Lo que hay después de la violencia

Uncategorized

Image and video hosting by TinyPic imagen tomada de wikipedia.org

“The Lovely bones” es el último trabajo de Peter Jackson, en el que retoma el tema de los fantasmas o la vida después de la muerte, que ya había sido parte de su filmografía, en la fantástica “The frighteners”, donde Michael J. Fox podía ver fantasmas y se convertía en una especie de investigador con la ayuda de aliados ya muertos. Pero lo hace desde otra perspectiva, porque en el fondo “The lovely bones” no es una historia que quiera hablar de lo divertido. Aquí lo que nos queda es ver cómo sobrevivir lo terrible y cómo lidiar con una violencia que no se explica, que no se entiende, pero que ataca como perro rabioso.

Basada en la novela homónima de Alice Sebold, “The lovely bones” es la historia de Susie Salmon y su familia. Susie es asesinada por George Harvey, un vecino, y desde una especie de cielo personal, ella es testigo de cómo su familia se enfrenta a su desaparición y cómo su asesino pasa el tiempo, cercano al dolor de los Salmon, viviendo como una incómoda bomba de tiempo. Jackson entrega una gran película en los primeros veinte minutos; luego, una vez que Susie (interpretada por Soairse Ronan, que estuvo nominada al Oscar por ‘Atonement’) es asesinada, el filme entra en un agujero extraño, en el que no sabemos qué realmente queremos ver o nos quieren mostrar. El director recurre a la tecnología para ponernos de cara a ese cielo de Susie y al mismo tiempo abre los pasadizos, estableciendo la conexión, a veces con poca suerte, entre los Salmon (los padres interpretados por los contenidos y nada extraordinarios Mark Whalberg y Rachel Weisz), Susie y el señor Harvey (lo único realmente importante en esta película es ver cómo Stanley Tucci se mete en la piel de un ser tan despreciable como el vecino asesino: Tucci lo inmoviliza y lo vuelve frío, salvo cuando se trata del asesinato o la seducción a la víctima. Harvey es un león y no pudo ser interpretado de mejor manera). Cuando estamos captando la complejidad de uno de los escenarios, saltamos a otro y perdemos la pasión. “The lonely bones” es una película compleja que te ofrece todo lo importante de una historia, pero no explota, no revienta, ni llega al clímax en muchas de esas relaciones. Durante una hora y media, la película es un coito interrumpido.

En esa hora y treinta minutos, Jackson abre la puerta a símbolos sencillos, a un juego de luces práctico y a la narración de Susie como el eje de una historia que quizás haga referencia directa a lo compleja que puede ser una vida y un hecho absurdo que arranca toda posibilidad de entendimiento. Jack Salmon, el padre, no va a descansar hasta encontrar al asesino. Abigail, la madre, no sabe cómo afrontarlo. Lindsay, la hermana menor, se vuelve la pieza fundamental del filme, una vez que Jackson recupera el sendero y deja de divagar, los últimos 15 minutos de la película. ¿Se puede sacar algo maravilloso de una historia donde una chica de 14 años es abusada y asesinada? Quizás aquello que motivó al director de la saga “El señor de los anillos” es lo mismo que lo hace tambalear en muchos momentos. Porque ofrecer una versión optimista sobre una tragedia no está mal, pero sí es equivocado no entender que una tragedia mirada con optimismo no deja de ser una tragedia. “The lovely bones” es una película sobre un evento trágico que en ciertos momentos confunde la buena mirada con la negación de la mirada (que incluye un clásico ‘comic relief’ con el personaje de la abuela, interpretado por Susan Sarandon). Y es justo en ese punto que Jackson falla. Hacer una película así no es tan sencillo, desde luego.

Pero el error de Jackson no es tan terrible. Es un buen director y donde él falla, pues muchos caerían en el pozo más profundo, incapaces de salir adelante. No se me ocurre una forma posible de que él pudiera arreglar toda la parte medular de su película, pues esa misma visión noble de la tragedia lo lleva a un final intenso, que habla de una suerte de justicia natural, casi divina, en medio de las relaciones destrozadas.

Susie está muerta, lo sabe y lo dice. Susie quiere a su familia y los observa. Susie odia a su asesino y lo observa también. Y al final todo tiene que arreglarse de alguna manera, aunque ‘arreglo’ no signifique que todo termine bien. Ese es el punto: no hay nada bueno después de un hecho como este, lo que queda es encontrar el camino para volver a la normalidad… y en eso “The Lovely bones” triunfa. Todo nacimiento es doloroso, así como toda muerte. Y mientras estamos apostando y luchamos porque George Harvey tenga su merecido por lo que hizo, la vida adquiere su propio ritmo. Extraño, aburrido, incompleto… pero ritmo, al final.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s