Lecciones de David Foster Wallace: cómo hacer una reseña sobre autobiografías

Uncategorized

imagen tomada de bibliotecaoculta.es

La lectura se vuelve, como casi siempre, un acto de desplazamiento. Fer me cuenta que lee ‘Hablemos de langostas’ de David Foster Wallace a escondidas, que lo hace por muchas razones que no valen la pena aclararlas acá porque son de ella y no mías. O lo amas o lo odias. Y ella, envuelta en la lectura me cuenta de lo fabuloso que es el libro y yo que acepto su postura, porque lo veo de igual manera. Entonces llega la relectura y la maravilla de ese texto llamado apropiadamente “Cómo Tracy Austin me rompió el corazón”, de 1994.

La lección es firme y de varias posturas. DFW lo comenta desde la pasión del joven que se deja llevar por eso que le sabe a fábula y a recuerdo cercano: Tracy Austin como la niña tenista que ganó todo lo imaginable y a gente más grande que ella hasta los 21 años, allá en los comienzos de los años 80. ¿Cómo un acto de genialidad no podría ser atractivo? ‘Beyond Center Court’ es el libro que DFW lee y que le rompe el corazón. En ese libro de Austin, con la periodista Christine Brennan, se busca dilucidar lo que hubo detrás de una carrera exitosa y a la vez aparatosa (el esfuerzo físico significó para la joven Tracy una serie de lesiones; eso sin contar con la mala suerte que le tocó vivir: incluso fue atropellada en alguna ocasión), pero en el camino se cae en lo que la reseña sentencia con amargura: “El libro está muerto porque no comunica ningún sentimiento real y por lo tanto no nos transmite ninguna impresión de una persona consciente. No hay nadie al otro lado de la línea”.

La dureza en sí misma, sin duda. ¿Cómo un libro le puede hacer justicia a una carrera impresionante? Quizás sea imposible y DFW ensaya varias respuestas, luego de atacar sin misericordia su publicación, porque (y esto es lo mejor de todo) no existe nada más en el ánimo que aplacar toda la ira que produce un corazón roto. La revisión de DFW sobre la autobiografía de Austin es la concreción de una idea mucho más poderosa: siempre el sujeto determinará desde sus pasiones, ideas y certezas, los juicios sobre lo que lee. Seleccionar historias de atletas de élite, de seres capaces de generar un esfuerzo en lo físico, que para muchos se vuelve algo imposible de realizar, es enfrentarse a los dioses y estropearlos. DFW humaniza la experiencia y pone la base sobre lo que debería ser una reseña: rebajar todo al ser, al individuo. La verdad es que quisiera leer el libro de Austin y no por las mejores razones, sino para comprender el extremo de la decepción. Para DFW los atletas son tan capaces de manejar su organismo hasta extremos y eso es suficiente para su figura, o son unos imbéciles que sólo pueden hacer eso. El análisis llega a su mejor punto con las transcripciones de algunas oraciones del libro de Austin:

-“Con 2-3 en el marcador, le rompí el servicio a Chris, luego ella me lo rompió a mí, yo se lo volví a romper, así que íbamos 4-4”.

-“Todos los atletas profesionales tienen que estar muy bien preparados mentalmente”.

– “Hay un pequeño extra que algunos estamos dispuestos a dar y otros no. ¿Por qué será? Yo creo que es el desafío de ser el mejor”.

imagen tomada de all-about-tennis.com

¿Qué se puede esperar de ese tipo de afirmaciones? Pues la impresión de que una lectura es un acto de revelaciones, a veces duras y necesarias. En un artículo como este uno puede obtener mucha claridad acerca del acto lector y espero que consigan leer este texto de David Foster Wallace y reconocer la lucidez empaquetada con una nula pretensión intelectualoide.

Un comentario en “Lecciones de David Foster Wallace: cómo hacer una reseña sobre autobiografías

  1. Y por que se mueren los pocos David Foster Wallaces del mundo y no los…..y las………
    No voy a decir nombres de escritorzuelos famosos aburridos y pretencioso porque ya todos tenemos los aborrecidos llamados nuestros.
    Saludos. Lo leo a escondidas por el trabajo…nada mas..ademas la clandestinidad le da un mejor sabor a casi todo.
    Saludos. Me gusta cuando escribes de escritores talentosos, no de los otros jiji..el raye, tenia que incluir el raye..la bromita..no te enojes..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s