El drama de la incorrección política (2)

Uncategorized

imagen tomada de ecodiario.elconomista.es

Para Mario Vargas Llosa uno de los culpables de la praxis actual de la cultura, sobre todo a nivel educativo, es Michel Foucault. Y lo aclara con todas las palabras posibles: “En esos días terminaba yo de leer uno de los amenos y sofísticos ensayos de Michel Foucault en el que, con su brillantez habitual, el filósofo francés sostenía que, al igual que la sexualidad, la psiquiatría, la religión, la justicia y el lenguaje, la enseñanza había sido siempre, en el mundo occidental, una de esas ‘estructuras de poder’ erigidas para reprimir y domesticar al cuerpo social, instalando sutiles pero muy eficaces formas de sometimiento y enajenación a fin de garantizar la perpetuación de los privilegios y el control del poder de los grupos sociales dominantes”. Es en esa aproximación a lo educativo que Vargas Llosa encuentra el problema… pero lastimosamente para él, la solución es un retorno a un punto que para él fue el óptimo: esta unicidad del término, esta mirada casi romántica de la cultura, tal como lo señala Gustavo Faverón en uno de los dos valiosos posts que escribió sobre el tema: “Vargas Llosa quiere que se mantengan o renazcan esas ideas de cultura porque ellas permiten cierta jerarquización”.

Hago pausa y cuento algo que supe de boca de uno de los arquitectos más importantes de Quito (y cuyos edificios están, sin duda, entre los mejores que he visto). Me habló de su época como profesor universitario en la Universidad Central, de cómo los miembros de la federación de estudiantes retuvieron durante días al decano de la facultad de arquitectura y de cómo ‘dialogaron’ sobre el camino que debía tomar la carrera. “No les importaba la educación, lo dijeron así”, recuerdo que me contó el arquitecto. “Le dijeron al pobre decano, que se mataba explicándoles que con el dinero que podían conseguir mejoraban las instalaciones y hasta el sueldo de los maestros para traer mejores arquitectos, que lo único que interesaba era que gente del pueblo tuviera el título”, me dijo. Luego le pasaron una lista, casi repleta de apellidos indígenas, y le pidieron que sacara títulos para estas personas. Sí, la profesión como para remontar la opresión social, pero en el camino se crearon profesionales que no tenían idea de la profesión. No trato de ver la perspectiva de Vargas Llosa como verosímil, lo que trato de entender es desde dónde la plantea. Yo llevo años sosteniendo que la derrota política de la izquierda efectista en la América Latina de los 70’s (con sus contadas excepciones) significó el refugio de esa visión en el mundo académico y estoy convencido de que muchas de las incongruencias que vemos a nivel de la educación son producto de ese ‘acabar con las estructuras de poder’, sin realmente establecer un mecanismo práctico.

Y acabar con las estructuras de poder dominante no es algo malo. Es lo mejor que se puede hacer y en ese espacio la existencia de la Internet no puede ser un mejor ejemplo de aquello. Pero automáticamente nos condenamos por los pasos que damos, por el error que cometemos al llevar a la práctica ideas que nunca dejan de ser nobles. Las ideas de la libertad, de igualdad, la creencia en una revolución que transforme todo, no han significado que las cosas cambien totalmente para bien… le han dado a la humanidad un estatus deshumanizante. “Creyendo hacerlo para construir un mundo de veras libre, sin represión, ni enajenación ni autoritarismos, los filósofos libertarios como Michel Foucault y sus inconscientes discípulos obraron muy acertadamente para que, gracias a la gran revolución que propiciaron, los pobres siguieran pobres, los ricos ricos, y los inveterados dueños del poder siempre con el látigo en las manos”, afirma el narrador peruano.

imagen tomada de alfaguara.com

No existe una gran transformación cultural, en los términos que plantea Vargas Llosa, para él estos grandes espacios de transformación se han convertido en pequeños dominios, en la lumbrera de la especialización y eso para él es nefasto. Lo cierto es que el triunfo de lo culto es el triunfo de lo mínimo, de lo reducido, de lo molecular y el mundo avanza en la conjunción de aquellos especialistas, en una consecuencia lógica y hasta democrática del conocimiento. Los ricos siguen siendo ricos, y los pobres pobres, pero a nivel cultural, la tolerancia se ha convertido en la moneda a seguir, y eso, con sus pro y sus contra, no se puede negar… sino celebrar con sus reticencias.

Y es Gustavo Faverón el que define mejor esta posición, en el más óptimo de los casos: “me creo razonablemente capacitado para saber cuándo estoy viendo una gran película,o leyendo un gran libro, o viendo una estupenda pieza de danza y cuándo lo que tengo en frente es una tontería, un error, un resbalón o un aborto (…) Pero también soy consciente de que en todos esos casos, mi posición de observación puede llevarme a un error: sé que no poseer mi forma de juzgar la realidad no vuelve inculto a ningún individuo; sé que una tradición artística completa me puede parecer inatractiva o menor simplemente por mi capacidad de comprenderla; sé que en el encuentro de dos culturas radicalmente distintas, acaso inconmensurables, decidir la inferioridad de una no sólo puede convertirse en un ejercicio arbitrario, sino abusivo y mortal”. Pero lo que no dice Faverón es que la corrección política de la época, si bien te permite esta precisión, te convierte en un ser permeable y te puede llevar al erroren muchas ocasiones.

Vargas Llosa habla de ese error y sostiene, como muchos otros que se ven como lumbreras de lo que es y no es arte (usando términos como “aburrido” o “no me gusta” y racionalizando en el camino) que antes fue mejor… cuando únicamente antes fue distinto… pero esto lo concluiré en un siguiente post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s