Canciones imprescindibles: “Across the sea” – Weezer

Uncategorized

imagen tomada de sanrafaelrokea.com.ar

Probablemente este sea el intento más genuino, hermoso y descabellado por ponerle sonido y letra a la relación entre un músico y sus fanáticos. Lo más interesante de esta canción que escribiera Rivers Cuomo, y que está incluida en el segundo gran (realmente gran, gran) disco de Weezer, “Pinkerton”, es que lo que aquí encontramos es la confesión del artista alrededor de una carta que recibió y que lo removió hasta llevarlo al borde de la reflexión sobre lo que han sido las relaciones para él (incluyendo instancias algo dementes y bizarras).

Cuomo compuso el tema, como casi la mayoría de ese disco, en su estancia en la Universidad de Harvard, donde llegó al final de la gira del primer disco del grupo. No era un momento sencillo para él: se sentía hastiado del mundo del rock and roll y se había sometido a una dolorosa operación para corregir un problema congénito: una de sus piernas era más corta que la otra, por lo que sus huesos fueron fracturados quirúrgicamente para estirarlos lo suficiente. La recuperación no fue fácil y todos esos elementos confluyeron en generar un estado en el compositor que fue preciso cuando le llegó una carta de una fan de Japón, probablemente una adolescente que no podía dejar de escuchar Weezer con fruición. Era 1995.

imagen tomada de audiblevitamins.files.wordpress.com

Across the sea (Rivers Cuomo)

You are 18 year old girl
who live in small city of Japan
and you heard me on the radio about one year ago
and you wanted to know
all about me
and my hobbies
my favorite food and my birthday.

Why are you so far away from me?
I need help and you’re way across the sea
I could never touch you – I think it would be wrong
but I’ve got your letter and you’ve got my song

They don’t make stationery like this where i’m from – so fragile so refined
so I sniff and I lick your envelope
and fall to little pieces every time
I wonder what clothes you wear to school; I wonder how you decorate your room
i wonder how you touch yourself
and curse myself for being across the sea.

Why are you so far away from me?
I need help and you’re way across the sea
I could never touch you – I think it would be wrong
but I’ve got your letter and you’ve got my song

At 10 I shaved my head and tried to be a monk
I thought the older women would like me if I did
you see, ma, i’m a good little boy
it’s all your fault, momma, it’s all your fault

Goddamn, this business is really lame
I gotta live on an island to find the juice
so you send me your love from all around the world
as if I could live on words and dreams and a million screams
oh how I need a hand in mine, to feel

Why are you so far away from me?
I need help and you’re way across the sea
I could never touch you – I think it would be wrong
but I’ve got your letter and you’ve got my song.

imagen tomada de airshowintheforest.files.wordpress.com

Tú eres una chica de 18 años que vive en una pequeña ciudad japonesa
Me escuchaste por la radio hace un año
Y quisiste saber todo sobre mí
Mis hobbies, mi comida favorita
Y cuándo es mi cumpleaños

¿Por qué estás tan lejos de mí?
Necesito ayuda y estás tan lejos, cruzando el mar
No te podría tocar jamás, creo que eso estaría mal
Pero tengo tu carta y tú tienes mi canción

De donde vengo no hay papelería como esta,
Tan frágil y refinada,
Así que huelo y lamo el sobre
Y me desbarato cada vez que lo hago
Me pregunto qué ropa usas en la escuela, cómo decoras tu cuarto
Cómo te tocas
Y me maldigo por estar cruzando el mar

¿Por qué estás tan lejos de mí?
Necesito ayuda y estás tan lejos, cruzando el mar
No te podría tocar jamás, creo que eso estaría mal
Pero tengo tu carta y tú tienes mi canción

Cuando tenía 10 años me afeité la cabeza e intenté ser un monje
Pensé que a las mujeres mayores les gustaría si lo hacía
Pero ves, ma, soy un buen chico
¡Es tu culpa mamá! ¡Es todo tu culpa!

¡Mierda! Este negocio realmente es burdo
Necesito vivir en una isla para encontrar el jugo
Y tú me envías tu amor desde el otro lado del mundo
Como si yo pudiera vivir de palabras y sueños y millones de gritos
¡Oh, cuánto necesito sentir una mano en la mía!

¿Por qué estás tan lejos de mí?
Necesito ayuda y estás tan lejos, cruzando el mar
No te podría tocar jamás, creo que eso estaría mal
Pero tengo tu carta y tú tienes mi canción.

imagen tomada de todo-letras.net

Como todo en “Pinkerton”, disco que el mismo grupo produjo, la dinámica es la de sonar crudo y desprotegido. Quizás por eso la letra juega con todas las contingencias de una voz que canta: desde ese acto de reclamo materno hasta ese trance de perturbadora sinceridad sexual al cuestionarse cómo se tocará una fanática en otra parte del mundo. Cuomo no quiere dejar nada saldado, para él no es únicamente una historia de amor esa relación con los fans, sino un acto de complejidades que no son sencillas de aclarar. Es muy conocido que el cantante y compositor de Weezer es uno de los artistas más conectados con la gente que disfruta de su obra, llegando a generar giras y espectáculos denominados “Hootenanny”, en los que luego de anunciar públicamente dónde va a tocar, le pide a sus fans que lleven instrumentos, y entre todos arman sesiones de jamming impresionantes (Cuomo ha publicado un dvd con uno de estos conciertos).

El ser que está detrás de una guitarra y que aparece en los videos no sólo utiliza un aparente pasado para crear canciones, sino que se permite hacer de ese ayer el motivo para desdibujar cualquier línea posible. Si bien “Pinkerton” es el disco realmente más autobiográfico de Cuomo (tanto que no lo ha repetido en los siguientes trabajos, al menos no con esa sinceridad y oscuridad casi ‘emo’) en “Across the sea” no trata de hablar de él como un ser concreto, sino de ir a un nivel mucho más poderoso. Porque las bajezas reveladas y los traumas heredados no son motivo de canciones de amor, pero en el estado en que la voz se encuentra, evidentemente rechazado por lo que hay alrededor de él, el amor se convierte en decir todo, sin importar las consecuencias. No se puede estar más abajo cuando el dolor condiciona.

Subir, salir de esto, querer acortar las distancias que hay entre dos personas, es un acto de agradecimiento y de condena. Al final, Cuomo sabe que nada de eso sirve, pero dice gracias, porque a pesar del amor de una carta, las palabras, los sueños y los gritos de fanáticas son ideas, conceptos que no son prácticos cuando todo anda mal. En “Across the sea” Cuomo dice: “gracias, pero no”, y eso es lo que sí podría denominarse belleza en estado puro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s