Algo sobre cine

imagen tomada de london-se1.co.uk

No fui a la edición de este año del Cero Latitud, tampoco creo que me hizo falta o al menos no tengo la sensación de que algo he perdido. El año pasado llegué a la película que abría el Festival, “La Zona”, y simplemente decidí no ir al resto. Fue un asunto de percibir que no había un verdadero control de lo que se pasaba y no iba a perder dinero y tiempo para ir al resto de funciones, de algo que venía acompañado con buenas críticas y que al menos en la primera función no pude verlo.

Pero fue el año pasado.

Este año, como dije, no quise ir y me quedé con ciertas frases de la gente que sí fue. Todas signadas por el hecho de la mediocre calidad de los filmes, como concepto general. Supongo que un Festival que no se preocupa por la ‘curaduría’ de su cartelera, corre el riesgo de morir en el intento, de la peor manera. Y justamente piesno eso cuando leo un artículo que Christian León escribiera en diario El Telégrafo y que titulara “Revalorizar la curaduría” (gracias a Patricio Burbano por poner el texto en su página de facebook) en el que justamente habla de este tema y pone el dedo en la llaga.

León escribe: “Cero Latitud nació en 2003 como un festival modesto que se planteaba dar a conocer “las propuestas más innovadoras” del cine latinoamericano. Con el paso de los años, el Festival ha crecido en términos de recursos, producción y programación. Sin embrago, mantiene serios problemas de selección y curaduría. Esta paradoja parecía haber llegado a su punto máximo el año anterior. El crítico cuencano Galo Torres y yo escribimos una larga carta a Juan Martín Cueva, director del Festival, en la cual sugeríamos se abra un debate público sobre la curaduría del Festival. Rafael Barriga, programador de OchoyMedio, y Jorge Morales, crítico chileno, publicaron contundentes observaciones sobre las deficiencias de producción y programación del Festival. Todo llevaba a pensar que los organizadores realizarían una profunda evaluación del evento. Nada de eso sucedió. En la edición 2009, en la que participé como jurado del Premio de la Crítica, nuevamente se hizo evidente la falta de criterios en la selección de filmes. Esto me lleva a varias reflexiones. En la organización del Festival existe una priorización de aspectos financieros y logísticos sobre aspectos de calidad artística. Solo de esta manera se explica que año a año la programación sea más deficiente mientras el evento siga creciendo constantemente. A tono con lo que sucede en otras áreas de la cultura, el trabajo curatorial está totalmente desvalorizado“.

Me da mucha lástima ver que propuestas y emprendimientos se pueden ir al diablo por algo que tiene que ver más con el nercisismo y ese deseo enfermizo de querer siempre tener la razón. No es hasta que alguien dice que el rey está desnudo que la vergüenza entra a la casa.

Y lo peor, sin duda, viene dado por los absurdos que uno descubre, como por ejemplo rechazar un cortometraje con la excusa de ser un documental (ese es el caso de “A la caza del rey”, de Patricio Burbano, trabajo con el que pasó eso). Así, no queda más certeza de que el futuro de las manifestaciones artísticas del país está en pésimas manos. Se trata de recular y hacer mejor, pero ¿será así?

Anuncios

8 comentarios en “Algo sobre cine

  1. Existe un momento en el que se debería reflexionar sobre si el festival puede ser cada dos años… Porque definitivamente me paso lo mismo. Este año a más de pasar desapercibido no lo extrañe.
    Espero de todo corazón que la programacion mejore y que nosotros esperemos con muchas ganas cada año la oscuridad de la sala del festival.

  2. Existe un momento en el que se debería reflexionar sobre si el festival puede ser cada dos años… Porque definitivamente me paso lo mismo. Este año a más de pasar desapercibido no lo extrañe.
    Espero de todo corazón que la programacion mejore y que nosotros esperemos con muchas ganas cada año la oscuridad de la sala del festival.

  3. Tengo dos experiencias con este festival que compartiré sin emitir juicios de valor. En 2003, primer año del festival, mi cortometraje "El Techo" fue, en principio, aceptado. Luego, Armando Salazar me dijo que el cortometraje tuvo que ser rechazado. Adujo dos razones: la primera: Fue filmado en Cuba y no podía considerarse un corto ecuatoriano (aunque el director y buena parte de los fondos eran ecuatorianos). La segunda y más sorprendente: era muy bueno, su calidad era superior a la del resto que entraba en competencia (esto, en palabras del Sr. Salazar). Así, "El Techo" estuvo en varios festivales en los 5 continentes, pero en Ecuador solamente en Cuenca (donde ganó el premio al mejor cortometraje). En Quito no pudo estar en Cero Latitud porque era muy bueno y hecho en Cuba. 5 años después, mi cortometraje "la Verdad sobre el Caso del Señor Valdemar" no podía ser admitido por ser "muy largo" (25 minutos)de acuerdo a lo que me dijo Juan Martín Cueva, la cabeza del festival. De la misma manera, no pude festivalear mi trabajo en Quito, pero sí en Rio, Los Angeles, Toronto y muchos otros lados… menos en mi ciudad.
    Decidí que nunca intentaría siquiera enviar una más de mis películas, cortos o documentales a un festival que se administra bajo ese tipo de criterios.

    Carlos Andrés Vera

  4. Tengo dos experiencias con este festival que compartiré sin emitir juicios de valor. En 2003, primer año del festival, mi cortometraje "El Techo" fue, en principio, aceptado. Luego, Armando Salazar me dijo que el cortometraje tuvo que ser rechazado. Adujo dos razones: la primera: Fue filmado en Cuba y no podía considerarse un corto ecuatoriano (aunque el director y buena parte de los fondos eran ecuatorianos). La segunda y más sorprendente: era muy bueno, su calidad era superior a la del resto que entraba en competencia (esto, en palabras del Sr. Salazar). Así, "El Techo" estuvo en varios festivales en los 5 continentes, pero en Ecuador solamente en Cuenca (donde ganó el premio al mejor cortometraje). En Quito no pudo estar en Cero Latitud porque era muy bueno y hecho en Cuba. 5 años después, mi cortometraje "la Verdad sobre el Caso del Señor Valdemar" no podía ser admitido por ser "muy largo" (25 minutos)de acuerdo a lo que me dijo Juan Martín Cueva, la cabeza del festival. De la misma manera, no pude festivalear mi trabajo en Quito, pero sí en Rio, Los Angeles, Toronto y muchos otros lados… menos en mi ciudad.
    Decidí que nunca intentaría siquiera enviar una más de mis películas, cortos o documentales a un festival que se administra bajo ese tipo de criterios.

    Carlos Andrés Vera

  5. Pastv, creo que tienes razón con eso de la temporalidad de un festival. Sobre todo tomando en cuenta las cirucunstancias actuales.

    Un abrazo

  6. Pastv, creo que tienes razón con eso de la temporalidad de un festival. Sobre todo tomando en cuenta las cirucunstancias actuales.

    Un abrazo

  7. Míster CAV: No puedo creer que hayan rechazado tus trabajos con esas "excusas". Es algo increíble. Insisto con eso de que no existe curaduría seria. Yo simplemente en este momento me quedo con la boca abierta, porque tanta tontería no se puede ver como algo razonable dentro de un festival.

    Un abrazo

  8. Míster CAV: No puedo creer que hayan rechazado tus trabajos con esas "excusas". Es algo increíble. Insisto con eso de que no existe curaduría seria. Yo simplemente en este momento me quedo con la boca abierta, porque tanta tontería no se puede ver como algo razonable dentro de un festival.

    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s