¿De dónde vienen las ideas?

Uncategorized

Libreta roja en la mano, una moleskine, pequeña. Entre en el bolsillo, por lo que me la puede llevar a cualquier sitio. Un lápiz (sí, el lápiz rueda mejor en el papel y eso vuelve placentero al acto de escribir) en otro bolsillo y luego en la mano sobre el papel, dejando en claro que las ideas están ahí, escritas y que luego las podría usar.

Pero las ideas, para llegar al papel deben resistir todo un proceso de discriminación. El reino de las ideas es un reino muy duro, terrible y temible. El reino de las ideas es el reino de la totalidad, en el que la imaginación lucha por obtener cuerpo y vivir de plano en un reino material. Las ideas son como potencias, elementos que están ahí y que quieren estar en otro lado. Las ideas queman, revientan, esperan… Y de lo que se trata es de ver cuál de ellas servirá en definitiva. 

imagen tomada de flickr.com

Las ideas son de todos, no existe posibilidad de que nadie pueda obtener las millones de precisiones que flotan en el éter y conectan con nosotros. ¿Todo está dicho, pensado o escrito? Desde siempre. Lo único que realmente importa es cómo esa idea se golpea con la subjetividad de quien la tiene. Las ideas luchan por llegar a esa persona que las puede necesitar. Nosotros simplemente tenemos ideas y debemos discriminar. Es una lucha por la razón y por lo general quienes la tenemos somos nosotros.

La selección es el acto de revelación divina. No es aceptar la idea como está, es ver su posibilidad de germinar algo. Ella y él están juntos y ella quiere probarse algo,algo que sabemos de entrada no va a poder probarse. ¿Por qué? Tengo el por qué en mi cabeza. Aunque no lo sé a ciencia cierta, me detengo y espero la idea precisa, reconocer en qué punto está el dato que me permita darle sentido a toda la narración. ¿Por qué ella quiere hacer algo de lo que hizo él? ¿Qué desea probar? La pregunta está en la libreta, la narración está interrumpida.

Un día llega la respuesta mirando televisión. Suficiente, cuando las ideas se permiten asociar todo. Si sobrevive ese primer impulso, el resto no interesa. Descansa y se decanta, se nutre de lo demás y se vuelve parte de la historia en su totalidad. Ello lo hace por una razón que no interesa a nadie más que ella por un acto que se desproporciona ante sus ojos. Lo escribo en la libreta y la dejo a un lado. Si resiste al paso del tiempo, la idea es, ha encontrado su forma de llegar a lo que hago. Desde allá, donde habitan los mosntruos, todo es posible.

Luego tomo la libreta y reviso lo escrito. Sistemas y métodos, cuento resuelto y respiración en paz. Nada más resulta interesante después de esa sensación de triunfo… Nada…

4 comentarios en “¿De dónde vienen las ideas?

  1. Me da lo mismo anotar “mis ideas” en una Moleskine o en un mugroso cuaderno Andaluz. Permito que las ideas fluyan y pocas veces las dejo escapar. Aunque, claro, tampoco es que bombardeo mi libreta de apuntes con todo lo que se estacione en mi mente. No hay fórmulas fijas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s