The midnight meat train

imagen tomada de wikipedia.org

Una película basada en un cuento de Clive Barker (que lleva el mismo título) te hace pensar que la experiencia puede resultar interesante. Y si a esto le sumas la dirección de un japonés, Ryuhei Kitamura (responsable de filmes como “Azumi”, y que incluso ha dirigido por ahí un mediometraje de vampiros contra samurais), sabes que ingresas de un sólo tajo a un universo ciertamente macabro y al mismo tiempo sorprendente. Eso es lo que pasa con “El vagón de la muerte” (su nombre en español), porque es un filme de horror que cumple con creces las características del género (sangre, mucha sangre, un asesino despiadado, víctimas inocentes, una persona que se enfrenta y que se sabe capaz de detenerlo, una obsesión, y una vuelta de tuerca interesante) y a la vez destaca sus propia debilidades (como esa marcada necesidad de las risas y los vacíos argumentales rellenos con personajes que aparecen y desaparecen sin ninguna otra intención) creando un objeto que se ha visto pocas veces y que seduce por el gore y la violencia que se detalla y por el tiro de gracia que se va dosificando a lo largo de la película.

Ese es el único gran punto fuerte de la historia: el gran final se lo va precisando desde el inicio, pero nada te prepara para la fuerza de los últimos dos minutos. Uno se pone a pensar por qué la obra de Barker no ha sido adaptada en más ocasiones al cine. Únicamente respetando la premisa inicial (un loco asesino en un tren y una deliciosa ‘vuelta de tuerca’) se puede lograr un producto decente, que puede ser aceptado por el público fanático de este tipo de producciones.

Leon Kauffman es un fotógrafo que está interesado en ingresar al mundo del arte. Por eso, al tener una entrevista con una la dueña de una galería famosa (Brooke Shields) y escuchar de su boca que a su obra le falta algo, ese corazón que él tanto busca en la ciudad, decide enfrentarse a la urbe y la recorre por las noches. En uno de esos recorridos descubre a un hombre extraño, vestido de saco y corbata y con un gran maletín. Ese hombre (un irascible Vinnie Jones) es un asesino que acaba con las personas que están en los vagones del tren de la medianoche, sin dejar rastros de ellas. Kauffman se obsesiona con este personaje a tal punto que busca la manera de fotografiarlo, de seguirlo, conocerlo y al mismo tiempo enfrentarlo. Nada bueno puede salir de algo así.

A más de tener un par de escenas gore que podrían convertirse en referentes del género (quizás si más dinero hubiera caído en su producción hubiese sido una mejor película), como una decapitación en plano subjetivo, que es una de las mejores cosas que se haya podido hacer en un filme como este, la dificultad de un título como “The midnight meat train” radica en que de no ser por las escenas de los vagones, la producción colapsa. Eso es algo que el director sabe muy bien y esa es la razón por la cual es en las secuencias de las masacres que todo se hace más grande, se exagera, se repleta de sangre y le da el valor que la película merece. Fuera del tren todo cae en un letargo (especialmente en la parte de la búsqueda de Leon por este personaje enigmático, que nunca habla, fuera de sus recorridos nocturnos por las vías subterráneas) que obliga al espectador a pedir que por favor todo regrese al tren y, oh sorpresa, sucede de esa forma. La dosificación de Kitamura permite que en ningún momento la emoción decaiga del todo. Esa es la perspectiva más interesante de la obra: mostrar la obsesión de un personaje como Leon, obsesionando al espectador con lo que sucede en el tren.

De esta forma, una película que de seguro tiene su nicho en el DVD (se dice que de los 15 millones de dólares que costó, recaudó en su proyección limitada un poco más del 10%), espera que cualquier incauto, como yo, viendo una caja que rezaba “El tren sangriento de la medianoche” y que reconoció a Vinnie Jones con un martillo a lo Thor en la mano, decida tomarla y aplastar “play”. De seguro, la curiosidad le abrirá el paso a uno de los filmes de horror con las secuencias más atractivas del género en mucho tiempo.

Anuncios

Un comentario en “The midnight meat train

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s