Liberaron al Kraken, ¿y?

Image and video hosting by TinyPic imagen tomada de moviesmedia.ign.com

La cuarta (quinta, si tomamos en cuenta que él sí dirigió la primera entrega de ‘The Transporter’) película de Louis Lettelier es una pobre relectura de la mitología griega y de un ‘clásico’ de la ciencia-ficción. Y lo pongo entre comillas porque no es precisamente una obra que haya soportado el paso del tiempo. Pero sí que se sostiene por ser un filme donde lo importante es la aventura. En esta nueva versión de ‘Clash of the Titans’ se utiliza el mito de Perseo para crear una película en la que lo único que importa son las 4 secuencias de acción, que están bien logradas. El resto, pues no vale la pena.

Lettelier, que revivió a Hulk luego de Ang Lee, define a la aventura como una cámara que no deja de moverse y que con rapidez y poca comprensión de lo que sucede, te impide ver la acción que se está dando. Perseo y el resto de soldados de Argos (buscando se deben enfrentar a una serie de escorpiones gigantes y si uno estornuda, no se sabe contra cuántos pelea. Esa es la medida de l experiencia.

La historia, más que predecible, no resiste los momentos de calma. Cuando no pasa nada en ‘Clash…’, realmente no está pasando nada. Gente que avanza, peligro que llega con mayor rapidez y entrenamiento… pare de contar. A diferencia de la versión de Desmond Davis, de 1981, esta vez lo que mueve a Perseo (Sam Worttington… otra vez haciendo de Jake Sully) no es el amor por Andrómeda, sino el deseo de venganza: Hades asesina a su familia y él quiere buscarlo para hacerle pagar los platos rotos. Perseo es un ‘héroe’ muy sencillo, después de todo.

Ni Liam Neeson, ni Ralph Fiennes en El Olimpo (como Zeus y Hades, respectivamente) pueden salvar el agobio de un filme que recurre a todos los elementos necesarios en una película de aventura: el comic relief (un par de hermanos que no hacen reír a nadie), la figura del extraño que asemeja a Chewbacca (la figura cuasi islámica del Djinn o Genio) y una especie de Comunidad del Anillo, que quiere encontrar a Medusa y arrancarle su cabeza… sin llegar a la fortaleza de lo que Peter Jackson hizo en su película. Los dioses ya no intervienen sobre el destino de la gente, la gente ahora decide y la gente (o parte de ella) es la que quiere acabar con la hegemonía divina y reclamar lo suyo. El hombre por encima del dios. Idea nada novedosa, aunque supuestamente fuerte.

“Clash of the titans 2010” quiere alejarse de la versión anterior. Lo hace con los efectos, desde luego (y hasta con un cameo de un personaje adorable de la original, tratado con desprecio)… pero no lo consigue, en definitiva. “Clash…” no era una gran película, pero era parte de esas tardes en las que uno veía televisión y se encontraba con el Perseo, interpretado por Harry Hamlin, sosteniendo una cabeza terrible en la mano, para evitar una catástrofe. En esta ocasión, la catástrofe es inevitable… Porque un filme de aventura no puede ser solo sus secuencias… Porque si una película dice que es en “3-D”, pues ESO DEBE SER… Y porque si has gastado mucho dinero en un filme como este, pues muéstranos las cosas y no hagas que personajes digan: “¡Oh!, perdí esto…” sólo porque no se lo pudo ver bien… A veces ver cómo el dinero se pierde de manera indiscriminada es lo que vuelve a la vivencia del cine en una basura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s