campo. Eso es lo que importa, la injerencia de una opción en otra y por eso es que en ‘Inception’ no se la puede ver como una obra abierta, de múltiples opciones. Ese universo que Nolan concibió (como escritor y director) se cierra a través de la máxima más humana de todas: ese deseo, ese espacio que se ansía, no es más que el turbulento choque entre la ensoñación y la realidad innegable.

Lo de Nolan es simplemente fabuloso.

imagen tomada de nytimes.com

En “Inception”, un grupo de ladrones de secretos (encabezados por Leonardo DiCaprio) son contratados por el empresario Saito (el gran Ken Watanabe) para ‘incertar’ una idea en el subconsciente de una tercera persona y así conseguir algo a cambio. Premisa sencilla que podría hasta derivar en consideraciones erróneas: “Inception” no es una película de ciencia ficción; toma elementos de la ciencia-ficción para recrear una sentencia fundamental, alrededor de lo que es presente, pasado y eternidad. Tampoco es una película de robos (heist movies, le dicen) en la que varias personas elaboran un plan maestro para enfrentarse a todo un sistema y salir victoriosos con el botín. Esta sería una manera barata de definir la película.

Los sueños son el campo de la lucidez extrema, el espacio perfecto para que Dominic Cobb pueda extraer los secretos, aquellos que se guardan en una bóveda o en una prisión, con un resguardo necesario. Cobb sabe mucho de esto, pero cuando se trata de ‘inseminar’ una idea, prefiere contar con un equipo multidisciplinario, en el que incluye a Eames (Tom Hardy), Yusuf (Dileep Rao), Ariadne (Ellen Page) y su compañero de casi siempre, Arthur (un cada vez más impresionante Joseph Gordon-Levitt), con el objetivo de llegar a los más profundo posible y así implantar una idea, sencilla, clara, contundente, que genere los cambios deseados por Saito. Pero en el camino está Mal (la expresiva y hermosa Marion Cotillard), generando el conflicto requerido para el drama. Lo demás se puede ver con claridad en las dos horas y media que dura la película.

Y ‘claridad’ resulta ser la palabra más interesante. Lo que hace Nolan es mantenerse fiel a ideas muy concretas y eso permite una elaboración compleja de los entramados. El mundo de los sueños, para Nolan, responde a una lógica que permite los exabruptos más descabellados, pero sin salir del campo del sentido común. Por esa razón el filme posee una estructura que no permite enredos. Los sueños se interconectan y las repercusiones de la física de cada estamento son fundamentales. Nolan logra una de las mejores secuencias de pelea en el pasillo de un quinto piso de un hotel, donde las paredes se mueven 360 grados, en la que establece el puente entre las múltiples realidades posibles, pero del nivel de realización ya hablaré.

Cobb lo explica al inicio y da la pauta: las ideas son un virus, y el eterno riesgo del contagio es lo que crea la sinergia. Las explicaciones, si bien se vuelven complejas en ciertos momentos, no llegan al nivel de absurdo que llegaron en “Matrix Reloaded” (esa otra película que juega con la realidad, pero desde una perspectiva más de espectáculo y salvación… algo que Nolan prefiere ignorar: el sueño compartido en ‘Inception’no es un campo de resistencia, sino de catarsis); consiguen crear los contextos necesarios para que cada personaje importante, en este caso los que interpretan DiCaprio, Page y Cillian Murphy, entren en una dinámica en la que todo se transforma. “Inception” es una película que respeta las manecillas del reloj: se planta una idea y se espera que se desencadene. Así sucede con la historia: misión, se crea el equipo, se desarrolla y plan y se lo ejecuta.

‘Inception’ es también una película que entra en los juegos retóricos de Jorge Luis Borges, valor fundamental en la creación del universo. Espejos, laberintos, hijos, tiempo que se abre en un paréntesis cada vez más complejos, relaciones de valor, etc. La influencia principal de Nolan no está en el mismo cine, sino en la literatura. Él mismo ha sido capaz de comentarlo en una entrevista realizada para el New York Times, antes del estreno del filme: “Probablemente Borges. Me gusta pensar que esta sería una película que él disfrutaría. Esto sonaría como una referencia demasiado pomposa, pero la verdad es que él tomó estos increíbles y bizarros conceptos filosóficos –como al del tipo enfrentando al pelotón de fusilamiento, y que quiere más tiempo para terminar una historia en su cabeza, y se le concede más tiempo haciendo que la bala vaya mucho más lento entre el arma y él – y loscolocó en historias cortas y digeribles”. Nolan hace referencia al cuento “El milagro secreto”.

imagen tomada de dsi.uclm.es

El gran ‘pero’ de la historia viene dado por lo que hay dentro de los personajes importantes, y los contextos que se crean por la acción de lo que hay afuera. La lucha de lo interno y lo externo. Ese es el ‘caldo de cultivo’ de la aventura. Lo que Nolan propone es la imposibilidad del control de los sueños y de la lucidez en ellos, pues siempre habrá una pequeña abertura que permitirá el caos y en esos casos una alteración en cada acción. Peor si varias personas comparten el mismo sueño. La tragedia del control y de la diferenciación. Al final todo puede ser lo mismo.

