El drama de la incorrección política (1)

imagen tomada de sp.upcomillas.es

Mario Vargas Llosa da de qué hablar, una vez más. A veces pienso que no tiene nada más que hacer, pero también creo que lo que propone en sus escritos siempre va a ser considerado o leído con ojos de investigador privado o de científico obsesionado con encontrar la división molecular más pequeña. Esa es una condena que a él le toca pagar y bueno, sospecho que a esta altura del partido es casi una necesidad leerlo de esa manera. Yo no he escapado de eso. Hace poco leía una declaración de él en la que denostaba al Internet y a la luz del artículo que la revista Letras Libres publicara en su edición de julio pasado, puedo establecer una relación entre ese comentario (fallido) y una visión de mundo que, más que ser errada, ignora elementos fundamentales de la humanidad actual.

Titulada “Breve discurso sobre la cultura”, la nota de Vargas Llosa, escrita en abril de este año, intenta dar un repaso sobre la dinámica del término cultura y su praxis. A breves rasgos (haga clic acá para leerla en su totalidad), lo que Vargas Llosa asegura es que “La noción de la cultura se extendió tanto que, aunque nadie se atrevería a reconocerlo de manera explícita, se ha esfumado. Se volvió un fantasma inaprensible, multitudinario y traslaticio. Porque ya nadie es culto si todos creen serlo o si el contenido de lo que llamamos cultura ha sido depravado de tal modo que todos puedan justificadamente creer que lo son“. Sentencia de por sí conflictiva y condenatoria.

Antes de referirme a ella quiero repasar una de las experiencias más extrañas que tuve cuando recién llegué a Quito. La curiosidad me llevó a visitar la Universidad Andina Simón Bolívar, con una amiga que me invitó a participar en una reunión en la que una serie de expertos e ‘intelectuales’ buscaban crear un documento con directrices para enviarlo al (en ese entonces) recién creado Ministerio de Cultura, con la intención de establecer un marco de acción. Para no hacer más larga la historia, recuerdo que no entendí por qué aseguraban que en las reuniones anteriores hasta vendedores de vegetales del mercado intervinieron para que su trabajo sea considerado como un elemento fundamental de lo que es cultura, para que sobre eso actúe el Ministerio. Pensaba (y lo sigo creyendo) que la visión antropológica del término, en el marco de los objetivos que se intentaban (una real generación de políticas públicas de la cultura por parte de una cartera de Estado) sería escasamente acertada. En ese caso el Ministerio de Cultura debería ser considerado Ministerio del Absoluto, porque no hay otra manera de reflejarlo. No sé de ningún documento que se haya entregado al entonces Ministerio de Cultura, que abarque la totalidad de las actividades y experiencias humanas.

imagen tomada de rodolfoybarra.blogspot.com

Vargas Llosa asume, desde una postura totalizadora, el error de esta visión, también errada y totalizadora: “Porque una cosa es creer que todas las culturas merecen consideración, ya que, sin duda, en todas hay aportes positivos a la civilización humana, y otra, muy distinta, creer que todas ellas, por el mero hecho de existir, se equivalen“. El problema de la corrección política nos vuelve seres mucho más dúctiles y eso no sólo significa ser más tolerantes, sino menos capaces de discernir. Discrimar, el acto de rechazar algo por seleccionar otra cosa, como concepto humano, ha sido visto desde hace mucho tiempo como una acción que disminuye nuestra conciencia humana (no me pueden negar que estamos condenados a elegir una cosa sobre otra porque así es nuestra experiencia de la realidad, no podemos estar en dos sitios al mismo tiempo, y elegir algo es discriminar otra cosa, como sentencia de nuestra vivencia de la física)… y eso sí que ha sido un error. Discriminamos siempre, es nuestra forma de enfrentarnos a las cosas que hay a nuestro alrededor… Pero claro, discriminar a la gente es ya otra historia y un acto repudiable que no es un problema del verbo, sino del sujeto que lo ejecuta. Los problemas gramaticales se están resolviendo actualmente negando al verbo, así es más fácil.

El punto es que el comentario de Vargas Llosa se estrella por sí solo cuando empieza a evidenciar una serie de argumentos que nos hacen pensar que la perspectiva que sostiene, muy pobre, es que todo tiempo pasado fue mejor. Para él ya no hay hombres cultos, sino especialistas, y en el camino existe la destrucción de ese concepto casi jerárquico de la cultura, esa división entre culto e inculto es dura, que hasta podría decirse que es inhumana. Para el escritor peruano lo que hay es un viciado intento por acabar con las castas intelectuales, a tal punto que hemos llegado al extremo opuesto. Y creo que si a ese comentario le agregaba la palabra ‘izquierda’, lo único que salvaba a Vargas Llosa era la “fatwa”. Escribe: ” Queríamos acabar cn las élites, que nos repugnaban moralmente por el retintín privilegiado, despectivo y discriminatorio con que su solo nombre resonaba en nuestos ideales igualitaristas y, a lo largo del tiempo, desde distintastrincheras, fuimo impugnando y deshaciendo a ese cuerpo exclusivo de pedantes que se creían superiores y se jactaban de monopolizar el saber, los valores morales, la elegancia espiritual y el buen gusto. Pero lo que hemos conseguido es una victoria pírrica, un remedio que resultó peor que la enfermedad: vivir en la confución de un mundo en el que, paradójicamente, como ya no hay manera de saber qué cosa es cultura, todo lo es y nada lo es“.

¿Cuál es el problema para Vargas Llosa? El enfrentamiento con la época que vivimos, esa a la que se denomina posmodernidad y que para él sólo trae vicios. Aunque de eso hablaré en un siguiente post.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s