La gente convencional o la gente auténtica

A veces creo que me estoy poniendo viejo. Hay días en los que sospecho que la humanidad no tiene respuesta, que todo lo que hace es producto de un acto de violencia, tan gratuito y egoísta, que ruego porque la selección natural sea una posibilidad en firmey pronta. Hay días en los que asumo que tenemos la gran respuesta y hay algo maravilloso en todos nosotros, en esa especie de motor primario que está presente y que no podemos palpar, que nos mueve a lo grandioso. Tal como dijo Lennon: “Todos somos Cristo, Todos somos Hitler”.

Hoy me calmo al pensar ambas versiones. Trato de ver las cosas con una paciencia extrema que me conmueve. No sé en qué punto se dio el cambio, pero hoy sé que no existe nada más intenso que ver al otro y tratar de entenderlo. Y eso no significa quedarse estático, sino ver las cosas desde un tamiz que no te convierte en alguien superior, sino que te pone al mismo nivel de todos. Hoy lamento la paradoja ‘gente convencional vs gente auténtica’, como quizás mañana vaya a lamentar algo más. Y la lamento porque nos pone en un nivel de desconocimiento del otro, como un acto extremo de falta de imaginación… mi única y real queja en el mundo es que hemos perdido o taponado esa posibilidad de maravillarnos con nuestro pensamiento y creatividad. Por eso nuestras soluciones no involucran nada más que dolor o desmembramientos.

¿Qué hace a una persona auténtica o qué hace a una persona convencional? ¿Casarse, tener hijos, una casa, un auto? ¿Qué hace a una persona exitosa y a otra absurda y loca? ¿Vestirse de una manera, arreglarse de alguna forma o no arreglarse del todo? ¿Qué aspiraciones son las que valen realmente la pena? Podría seguir preguntando, más que nada porque no me queda una respuesta clara. Desde luego que hay gente que no quiere ver más allá, por decisión propia o porque el contexto se ha encargado de eso. Y desde luego que hay gente que quiere ver siempre fuera del foco y asumir que lo que hay afuera es lo mejor y lo más puro, natural… y todos mirando una versión que no es aplicable del todo.

Image and video hosting by TinyPic imagen tomada de sercal.es

¿Y al final qué nos queda? Pues una comprensión incompleta de lo que podemos ser. Y eso es por todo lo que puedes imaginar cuando estás en un embotellamiento en Quito, a las siete de la noche de un viernes… Y hablando de un tema que nos separa, pero que es siempre lo mismo, una y otra vez hasta el infinito. ¿Para qué estamos aquí? Surely not to live in pain and fear…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s