Las relaciones peligrosas

caricatura de hoy de Bonil, tomada de eluniverso.com

He tratado con conciencia evitar este tema porque no me hace nada de gracia. Desde la aparición de aquel video en el que el Mono Jojoy sale refiriéndose a unos supuestos aportes a la campaña presidencial de Correa, decidí no hablar de esto porque quería tener más detalles y dar la opción de la duda, creer en la inocencia y entender que todo puede ser una campaña orquestada…

Creo que es una campaña armada por Colombia. Pero creo que si este Gobierno no tuviera trapos sucios, no existiría esta campaña, para nada. Ahora el Gobierno ha tenido en su poder un diario de Raúl Reyes (ese de las Farc que fue asesinado por el ejército colombiano en terriotorio de Ecuador) y lo hace público, al menos varias entradas, en las que se lee que sí hubo un contacto entre emisarios del Gobierno (que se tomaron el nombre del Gobierno) y las Farc y de esta forma se intenta esclarecer que fue gente que lo hizo a espaldas del Régimen… cuando semanas antes de la liberación de Ingrid Betancourt, el Presidente públicamente aseguró que hubo contactos con las Farc, ligados con la liberación humanitaria de prisioneros, y cuando el Presidente Correa defendió y le pidio perdón ante los medios a Ignacio Chauvín (que aparece como uno de los nexos de Raúl Reyes en las entradas de los diarios que se entregaron)… Cuando hoy se dice que el diario demuestra un contacto personal y por cuenta propia de los involucrados. Se trata de sacrificar a alguien para evitar la debacle. Ese alguien es Gustavo Larrea, ex figura del Gobierno de las manos limpias y corazones ardientes, y su subsecretario, Chauvín.

Este es un momento mediático que está obviando cualquier proceso de investigación o reflexión. ¿Cuánto tiempo tuvo el Gobierno esos diarios en su poder y siguió defendiendo a Larrea? ¿El Presidente está tan perdido en su cargo que no sabe lo que hacen sus subalternos? ¿Es culpable el Régimen de esta relación con un grupo terrible que ha causado mucho daño en pos de una idea? Por lo bajo creo que esa culpabilidad es por omisión y eso, así solo, es demasiado. El discurso presidencial ha despertado en todos estos años a momias ideológicas que creen que la lucha y la revolución sigue siendo el vehículo para una gran transformación social… cuando la respuesta está por otro lado, no en la negación del individuo. Y esa es la gran culpa, hasta el momento, del Régimen: darle alas a unos dinosaurios que hace rato debieron desaparecer, gente de la calaña de Chauvín, que se cree en la libertad de ir a colegios a adoctrinar a estudiantes (al menos el Ministerio está abriendo expedientes para investigar este acto absolutamente criminal), por ejemplo.

Los discursos pueden ser asesinos.

Y si alguien de un Régimen se tomó la palabra del mismo para transar con criminales, aunque sea sin permiso, eso es ya una manifestación de la permisividad de algunos que piensan que es su momento de ‘mandar’, sin pensar en las ventajas o desventajas del país. Esos reales ‘vendepatrias’, de los que tanto habla el Presidente, están en su propia canasta.

Anuncios

2 comentarios en “Las relaciones peligrosas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s