Al final del mandato…

Tomo un libro como un acto de espera. Me pongo a leer y no dejo de leer. Continúo y ha pasado una hora y llevo más de la mitad. No he esperado nada que fuese insoportable, porque sospecho que con la lectura se produce algo interesante, placentero y hasta solidario. Desde hace dos años he visto como la gente que se supone que piensa, que se dedica al arte y que se siente de alguna manera llamada a hablar de mundos inexistentes para explicar y encontrar un verdadero camino en eso que llamamos vida real, se queda callada ante lo que sucede en Ecuador (hay excepciones, gracias a Dios). Hablé de la insurgencia hace poco y en el estado de las cosas del país, veo que esa insurgencia no existe. Hay destellos de intereses personales que muchos confunden como un rechazo real, nada más.

No creo que exista un camino más notable que una conciencia individual pensando por todos.

imagen tomada de telegrafo.com.ec

Juan Andrade Heymann lo hace. Leo “Miscelánea” y me encanta no sólo encontrar un gran escritor con una real visión intransigente sobre lo que significa ser intelectual y estar en el Ecuador de hoy; sino descubrir una de las mentes más brillantes que puede dar el país y su literatura. Andrade Heymann no tiene empacho en utilizar una gran ironía para referirse a los ‘triunfos’ de este primer mandato del Presidente Correa (que está a punto de terminar) y de esta manera encontrar argumentos para hablar en contra de este supuesto progreso, en contra de un discurso fascista que existe y se ha convertido en algo sin importancia para muchos, cuando debería ser relevante (leo hoy que el Secretario de la Administración, Vinicio Alvarado, al referirse a la publicción de Diario El País, de España, sobre el supuesto financiamiento de las Farc a la campaña presidencial de Correa, ha dicho: “como ecuatorianos deberíamos ser un poco más firmes y no hacernos eco de cualquier adefesio que salga”. Eso me da urticario, defender un Gobierno no puede ser sinónimo de defensa a un país, eso es de locos).

Y Andrade Heymann no tiembla, publica y deja que el libro se filtre, haga el “daño” preciso y dé nociones, referentes y razones llenas de contundencia. Por lo que me quiero referir a algo de lo que hablé con él en la entrevista que le hice hace unos meses y que desarrolla en este libro: el aporte estatal a la cultura, siendo el Ministerio del ramo el vehículo de aquello. Sobre este apoyo al desarrollo del cine, Juan Andrade escribe: “En el mundo se han conocido numerosísimos patrocinios estatales de películas, por ejemplo en las dictaduras de los nazis, las fascistas, las del llamado socialismo real y otras. ¿Por qué, por citar un solo, Kieslowski salió de Polonia y recién en Francia pudo hacer lo que realmente quería?“.

En el mismo tema, hablando de esa necesidad de visibilizar las manifestaciones cinematográficas ecuatorianas en el exterior, escribe: “La noción de volvernos visibles dentro del mapa mundial, con el apoyo del Estado y de la opinión pública, me parece que está teñida de nacionalismo, y es, sin duda, una veleidad que no debe tener cabida si trabajamos con seriedad justamente para descifrar lo que somos. Volvernos visibles no debe ser un fin que hay que tratar de lograr, puede ser un resultado no buscado, un resultado a secas, como han sido y son las obras de los cineastas de cualquier país o región, no por su nacionalidad ni por su raza ni por su religión, sino por la fuerza del talento del equipo que se vuelca en filme excepcionales, igual que en las obras de pintores, escultores, arquitectos, poetas o narradores -me refiero a los grandes y no cito nombres-“.

Y con estas frases me quedo tranquilo, por el momento.

Anuncios

3 comentarios en “Al final del mandato…

  1. Yo tengo una juventud y las ganas de hacer. Yo me he entregado al arte y a los libros, y la música de la poesía y la realidad de mi país es un tanto tediosa aprehender. Pero está ahí, y se me empieza a metar por el pensamiento. Y de ahí nace "Ayes en el camino"

  2. Mucha gente que hace cine en el Ecuador esta bastante contenta con la existencia del CNC por la simple razon de que han podido financiar sus proyectos. Solo pregunta.

    En vez de criticar porque no, viendo las peliculas, buscamos esa injerencia del Estado en contenidos..Y es que no existe sabes?

    PD: En otros paises los canales financian producciones independientes, en la última Mundo Diners se hablaba de que difícil resulta hacer eso aca.

    Son algunas ideas que tengo porque no creo que hay que buscar el mal donde no existe.
    Un abrazo.

  3. Alicia querida,

    He preguntado y muchas cosas he recibido como respuesta, de lado y lado. Muchas incongruencias, desde luego. Pero respuestas al fin.

    Criticar está bien, reconocer lo que hay también y desde la perspectiva que sea. Hasta que no vea resultados que me digan lo contrario seguiré pensando que la intervención de un Estado no convertido en un espacio de servicio público, sino en una forma de 'pago de compromisos', es la peor respuesta que se le puede dar a una falencia cultural en el país.

    Lastimosamente el Estado actual es un Estado secuestrado, sigue en ese secuestro y eso no se trata de buscar el mal donde no existe, sino abrir los ojos y listo.

    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s