Nothing is real…

Sin categoría

“No one I think is in my tree/ I think it must be high or low…”

John Lennon

Tomo la palabra. Gente importante dice cosas importantes. Me las repiten. Escucho. Pienso. Desde hace varios días el concepto de equilibrio ha venido a ser una pregunta abierta en mi cabeza. Peleas, ¿por qué? Porque hay mucha intrasigencia en mi forma de ver las cosas. Miento. Había. “Tu blog no es el mismo de antes”, me dicen. Asiento. Me lo he preguntado con calma en estos días. Una explicación debe existir, desde luego. Quizás mi permanencia en Quito me haya hecho experimentar una realidad cultural que no me esperaba. Esa puede ser una razón. Las expectativas no se cumplen y todo se repliega. Quizás sea que no entendí jamás que las decisiones políticas no rozan la inteligencia y recién hace poco me di cuenta que desesperarme por las ideas de gente que conozco y quiero, y que considero listas, es un acto estúpido de mi parte. Concebir todo en una perspectiva de dos, una dualidad innecesaria, no es una actitud lógica. Hay más que los criterios y las razones. La vida es otro cúmulo de cosas.

¿Por qué me doy cuenta de eso ahora? Por todo lo que ha pasado, por la gente que se ha acercado a decirme cosas de buena y mala manera. A criticarme y celebrarme. Entiendo ambas perspectivas, las comparto. Pero ahora que lo veo todo con la propiedad debida me cuestiono. ¿Qué es este blog? No lo sé, pero sé para lo que ha servido, para descubirir cosas de mí, descubrir cosas de otra gente que hoy acepto como mis grandes amigos,  para equivocarme, corregir y volver a intentarlo. Vanagloriarse mediáticamente quizás no sea lo adecuado, pero es una posibilidad del formato: abrirse por esta vía tiene sus riesgos… pero todo tiene su riesgo. “¿Ahora el blog es una empresa de relaciones públicas?”, me pregunta una de las personas que más quiero en el mundo (más porque es capaz de reclamarme lo que considera que estoy haciendo mal). ¿Por qué no? Todo lo que haces no deja de ser referencia o elemento a considerar para los que te rodean, y no precisamente porque busques llamar la atención: abrir la puerta a la gente que viene detrás de ti y hacerlos pasar puede ser visto como un gesto respetable o como un absurdo. Todo va a depender de la lectura que se la haga. Más habla de uno mismo la lectura de un hecho, que del hecho en sí.

Hoy celebro mi error y trato de verlo con más calma. Prefiero el cambio, ser un ente estático me aterra, ser un ente que no arriesga también. ¿El blog es distinto? Desde luego, porque yo he cambiado todo este tiempo. La claridad surge de cierta reflexión necesaria. “Espero que no te arrepientas”, me comentan. No sucede así, para nada.

Play, The Beatles suenan. El mellotron da el inicio. Fa y la caída de sus séptimas. Lennon canta sobre él y lanza la invitación para compañarlo a ese lugar donde nada es real y nada debe ser un peso. Puede ser un genio o un tonto, high or low, pero eso no interesa, quizás nunca ha interesado eso. Salvo el reconocimiento y la certeza de que el contacto con el otro siempre resulta beneficioso. Ya sea en la vida, en una canción, en un libro o en un blog.

Siempre es bueno levantarse con otra melodía en la cabeza.

5 comentarios en “Nothing is real…

  1. bien, una nueva casa un nuevo lugar, una nueva forma de ver las cosas…salud!!, la plena nada es real..strawberry fields forever

  2. Blogger no fue el responsable de lo que te sucedió. Un usuario “amigo” (o alguien del que hablaste mal) puso la queja y Blogger tiene la obligación de atenderla. Por eso existe la barra de color donde está: “marcar el blog”, si se le pica llega a los administrativos de Blogger. Esto es lo que sucedió. No es Blogger, es el usuario que te denunció. Todo mundo sabe esto, por ello hay infinidad de blogs donde se habla de todo, pero como nadie los denuncia ahi sigue.

    A ti te dieron una advertencia, nada más, no te lo quitaron. Hubieras podido escribir a Blogger y contar lo sucedido, y listo.

  3. Estimado Armando, le agradezco el comentario. Quizás le debo responder que ni siquiera creo que haya sido una advertencia de blogger la que me llegó, sino más bien una amenaza de alguien que se sintió ofendido por algo que escribí (ni siquiera voy a pensar si es un justa razón o no… porque hasta ahora he tratado de no ser ofensivo con nada ni nadie) y decidió mandarme un mensaje…

    ¿Cómo lo sé? Por dos factores determinamtes. 1) Cuando blogger me ha notificado algo en los 5 años que estuve con el blog ahí, siempre lo hizo a mi correo electrónico. 2) La carta/comentario enviada tiene un par de palabras mal escritas (como me lo ha hecho notar una amiga).

    Lo real de todo esto es que hace meses tenía el deseo de cambiarme a wordpress. Ahora me gusta esa posibilidad de tener la certeza de que los trolls pueden ser identificados, por esta vía. La coyuntura me hizo decidirme de manera definitiva.

    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s