No es nada nueva esta articulación entre los sueños y la realidad, o virtualidad versus verdad. “Dark city” , “The 13th floor” y “Matrix” han abordado estos campos, así como Cronenberg con su “Existenz”… Nolan establece la diferencia al centrarse estrictamente en lo emocional de estos viajes y he ahí donde consigue crear una película donde las actuaciones importan tanto como la trama y la realización.

Como realización, es evidente que mucho de lo que se ve en el filme fue hecho con conciencia durante la producción. Se nota el control del director en los aspectos que la película plantea: todo el proceso de creación de este universo debió estar bien detallado para llevarlo adelante. La interacción de los actores con los escenarios crean la ilusión de contacto con los niveles de los sueños y a la vez le da una verosimilitud bárbara a lo que se ve. Nolan es sin duda uno de los mejores directores cuando se trata de filmar escenas de acción (“Batman Begins” y “The Dark Knight” eran pruebas por sí solas) y en “Inception” las crea con un ritmo tan real como efectivo. Las pequeñas secuencias, los detalles, lo que se ve y lo que se oculta… todo está ahí (Nolan es una versión contemporánea de Kubrick, sin duda). La secuencia final, la de los tiempos yuxtapuestos, es uno de los mejores cuellos de botella que haya visto en el cine… y esos últimos segundo, hágase un favor y deje de pensar en la literalidad del cine, hay algo que se dice ahí y cada cual tiene la necesidad de descubrirlo.

5 comentarios en “Cuénteme su sueño, señor Borges

  1. Una respuesta de la pagina de Facebook: El misterio de los sueños

    Hola! Antes de nada, a quienes no la hayan visto y quieran verla, ¡no lean lo que sigue! ¡Contiene “spoilers”!

    Dicho lo cual, debemos confesar que nos ha defraudado mucho. Esperábamos mucho más de Christopher Nolan; de hecho, “Memento” es un …a obra maestra de la atmósfera pesadillesca. Pero los sueños que nos pinta Nolan son más bien excusas para apilar una escena violenta tras otra sin solución de continuidad. Y eso es lo que nos apena: teniendo a su alcance toda la infinita variedad del Mundo del Sueño, Nolan nos presenta en esencia una película de James Bond protagonizada por DiCaprio.

    Pensemos, sólo como referencia, en otras películas que exploran el Mundo del Sueño: “El laberinto del Fauno”, “Coraline”, “Mirrormask”, “Alicia en el País de las Maravillas”, “Brazil”, “Eternal Sunshine of a Spotless Mind”… Cada una con una atmósfera propia e irrepetible!

    Por no hablar de la cantidad de despropósitos, Deus ex machina que surgen sólo para rescatar la trama del total absurdo. (Nuestro favorito: “su inconsciente está militarizado”.)

    Pero ya se sabe: ¡sobre gustos y colores no discuten los doctores!

  2. Xavier, yo creo que es una cuestión de perspectiva lo que planteas: estamos ante una película de robos empresariales, sólo que suceden en el mundo de los sueños. Yo creo que la misma película ancla estas posibilidades, te las delimita…

    Yo creo que hablar del mundo de los sueños como un entramado de acción está bien. ¿Por qué? Pues porqué no… La atmósfera onírica ha sido siempre excusa de historias bien contadas, fantásticas, etc… Nolan siempre ha apostado por la realidad como parte fundamental de la ficción, y esta película no es la excepción. La propia “Memento” no se escapa de esto, realmente.

    Quizás el punto sea reconocer algo más allá de que “en gustos y sabores no discuten los doctores”, porque por encima de esa correcta precisión, “Inception” no es un filme para todo el mundo, porque no a todos les interesan estas cuestiones sobre robos de información muy importante, peor cómo lo plantea Nolan (con la idea de imprimir una idea en alguien). Es así de sencillo. Yo disfruto mucho de películas de acción, me divierten, me hacen saltar del asiento… y si a esto le unimos la posibilidad de asumir que el contacto entre todos los personajes es lo que vuelve un mundo sin aparentes reglas físicas en un infierno, pues yo lo disfruto mucho más.

    Un abrazo y gracias por el comentario

  3. Cuando uno trabaja a fondo y normalmente de ahí acude a su casa; cuando uno disfruta el tiempo en familia, con amigos; hace deporte o juega playstation… Lo que menos hace uno, al momento de ver una película es desmenuzar la película de la forma en que esta expuesta aquí. Pero a leer un artículo así, puedo comprender mi capacidad de asombro que tuve cuando salí del cine, eso explica las siguientes horas después de verla que pase como idiota tratando de entenderla, pero no por que quisiera, es que simplemente ese vacío que tenía, me liberaba de mi stress. Ahora que alguien desmenuza así la trama me quedan ganas de ver otra que me cause esa misma impresión.. Un abrazo Eduardo… (Brillantes detalles)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s