Rubber Soul (Remastered)

fp8sjt

imagen tomada de tinypic.com

El primer gran álbum de los fab four y a la vez la evidencia de que un grupo como ese quizás sabía que su existencia tendría un final muy cercano. “Rubber Soul” es el disco de 1965 que entró a los charts en 1966 y que marcó un punto de ruptura en el trabajo de la agrupación, pues por primera vez hay un proceso de equipo, un esfuerzo común (no sólo a nivel compositivo), que generó una obra que mantiene un espíritu unitario, una calidad sonora que en la edición del 2009 simplemente mejora y da la certeza de que quizás en ese grupo no sólo se unieron cuatro músicos excepcionales, capaces de crear grandes temas, sino una serie de colaboradores que le permitieron a este álbum ser uno de los mejores en la discografía de la banda.

Este trabajo de un mes (del 12 de octubre al 15 de noviembre de 1965) es un cambio drástico en la dinámica de la banda, pues ya no importaban las sesiones matinales, sino tener todo el tiempo y el estudio a disposición sin problemas, por lo que las madrugadas se convirtieron en el horario preciso. Eso alimentó no sólo la calma dentro de un trabajo que les exigía rapidez y control, sino la libertad absoluta para llevarlo adelante. Por ejemplo, la última sesión (que fue desde las 18:00 hasta las 07:00 del día siguiente) les sirvió para darle forma completa a Girl, You won’t see me y ponerle los últimos toques a Wait y I’m looking through you.

Esta nueva versión, que de entrada le da mayor nitidez al sonido, así como volumen, nos enfrenta a un disco con un sonido compacto, escasamente comprimido, donde el aire familiar se vuelve el reflejo de la placidez con el que se realizó. Muy aparte de John , Paul, George y Ringo, sólo George Martin y el ‘roadie’ Mal Evans tocan en el disco y esa sensación de familiaridad hace que el conjunto emocione en casi todos sus tracks. No sólo se trató de un cambio en la perspectiva de los compositores, sino de una nueva aproximación al acto de arreglar y ejecutar canciones.

Todavía con tecnología de 4 canales, los Beatles grabaron una pista base a la que luego le agregarían voces y arreglos. En casi todas las canciones se utilizó eso, salvo en Michelle, que les significó premezclar los 4 canales para dejar uno libre, en el que le agregaron el bajo, una guitara acústica y ese hermoso solo de eléctrica.

Drive my car: Los mismos jóvenes de siempre haciendo un tema de ‘humor’ con el que sabían que la música no era simplemente tomarse en serio la capacidad de armar algo con sentido. Sin embargo, este tema de rock (de la factoría McCartney) sobresale por una insistente línea de bajo y guitarra que le ofrecen un groove indiscutible. El solo (hecho por ¿Harrison o McCartney?) es una de las primeras veces en que el slide suena en una canción de Los Beatles. En esta nueva versión, el brillo de la batería nos obliga a reconocer que Ringo no sólo fue una pieza accesoria, sino un elmento importante en la ejecución de las canciones.

Norwegian wood (This bird has flown): Introspección pura. Lennon jugando a ser Dylan y hablando de las aventuras que tuvo fuera de su matrimonio. Probablemente exista una ayuda de Paul en parte de la canción, que mantiene su carácter acústico y un apoyo magistral del sitar en manos de Harrison, quien sin saberlo tocar todavía buscó las notas, las encontró y le puso un micrófono al instrumento. Al final, el fuego se lleva todo, como si tuviera la necesidad de borrar las evidencias y la canción se consumiera por sí sola.

You won’t see me: Quizás un desperdicio de McCartney, quizás una obra discreta y sencilla. Al igual que Lennon, él aprendió que quizás las canciones que hablan de uno podrían tener un mayor impacto por el arranque de sinceridad presente. Como muchas de sus colaboraciones en Rubber Soul, esta canción habla de su relación, ya en turbulencia, con la actriz Jane Asher. El piano es la fuerza motora de la canción, así como el bajo; pero en esta nueva versión, las voces de coro adquieren un protagonismo que antes no existía.

Nowhere man: Otra vez Lennon, con una de sus mejores letras (“Nowhere man, please listen don’t you know what you are missing / Nowhere man, the world is at your comand”). Armonía vocal que no deja espacio para desentenderse de la capacidad de los músicos y en esta ocasión una entrada de los instrumentos que no suena al golpe improviso que aparecía ene las versiones sin remaesterizar.

