El Estado de las cosas

Uncategorized

Hoy es día de marchas. Y la pregunta que me hago es ¿por qué son los que antes estaban con el Gobierno los que están saliendo a las calles a reclamar? La respuesta podría ser muy obvia, pero estamos en capacidad y es nuestro deber dejar esa obviadades de lado. No es justo para ninguno de nosotros.

¿Qué es la democracia para un país sudamericano? Es el hombre que está al borde del precipicio. El que se sostiene de la delgada raíz de un árbol para no caer, una especie de Indiana Jones del infortunio. Ese hombre es el que decide en última instancia si aceptar o no la ayuda de una mano que surge de la nada, porque se trata de sobrevivir. La democracia se ha reducido al simple acto de elegir y hemos olvidado que las elecciones sociales (sea el motivo que sea) no siempre reflejan un sistema en particular, sino unas condiciones particulares. No importa la tendencia existente, se trata ahora de entender que la democracia es más que una simple percepción de popularidad, de seguro basada en algo que no necesariamente se puede decir que sea bueno. Por eso el mismo sistema ofrece varios mecanismos adicionales para que se mantenga con cierta corrección

Ojo: elegir no es lo único de la democracia, pero sí parte importante, pero no lo único; repito, no lo único.

¿Alguien ha averiguado el rating de un programa como el de Laura Bozzo? No me asombraría descubrir que es muy alto, pero no por eso voy a pensar que es bueno. La elección no se mide por argumentos válidos todo el tiempo, hay muchos factores en esa parte del proceso, que es el inicial, pero no el más importante.

Entonces, en esa dinámica, me pongo a pensar en los conflictos actuales, en todo lo que detonan (desde acusaciones de ser utilizados por fuerzas o agrupaciones contrarias al Gobierno, así como rumores de golpes de estado que se darán en cualquier momento) y en todo lo que está en juego. Mucho, sin duda mucho. Hay un nuevo intento de hegemonía que se está jugando el pellejo y es justamente la gente que estaba a su lado la que marca el beat.

Insisto con eso en no caer en la torpeza de razonar esto desde lo sencillo. Nada de la política ecuatoriana puede ser visto con ojos sencillos, especialmente con este régimen que ha conseguido drenar sus actuaciones en contra de la Constitución (declarándose defensores de la constitucionalidad y las normas) y dejarlas pasar como si nada. ¿Un ejemplo? Lo que en su tiempo de Ministro consiguió Gustavo Larrea al darle la vuelta a una serie de diputados alternos para ponerlos de su lado y que éstos ocuparan el puesto de sus respectivos principales (gracias también a una maniobra maestra del entonces Tribunal Supremo Electoral, que los destituyó del Congreso). No me vengan a decir que no pasó nada, porque lo que un Gobierno nunca debería hacer es pensar que la gente es estúpida y puede cargar lo que sea. Lastimosamente para algunos en el poder, en estos tiempos de tecnología, las maniobras goebbleianas de comunicación pueden ser fácilmente invalidadas gracias a los espacios incontrolables para la comunicación. La verdad nunca fue una y este tiempo está aquí para demostrarlo.

Bueno, ¿por qué entonces la que hace un par de años era la Secrtaria de Comunicación del Gobierno se pasea por medios diciendo que este Gobierno es traidor? ¿Será porque lo es? Es un poco exagerado decirlo. Es más seguro asumirlo como un Gobierno que busca que el Estado tenga el control de todo, sin necesariamente haber hecho todo lo requerido para cambiar la capacidad de acción y de respuesta estatales; pero de ahí a ser traidor, no. Sin embargo, hay alguien que se siente traicionado. Y lo cierto es que si los movimientos o clásicos defensores de una perspectiva de izquierda son los que saltan en contra de un Gobierno afianzado en eso del socialismo del siglo XXI, es porque se deben sentir mediamente engañados y medianamente fortalecidos para hacerlo. Ahí está, reflexión obvia. Pero no puede ser la única.

