J.D. (gracias…)

Uncategorized
De The New York Times, 3 de Noviembre de 1974
Molesto por la publicación inautorizada de sus primeros y tempranos trabajos, el reclusivo autor J. D Salinger rompió la semana pasada un silencio público de más de veinte años, denunciando y revelando lo difícil que le es lidiar con trabajos que nunca debieron ser publicados en vida.

Hablando por teléfono desde Cornish, N. H, en donde reside, el autor de 55 años cuyo último trabajo publicado en 1962 ha sido “Raise high, carpenter the roof bean” y “Seymour: an introduction” refirió:

“Hay una paz maravillosa en no publicar. Es una tranquilidad. Una calma. Publicar es una terrible invasión de mi privacidad. Me gusta escribir. Amo escribir. Pero sólo para mí y para mi propio placer.”
Aunque acusó querer hablar “sólo minutos”, por más de media hora, el autor que alcanzó renombre literario y el culto de la devoción elevado a causa de su inaccesibilidad luego de la publicación de “The Cathcer in the rye” en 1951, habló de su trabajo, su obsesión por la privacidad y su incierta visión sobre la publicación.
Este encuentro con Mr. Salinger, por momentos cálido y encantador y por otros bastante tenso y escabroso, se cree que el primero desde 1953, cuando le concedió una entrevista a un muchacho para la publicación estudiantil del Colegio de Cornish
Image and video hosting by TinyPic imagen tomada de valentinroma.org
Lo que mueve a Salinger a hablar, en la que dijo una noche lluviosa, fría y ventosa en Cornish, es su visión acerca de las últimas y más severas invasiones a su mundo privado: la publicación de “The Complete Uncollected Short Stories of J.D Salinger Volumen 1 and 2”
Durante los últimos dos meses, unas 25000 copias de estos libros, con un precio de entre 3 a 5 dólares cada volumen, se vendieron primero aquí en San Francisco, luego en Nueva York, Chicago y algunos sitios más, según refirieron Salinger, sus abogados y algunos libreros del país.
“Algunas historias de mi propiedad fueron robadas,” dijo Salinger. “Alguien se las apropió. Es un acto ilícito. Es injusto. Suponte que tienes un abrigo que te gusta y alguien entra a tu armario y te lo roba. Así es cómo me siento.”
Entre 1940 y 1948 Salinger escribió para diferentes revistas, Saturday Evening Post, Esquire y Colliers, incluso dos acerca del turbulento y sensible héroe de “The Catcher in the Rye”.
Prefigurando lo que en sus últimos escritos, los relatos conciernen a jóvenes soldados, muchachos que comen yemas de huevos, chicas con “encantadoras, incómodas” sonrisas y niños que nunca reciben cartas.

Se venden como pan caliente
“Se venden como pan caliente,” dijo un librero de San Francisco. “Todo el mundo quiere un ejemplar.”
Mientras que “The Catcher in the Rye” aún sigue vendiendo un promedio de 25000 copias al año, el contenido de estas publicaciones inautorizadas sólo ha estado disponible en las revistas de algunas librerías.
“Los escribí hace un tiempo ya,” dijo Salinger en relación a los relatos, “y nunca tuve intenciones de publicarlos. Quisiera que murieran de muerte natural.”
“No intento esconder mis pecados de juventud. Es sólo que no creo que merezcan ser publicados.”
Desde abril, copias de “The Complete Uncollected Short Stories of J. D. Salinger Vols, 1 and 2” fueron reportadas de ser traficadas en persona por a librerías por 1,50 cada pieza, por hombres que siempre decían llamarse John Greenberg y venir de Berkeley, Calif. Las descripciones varían de ciudad en ciudad.
Un traficante Andreas Brown, director de Gotham Book Mart en Nueva Cork, que ni él ni sus asociados pensaban meterse en problemas por esta empresa ya que, como cuenta Mr. Brown, “siempre estamos a tiempo de negociar con los abogados de Salinger y no volver a hacerlo.”
Mr. Brown, que describió al joven como un “hippie, del tipo intelectual, típico estudiante de Berkeley,” dijo, “que le preguntó por qué lo hacían y que le respondió que era un fan de Salinger y que creía que los relatos debían estar al alcance del público.”
“Le pregunté cómo creía que podría sentir se Salinger” y me dijo que “si pensamos en hacer los libros lo suficientemente atractivos, no deberían importarle.”
Gotham se rehusó a vender los libros y alertó a Salinger del hecho.
“Es irritante,” opinó Salinger, quien dice aún poseer los derechos de autor de los relatos. “Es verdaderamente irritante. Estoy muy enfadado.”
Según Neil. L. Shapiro, uno de los abogados de Salinger, la publicación o venta de los relatos sin el permiso de Salinger viola la Ley Federal de derechos de autor.
Un juicio civil en nombre de Mr. Salinger contra “John Greenberg” y 17 librerías de largo alcance – entre ellas, Brentano’s , fue abierto el último mes en la Corte del Distrito Federal alegando violación a la ley de derechos de autor.
El autor busca un mínimo de 250000 dólares por daños y perjuicios y desagravio personal.
Desde entonces, los relatos gozaron de la venta inautorizada y según Mr. Shapiro, aún cabe la posibilidad de un pago de 4500 a 90000 dólares por libro vendido. La acción legal posterior fue llevada a cabo contra las librerías en todos lados.
El misterioso editor continúa prófugo.
“Es asombroso que ni las leyes o las órdenes puedan hacer algo al respecto,” dijo Salinger. “Por qué, si te roban un viejo colchón de tu ático, en seguida encuentran al culpable, en este caso ni siquiera lo buscan.”

El debate
Al argumentar su oposición a la re publicación de sus primeros trabajos, Salinger acusa que fueron el fruto de un período en el que intentaba empezar a ser escritor, escritos febriles, “destinados a las revistas.”
De pronto, se interrumpe.
“Esto no tiene nada que ver con este tipo Greenberg,” dice, “Sólo intento proteger la privacidad que he perdido.”
Desde hace años, muchos periódicos y revistas envían corresponsales a su casa de campo en Cornisa, pero el autor da una vuelta y se aleja si alguien se le acerca en la calle, y se dice que se enemistó de algunos amigos porque han hablado con los reporteros. Ha habido artículos acerca de su correspondencia, sus compras y su vida de reclusión, pero nunca entrevistas.
Pero la semana pasada, respondió a un cuestionario de preguntas que temprano en la mañana le acercó su agente literario en Nueva Cork, Dorothy Holding.
¿Espera volver a publicar pronto?
Se hace una pausa.
“No sé qué tan pronto lo haga.” Vuelve a hacerse otra pausa y luego Salinger empieza a hablar rápidamente acerca de lo mucho que está escribiendo largas horas, todos los días, y dice no tener compromisos con nadie para un próximo libro.
“No es que necesariamente quiera publicar póstumamente,” dice, “pero me gusta escribir para mí mismo.”
“Pago por esta actitud, Soy conocido como un extraño, un tipo distante. Pero todo lo que hago es tratar de protegerme a mí y a mí trabajo.”
“Sólo quiero que esto acabe. Es intrusivo. He sobrevivido a muchas cosas,” dice en lo que sería el fin de la conversación, “y probablemente sobreviva a ésta también.”

Por Lacey Forburgh (entrevista tomada de laperiodicarevisiondominical.wordpress.com)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s