Think for yourself: Harrison pidiendo que la gente piense por sí sola y Paul grabando dos bajos: uno normal y otro con una distorsión similar a la de Keith Richards en Satisfaction. Este disco muestra de plano la capacidad envidiable de Ringo en armar arreglos percusivos con varios instrumentos, aportando un tono más ameno a las grabaciones.

The word: Hippismo puro. Un funk duradero, con una voz de Paul que parece quebrarse en cada compás. Piano fabuloso y Lennon cantando como si estuviese a tu lado.

Michelle: Una canción de broma de Paul, que contó con el apoyo de Lennon. Querían ser miembros de la canción francesa y armaron este mamotreto que en su versión 2009 permite percibir de mejor manera la relación entre bajo y batería (incluso en la parte final, cuando la canción baja la velocidad). Los coros son preciosos y precisos.

What goes on: Canción de Lennon, con parte de la letra de Ringo. Aquí escuchamos al baterista en todo su esplendor, tocando compacto y con fuerza, en una mezcla que pone a lo rítmico en un lado de los parlantes y a las guitarras al otro. Los Beach Boys parecen ser referencia en esta época, por lo que los coros se vuelven parte importante del desarrollo de las canciones. Quizás ésta es la que evidencia una mayor cantidad de mejorías en su nueva versión. Tiene una frescura que muy pocos temas posee.

Girl: La versión de Lennon de algo ligado a Michelle. Esta vez una mujer, el dolor, música europea, balada de siempre. Sin embargo, para John no hay vuelta atrás, se trata de revalidar lo que siente, lo que es parte de él. Su voz es lo que mejor suena en esta versión, que sigue manteniendo un último párrafo atípico para una canción pop: la reflexión sobre el placer y la culpa, desde la perspectiva cristiana. Y luego ese solo que nos obliga a bailar como griegos y a romper platos.

I’m looking through you: Paul podía hacer obras maestras, y también lo contrario. Luego de un disco más explotaría su potencial concreto, pero en este se lo ve más centrado en su papel como músico y la composición se vuelve algo, si bien sincero, torpe. Este podría ser el tema que no ha sabido envejecer.

In my life: Belleza pura. John cantando sobre ese pasado que ha sido dolor, desesperación y abandono. La canción suda esa decepción en cada compás. El tema llora y abruma. Voces en armonía y Lennon cantando como si pudiera convertirse en vehículo de su pasión. En esta nueva versión sobrevive con fuerza la guitarra de Harrison y el golpe del redoblante de Ringo (sobre todo en el solo, tocado a escondidas y con perfección por George Martin, quien se los mostró a los Beatles cuando llegaron al estudio y quedaron encantados).

Wait: No había tiempo y tampoco muchas canciones. Los Beatles desenterraron este tema de las sesiones de Help! y le dieron una nueva forma que calzaba a la perfección con el espíritu íntimo del disco. Probalemente la estrella de esta canción sea Ringo, con su trabajo en maracas y pandereta.

If I needed someone: Harrison diciendo que si necesita algo te va a llamar. Está hablando de él, quizás de su relación con los otros miembros del grupo, con el hecho de estar rezagado en la composición. Hoy la guitarra de George suena con fuerza, una presencia que reafirma su caracter de eje medular en su proceso de composición. Todo suena perfecto en esta nueva versión: voces, bajo, batería, guitarra de Lennon (sobre todo en el solo de Harrison, adquiriendo un color que antes no tenía). Es un asunto de perfección y el tema lo consigue.

Run for your life: Hasta las porquerías de Lennon tienen su contundencia. Un tema que no reviste de importancia y quizás el peor cierre de un álbum, a no ser por las armonías vocales de los tres beatles cantantes, que hacen de esto algo con cierto valor. La nueva versión se esfuerza por darle presencia a este, el punto fuerte de la grabación.

Así, 14 temas se juntan y crean algo que perdura. La tecnología sólo ha conseguido que suene como debería sonar, nada más que eso.

Anuncios

2 comentarios en “Rubber Soul (Remastered)

  1. Y nunca me canso de escucharlos … gracias por este post. (y configura esto para que al comentar salga otra ventana, así no se interrumpe la cancion!)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s