Porque siempre que hay un descontento que se mide en las calles, hay una mano meciendo la cuna a su propio antojo y beneficio. Y eso, señores que todavía se hacen llamar “forajidos”, fue lo que pasó con la salida de Lucio Gutiérrez del poder (por cierto, ¿por qué sigue teniendo vida política este tipo? Por algo muy sencillo en la política ecuatoriana: la existencia del otro, del enemigo, que siempre te puede ayudar): Gente en Guayaquil fue la que consiguió mover las piezas aprovechando la situación en Quito. León Febres Cordero a la cabeza. Yo estaba de cobertura periodística en su casa cuando sucedió esa salida y pude darme cuenta de que mientras mucha gente asumía que eran los responsables, lo cierto es que la negociación política se dio desde Urdesa. Diez minutos después de que Miguel Orellana (yerno de León) se me acercara y me dijera, con su deseo de hacer público esto, desde luego, que ya Lucio estaba afuera, pudimos ver por televisión que los miliares le habían retirado el respaldo. Los movimientos ciudadanos en las calles no son más que vehículos de algo que está más atrás.

Y este Gobierno está con miedo, un poco al menos, sino no habría tanto alboroto por las bases en Colombia, o no estudiaría la posibilidad de recibir aviones Mirage de Venezuela (carrera armamentista, el segundo paso de toda inversión social, ¿no? ¿Es el Gobierno protegiendo el país o su proyecto político?). Miedo porque hay cosas que ha hecho muy mal, como por ejemplo armar toda una estructura pegada con chicle, que ha visto como muchas de figuras han terminado afuera (Acosta como el Trotsky, aunque él prefiere quedarse callado, pero en el fondo debe sentir esa real traición), que la gente que ha hecho mucho por ellos recibe de alguna forma una patada en el culo, que los medios revelan sus manejos oscuros y ellos en lugar de negarlos, atacan las intenciones de los medios (más allá de los deseos mediáticos se encuentran los esqueletos en el clóset de los funcionarios gubernamentales, que deben ser muchos, o ¿somos como el tipo de Mememto y olvidamos a corto plazo? ¿Qué hay de Quinto Pazmiño? ¿No es extraño que el Ministro Patiño esté involucrado en dos grandes casos de grabaciones gubernamentales, ya sea en vídeo o en audio?). La estructura que llevó a Rafael Correa al poder es tan endeble que las fisuras se están viendo.

Ese es el principal problema del momento. La creación de un modelo (bueno o malo, la realidad es que como todos tiene cosas buenas y otras terribles) ha significado la aparición de ciertas estrategias o uniones ficcionales. Los enemigos del régimen de seguro se están aprovechando de eso ahora, de maniobras mal hechas y de reuniones en torno a un ideal que no existe más allá de una mísera campaña de marketing. Esta situación no es una arremetida de los poderosos, es la definición absoluta de que en este momento de la humanidad, el pensamiento o la visión de que el ideal está por encima de cualquier acción no sólo es criminal (como siempre lo ha sido) sino imposible. Y son los poderosos en contra del Gobierno los que están aprovechando un hecho que no se puede negar: los arreglos e inmoralidades de siempre de un régimen que juró desde campaña que no sería igual a los otros. La realidad desigual y la perspectiva errada de manejo de los gobiernos anteriores dio pie a gobiernos como el que tenemos ahora. En cualquier momento aparece el contragolpe, también como reacción.

Lo que yo veo hoy es el inicio de una serie de síntomas que me quiere decir que el Gobierno o cambia o algo de él deberá ser extirpado … y esos procesos son siempre dolorosos. Al final del día, si alguien nos da la mano para sacarnos del precipicio no ha hecho nada que otro no haría. Una decisión trae siempre varias decisiones como consecuencia y eso nos pasa hoy: estamos viendo las consecuencias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s