El huracán en medio de las palabras

imagen tomada de piedepagina.com

Siempre existe una gran posibilidad en la literatura. Aquella que se resume en el placer del lector y la pasión del escritor. Cuando se produce la unión de ambas perspectivas, uno siente que hay algo justificando la existencia. La lectura es un acto liberador, en medio de la tragedia que aparece en lo que se lee, en ese sino, en eso inevitable que rodea a los personajes y que quizás engloba también al universo que toma ese libro en sus manos e intenta recrear en esa ficción, encontrando su utilidad en el ‘mundo real’. No una utilidad práctica (como si fuese el sartén para freír un huevo), porque no es lo ideal. Es preferible descubrir en el libro la constancia de la humanidad desde una visión del individo. El escritor peruano Alexis Iparraguirre lo consigue en su libro “El inventario de las naves”.

Inicialmente uno debe partir del agradecimiento. Porque sin duda un buen libro se agradece, se lo celebra, se lo disfruta. Yo estoy en esa etapa en este momento. “El inventario…” no es sólo la recolección de varios cuentos, es plantearse la idea de la tragedia como inevitable; encarcelando la noción de la libertad de los personajes. Existe, sin duda, pero en medio de circunstancias atroces, la alternativa queda marcada: todo se delimita en tomar o no la decisión. En ese sentido, el libro de Alexis es una reflexión ante aquello que no se entiende, pero se vive, sofoca, agobia. El desastre natural, en este caso. Un gran huracán (o varios) que destroza el barrio, la ciudad. Todos los cuentos se relacionan, creando una obra, tal como escribe Diego Trelles Paz en la contratapa: “a medio camino entre el libro de relatos y la novela”.

Momentos, viñetas, situaciones inexplicables (ese es el universo central) en medio de la tormenta que se avecina, que sucede y que deja secuelas. En sí al libro se lo puede leer como esa radiografía extraña de cómo lo inexplicable es un hecho en el medio de una serie de hechos o personajes que tampoco tienen una lógica mundana ideal. Pitonisas, intelectuales, asesinos que van dejando la marca y que buscan crear la paradoja de Dios, sustancias que generan una ficción dentro de la ficción, posesiones, jóvenes investigadores, elucubradores de biblioteca, ancianos que encuentran algo de vida en medio del desastre, francotiradores asediados por el mismo caos… todos son conseucencias y justificaciones del desastre. No se trata de ver cómo ‘personas’ normales se enfrentan a la tragedia, se trata de entender que en el camino de lo inevitable las opciones pueden ser múltiples, aunque la respuesta sea una sola.

Así, no sólo con una prosa perfecta, con un manejo de datos (supuestos o no, eso no interesa) y un vocabulario que le da el carácter de mítico a la pieza en su totalidad, “El inventario de las naves” (cuento que le da título a la colección y que se convierte en uno de los mejores de los que se antologaron en “El futuro no es nuestro”) se aleja de la necesidad de contar un lugar cierto, evidenciar el conflicto como algo propio de la naturaleza del ser humano y su vida colectiva (si bien es obvio que toda estructura narrativa parte de eso, y esta no es excepción). Apuesta por una creación propia, donde se reelabora absolutamente la realidad, en concordancia con una ficción que se asume como el objetivo de toda obra. En Alexis Iparraguirre lo importante es la literatura y así, este libro en el que hay ciencia ficción y todo lo mejor de esos subgéneros apocalípticos, el enfrentamiento es con eso que sabemos que es superior, pero que al mismo tiempo se puede convertir no sólo en material literario, sino en obsesión vital y relectura del entorno en el que estamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s