El gran pez… y su ¿declive?

imagen tomada de blogdecine.com

Leo que el MoMA empezará una muestra retrospectiva de dibujos y filmes de Tim Burton, en noviembre en Nueva York y me pongo a pensar de inmediato en una crítica sobre el cineasta, que leí en El blog de cine. Las perspectivas pueden ser disímiles, y bueno, eso enriquece. Dice el propio Burton sobre su obra, según DPA, ANSA: “Nunca pensé que fuera oscura; siempre pensé que había mucha luz en ella de alguna manera. La percepción de luz y oscuridad es muy diferente para cada uno”. Exacto.

Entonces, ¿en qué punto nos quedamos?

La crítica a los filmes de Burton, sobre todo los últimos, lleva un título que dice mucho: “Tim Burton hace tiempo que no asombra“. Al inicio no sabía qué pensar, sobre todo luego de párrafos como estos: “Pero poco importó, porque aquel proyecto frustrado tuvo como consecuencia uno de sus mejores trabajos, y el penúltimo en el que se vio a un Burton realmente enamorado de su historia: ‘Sleepy Hollow’, que pese a sus pocos defectos, en modo alguno importantes (una historia que tiende a explicarlo todo, como si fuera necesario; algunos bajones de ritmo), es una película de aventuras y horror realmente formidable, y una gran adaptación del relato clásico norteamericano del que parte (a cargo del guionista de ‘Seven’). En comparación con todas las películas de imagen real que ha hecho en la presente década, es una obra magistral. Porque la brillantez de Burton está ahí, aún en una obra menor como ‘La novia cadáver’, una pequeña joya que repite algunos de los temas de Burton (la vida después de la muerte, lo gris de los vivos, el colorido de los muertos…) que certificaba el cansancio temático de este director, pero que está contada con una pasión que recuerda a ‘Ed Wood’ o ‘Eduardo Manostijeras’. La primera es su mejor película, el único cine excepcional que ha hecho (y en blanco y negro, olvidándose, lo que son las cosas, de los colorines de toda su obra). (…) La segunda es su película más personal. No creo que ‘Eduardo Manostijeras’ sea la obra genial que muchos han proclamado, pero es su filme más personal y más sentido, su belleza es intuitiva y no calculada, y su personaje central es de un alcance poético notable. Personalmente le prefiero menos superestrella y más sincero, hablando de cosas que le importan, o de sí mismo, como en el caso de Manostijeras. Porque sus últimas cinco películas tienen de todo menos frescura y sinceridad, a mi modo de ver. (…) Charlie y la fábrica de chocolate’ está magníficamente realizada, y tiene momentos muy divertidos, pero le ocurre lo mismo que a ‘Sweeney Todd, el barbero diabólico de la calle Fleet’: parecen más un refrito de anteriores éxitos, como un rockero que no deja de sacar álbumes de grandes éxitos, que verdaderos pasos adelante de un artista de gran talento que parece atrapado en su propio universo…”.

imagen tomada de revistaenie.clarin.com

Este análisis a Burton está firmando por Adrián Massanet y a más de ser duro y tener ese valor de decirle al rey que va desnudo (como inicio, luego podremos revisar si lo que asume es cierto o no) posee una suerte de tributo y a la vez toda esa desazón que suele rodear a los homenajes. ¿Es Burton un cineasta que ya dejó de existir? No lo sé, quizás en algún instante lance un chispazo (no sé hasta qué punto “Alice in wonderland” lo será, pero lo visto en el primer teaser trailer que se ha hecho público, demuestra que hay mucha de esa supuesta sensibilidad exagerada y oscura de Burton) y nos deje a todos con la boca abierta. Lo cierto es que la filmografía de Burton es irregular al máximo. Bodrios impensables como “El planeta de los simios” (en esa nueva versión que no sólo hacer ve a la anterior como una joya, sino que destruye cualquier intento por ser un buen filme) nacieron de su visión y a la vez películas deliciosas como “Eduardo Manosdetijera” y la fabulosa (sin nada que le sobre o le falte, a mi criterio) “Sleepy hollow” son obras de un mismo autor que ha creado una marca, a la vez que ha conseguido dejarla de lado para varios proyectos, que aparentemente siguen siendo de su factura.

imagen tomada de blogdecine.com

¿Es un cineasta que dejó de existir? No lo creo. Si bien se puede decir que sus últimos filmes son sus obras menores (algunos más menores que otros) creo que existe un deseo por hacer una obra que sea más adecuada a sus intereses estilísticos. Sus últimas elecciones lo revelan, va por ahí, hay una búsqueda y quizás lo encuentre pronto. Sí es cierto que se añora a Burton capaz de conmover como lo hizo con Johnny Depp sin dedos y con tijeras en lugar de falanges (esa es hasta ahora su obra maestra), pero mientras tanto podemos esperas su siguiente trabajo y a la vez tener la esperanza que nos deslumbre una vez más. Y desde luego, ver cómo hacer lo posible por viajar a Nueva York y estar en el Moma, que abre esta retrospectiva hasta abril del próximo año.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El gran pez… y su ¿declive?

imagen tomada de blogdecine.com

Leo que el MoMA empezará una muestra retrospectiva de dibujos y filmes de Tim Burton, en noviembre en Nueva York y me pongo a pensar de inmediato en una crítica sobre el cineasta, que leí en El blog de cine. Las perspectivas pueden ser disímiles, y bueno, eso enriquece. Dice el propio Burton sobre su obra, según DPA, ANSA: “Nunca pensé que fuera oscura; siempre pensé que había mucha luz en ella de alguna manera. La percepción de luz y oscuridad es muy diferente para cada uno”. Exacto.

