La autocrítica y el caos del escritor

Hace casi un año escribí un post sobre una cadena de librerías que se negaba a vender los títulos de una editorial local (para leerlo, clic acá). Sigo creyendo que es un acto que bordea el absurdo, tomando en cuenta que lo que más se necesita acá es leer a nuestros autores. Eso no ha variado. Lo que cambia, a esta altura del partido, es mi autoreconocimiento como un ser de protesta. ¿Por qué? Porque si bien preferí anunciar una especie de boicot a esa cadena como un acto de rechazo y de justicia, lo cumplí por muy poco tiempo. Es probable que haya ido a esa librería unas cinco veces a comprar algún libro.

¿Lo hice con vergüenza? No. ¿Lo hice con la conciencia de la traición? Desde luego que no. ¿Lo hice como sinónimo de flaqueza? Sería ridículo verlo de esa forma. Había, eso sí, una sensación de derrota en el discurso, pero de una manera inevitable. Pensaba todo este tiempo: ¿para qué mantener un criterio que no va a cambiar nada? Al final se trata de descubrir aquellas acciones que consigan realmente una estructura mejor. Hoy creo que la protesta es un acto signado de no sentido cuando se somete al escrutinio de la praxis.

Y es justamente comprando un libro en esta librería que llego a una suerte de respuesta. En “Ventana al caos”, de Cornelius Castoriadis (Fondo de Cultura Económica, 2008) me enfrento a esos actos que no encuentran explicación sencilla, así como a posibilidades teóricas que se ‘autoniegan’. Y es en la transcripción de una conferencia entre el propio Castoriadis, Octavio Paz, Jorge Semprún y Carlos Barral que deescubro un sentido de conciencia y de práctica (o falta de ella). Ser escritor en un ‘no momento’ como este, tiene sus precisiones. En este caso hasta el consumo cultural (y sus acciones alrededor) tiene sus características. Castoriadis afirma: “Las sociedades occidentales no son sociedades de mercado libre. Sus economías están dominadas por grupos monopolísticos u oligopolísticos (….) Pero un verdadero mercado exige la soberanía de los consumidores y la abolición de los poderes monopolísticos y oligopolísticos”. En ese marco, para el filósofo nacido en Estambul en 1922, lo único posible para vivir en una sociedad realmente democrática y con individuos y colectividades bien fuertes está en reconocer que todo el sistema falla, y que las cosas que buscamos no son ciertas: “Y el mercado ‘libre’ contemporáneo segrega este poder económico constante, como segrega, en medio del nihilismo general, el único objetivo que hay que perseguir en la vida: la acumulación de ‘bienes’ y el aumento de ‘tiempo libre’ que no es tal. Éstos son algunos de los verdaderos problemas que debemos enfrentar”.

Image and video hosting by TinyPic imagen tomada de philosophersapp.com

Ese ‘nihilismo general’, esa abulia que se abre espacio, no es más que la manera de sobrellevar este tiempo resultante de fracasos, de sistemas sociales que no tienen validez (sea cual sea su origen: liberal o marxista) y de estructuras de mercado agobiantes, con decisiones que en muchos casos no tienen una explicación coherente. Lo de Castoriadis es el reclamo a la destrucción del individuo como un consumidor consciente. Y hasta se le podría dar la razón; sin embargo en esta conversación a la que hago alusión (contenida en el ‘ensayo’ titulado “El escritor y la democracia”), me quedo con las cortas y firmes intervenciones de Jorge Semprún, quien con una ligera capa de optimismo llega a afirmar: “… nos vemos confrontados con la necesidad de transformar nuestras sociedades sin ningún modelo de reemplazo (…) Debemos saber que esta crisis forma parte de nuestra manera de superarla. (…) pero hay que reconocer, sin embargo, que vivimos en una época en la cual ocurren cosas importantes a pesar de la ausencia de un gran proyecto colectivo”.

Castoriadis se coloca en el lugar del crítico. Establece la distancia con una labor de creación, pero se anima a hablar de ella. En uno de los mejores momentos del libro define lo creativo a manera de solución y camino; como si así se pudiera abrir el espacio para un espectro de confianza: “La forma artística es a la vez forma del caos y forma que desemboca, directamente en el caos. Es paso y abertura hacia el abismo. Este dar forma al caos es lo que constituye la katharsis del arte”. Para Castoriadis, este dar forma al caos es también creación del cosmos (y aquí se produce la gran imprecisión de su abordaje, pues siendo defensor de la autonomía de la obra, de la obra cerrada en sí misma, al usar la analogía del cosmos condensa la capacidad del infinito dentro de unos límites… pero el cosmos es lo más insondable que existe; condensarlo es un crimen). Al ser la democracia el reino de las reflexiones, el régimen de la doxa, el escritor se erige como centro de una conciencia que podría ser necesaria en tiempos como estos.

¿Pero las conciencias definen acciones o actúan?

Image and video hosting by TinyPic imagen tomada de libreriasdelfondo.com

He ahí mi respuesta en medio del caos. Hace mucho tiempo que un libro no me ponía en este estado; sobre todo porque me permite reconocer mi falta de movilidad en muchas cosas y a la vez me ayuda a reconocer que no importan las imposturas políticas: al final este caos y abismo que creamos es lo que nos mueve. No hubiera encontrado este libro si mantenía con una firmeza de retaguardia una postura que negaba muchas otras posibilidades. Lo leo y lo disfruto. La conciencia del arte es mucho más y mucho menos, al mismo tiempo. La conciencia del ser humano, actualmente, puede ser vista con pesimismo o con una quieta esperanza. Y si escribo es porque ahí puedo manifestar ese caos, porque la escritura en sí es mi ventana al caos, y mis acciones no son necesariamente políticas. No descubro nada nuevo, únicamente siento que alguien me habla y me permite encausar algunas cosas.

La certeza de lo blanco y lo negro nos ha llevado a un punto en el que nada camina con claridad. Nada más que eso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s