Entonces, ¿en qué punto nos quedamos?

La crítica a los filmes de Burton, sobre todo los últimos, lleva un título que dice mucho: “Tim Burton hace tiempo que no asombra“. Al inicio no sabía qué pensar, sobre todo luego de párrafos como estos: “Pero poco importó, porque aquel proyecto frustrado tuvo como consecuencia uno de sus mejores trabajos, y el penúltimo en el que se vio a un Burton realmente enamorado de su historia: ‘Sleepy Hollow’, que pese a sus pocos defectos, en modo alguno importantes (una historia que tiende a explicarlo todo, como si fuera necesario; algunos bajones de ritmo), es una película de aventuras y horror realmente formidable, y una gran adaptación del relato clásico norteamericano del que parte (a cargo del guionista de ‘Seven’). En comparación con todas las películas de imagen real que ha hecho en la presente década, es una obra magistral. Porque la brillantez de Burton está ahí, aún en una obra menor como ‘La novia cadáver’, una pequeña joya que repite algunos de los temas de Burton (la vida después de la muerte, lo gris de los vivos, el colorido de los muertos…) que certificaba el cansancio temático de este director, pero que está contada con una pasión que recuerda a ‘Ed Wood’ o ‘Eduardo Manostijeras’. La primera es su mejor película, el único cine excepcional que ha hecho (y en blanco y negro, olvidándose, lo que son las cosas, de los colorines de toda su obra). (…) La segunda es su película más personal. No creo que ‘Eduardo Manostijeras’ sea la obra genial que muchos han proclamado, pero es su filme más personal y más sentido, su belleza es intuitiva y no calculada, y su personaje central es de un alcance poético notable. Personalmente le prefiero menos superestrella y más sincero, hablando de cosas que le importan, o de sí mismo, como en el caso de Manostijeras. Porque sus últimas cinco películas tienen de todo menos frescura y sinceridad, a mi modo de ver. (…) Charlie y la fábrica de chocolate’ está magníficamente realizada, y tiene momentos muy divertidos, pero le ocurre lo mismo que a ‘Sweeney Todd, el barbero diabólico de la calle Fleet’: parecen más un refrito de anteriores éxitos, como un rockero que no deja de sacar álbumes de grandes éxitos, que verdaderos pasos adelante de un artista de gran talento que parece atrapado en su propio universo…”.

imagen tomada de revistaenie.clarin.com

Este análisis a Burton está firmando por Adrián Massanet y a más de ser duro y tener ese valor de decirle al rey que va desnudo (como inicio, luego podremos revisar si lo que asume es cierto o no) posee una suerte de tributo y a la vez toda esa desazón que suele rodear a los homenajes. ¿Es Burton un cineasta que ya dejó de existir? No lo sé, quizás en algún instante lance un chispazo (no sé hasta qué punto “Alice in wonderland” lo será, pero lo visto en el primer teaser trailer que se ha hecho público, demuestra que hay mucha de esa supuesta sensibilidad exagerada y oscura de Burton) y nos deje a todos con la boca abierta. Lo cierto es que la filmografía de Burton es irregular al máximo. Bodrios impensables como “El planeta de los simios” (en esa nueva versión que no sólo hacer ve a la anterior como una joya, sino que destruye cualquier intento por ser un buen filme) nacieron de su visión y a la vez películas deliciosas como “Eduardo Manosdetijera” y la fabulosa (sin nada que le sobre o le falte, a mi criterio) “Sleepy hollow” son obras de un mismo autor que ha creado una marca, a la vez que ha conseguido dejarla de lado para varios proyectos, que aparentemente siguen siendo de su factura.

imagen tomada de blogdecine.com

¿Es un cineasta que dejó de existir? No lo creo. Si bien se puede decir que sus últimos filmes son sus obras menores (algunos más menores que otros) creo que existe un deseo por hacer una obra que sea más adecuada a sus intereses estilísticos. Sus últimas elecciones lo revelan, va por ahí, hay una búsqueda y quizás lo encuentre pronto. Sí es cierto que se añora a Burton capaz de conmover como lo hizo con Johnny Depp sin dedos y con tijeras en lugar de falanges (esa es hasta ahora su obra maestra), pero mientras tanto podemos esperas su siguiente trabajo y a la vez tener la esperanza que nos deslumbre una vez más. Y desde luego, ver cómo hacer lo posible por viajar a Nueva York y estar en el Moma, que abre esta retrospectiva hasta abril del próximo año.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s