Izquierdas, derechas y absurdos

imagen tomada de ernesto51.files.wordpress.com

Siempre me llamó la atención que Jesús esté sentado a la derecha de Dios Padre. Eso ya es toda una declaración de principios cristianos y mesiánicos. Aunque al mismo tiempo tampoco hay que olvidar que el Espíritu Santo está a la izquierda de Dios Padre, entonces por ahí también hay algo raro. Alguna vez escuché al gran Guillermo Cabrera Infante burlarse de ambos términos y precisar su origen: de la época del rey Luis XIV, cuando a la izquierda de él, en las reuniones, se solían centar los comerciantes y a la derecha los nobles (aunque también escuché alguna vez que en la triunfante la revolución francesa, se estableció una Asamblea Nacional en la que se colocaron -sin mucho pensamiento- menos sillas a la derecha de las sillas de las cabeceras de la Asamblea, que a la izquierda. Entonces a la derecha se colocaron el clero y los nobles y a la izquierda la gente más progresista -que en ese tiempo era más y por ende se iban a sentar donde la cantidad de sillas se lo permitieran-. Desde ahí se produce una relación de cambio o inercia).

No importa la razón, en definitiva. Hay un absurdo intrínseco en toda esta lucha por perspectivas. Hoy enfrentadas una vez más por el caso de Honduras (a nivel internacional) y a nivel local por una pelea entre hermanos, la que demuestra que la familia Correa-Delgado sufre de incontinencia verbal y todos quieren tener la razón.

Mi abuelo me solía decir: “La derecha no te deja vivir, la izquierda no te deja pensar”. Nada mal para un albañil/carpintero. Entre ambas hay una versión de las cosas que se escapa de la realidad. No son certeras, no les interesa nada más que un planteamiento, por más que en una de ellas, se supone, se piensa más en la ventaja de los más desprotegidos. Lo que veo en el mundo es que ambos posturas están cayendo en un agujero negro que espero que termine por acabarlas de una vez por todas.

imagen tomada de blogs.publico.es

El “imperialismo” norteamericano a tenido que recurrir a la estatización y rescate de empresas del país, más que nada para evitar su bancarrota y el desempleo. El mismo sistema durante siglos se encargó de negar la vileza de mucha gente que a pesar de tener tanto dinero, deseaban tener más, sin importar el costo general (me da risa cuando la gente acá decía: Obama está haciendo lo mismo que Correa, cuando la Agencia de Garantía de Depósitos fue creada por Jamil Mahuad para, supuestamente, proteger los depósitos del sistema bancario quebrado… Insisto con eso que dije alguna vez: parece que recién con Correa hemos empezado a vivir). El “socialismo” (siglo XXI o no) ha fracasado, por más que se quiera creer que la salud, educación, arte y deporte es el mérito de un régimen como el cubano. Cuando hace poco se celebraron 50 años de Revolución y los cubanos recibieron como regalo media libra más de carne. ¡Media libra más de carne por 50 años! Eso es un insulto (y claro, el embargo gringo tiene que ver… pero antes había una potencia que la sostenía, así que Cuba es a la vez representación de un sistema que tiende a fracasar porque le impide -y le impiden- a la gente vivir como debería vivir: con dignidad y posibilidad de saciar deseos sin nada oscuro). Hace poco hablé con un cubano que tiene acá seis meses y lloraba diciéndome que no podía creer que acá pudiera comer una hamburguesa sin tener que robarle a su vecino, por ejemplo.

Ambas concepciones son un desastre. Ignoran al ser humano en su totalidad y a algo que es básico: la dignidad.

Hoy tenemos una postura ideológica que frente al Golpe de Estado Militar en Honduras ha decidido intervenir más allá del rechazo y asume una posición de ataque a instituciones regionales completas. El socialismo del siglo XXI se siente atacado. Es obvio. La gente que está en contra de esa manera de hacer política lo ve como una solución: es hora de que los militares de países como Ecuador, Bolivia y Venezuela tengan los huevos de los hondureños. Me río de ambos criterios. ¿Dónde está lo importante? ¿En defender una forma de ver el mundo? ¿En asumir que el otro está equivocado porque no piensa como yo?

imagen tomada de libertadypensamiento.blogspot.com

Hay un criterio importante dentro de todo esto: la vendetta. Es hora de pagar por las culpas y cada postura quiere que la otra pague. Se desnaturaliza el problema, se lo ve con ignorancia. Un golpe militar en una nación de Latinoamerica es impensable. Inaceptable. Sea cual sea su origen y consecuencia, es un retroceso a la democracia que debe hacerse más dura. Pero una perspectiva que se manifiesta como un cordero, cuando es el mismo lobo, es igualmente criminal y rechazable. Pedir que se repita lo mismo de Honduras en otros países es propio de gente que no ha sido alimentada con sal yodada, que ignora que la intervención militar es siempre dañina e innecesaria. Asumir que la gente de derecha es mala y que debe pagar es también burdo y simplista. Dividir a un país y precisar que lo ‘mío está bien y lo otro está mal’ es estúpido (al haber acabado o quitado credibilidad a la oposición, el Presidente Correa ha descuidado algo importante: los de su bando. Esta vez es su hermano el que le hace la cagada con esos contratos millonarios que tienen las empresas en las que es socio con el Estado, repitiendo el guión de tantos gobiernos corruptos que ha tenido el país, todos criticados por el actual Presidente). Creer que los de izquierda son el demonio es evitar discusiones constructivas.

imagen tomada de nodulo.org

Por eso hoy me río, porque la constante seguirá igual mientras se ignore al ser humano en todas estas dinámicas… ¿Qué es lo mñas importante? Pues no lo sé, al menos sé que lo que se ve, no lo es… y espero a diario que algo suceda para que todo esto se vaya al carajo y otras cosas empiecen a ser más valiosas.

Anuncios

6 comentarios en “Izquierdas, derechas y absurdos

  1. Lo que se acaba, lo que ves en decadencia, es una tendencia de derecha: el neoliberalismo, y una tendencia de izquierda: el socialismo soviético o en general los socialismos que decayeron en el siglo XX. Derecha e izquierda no desaparecerán nunca, porque siempre habrá quien defienda el status quo y quien quiera cambiar el orden establecido. Eso es izquierda y derecha. Por eso entendemos a los grupos ecologistas y a los GLBT como posturas de izquierda. Mientras haya seres humanos habrá posturas blancas, negras, y todos los matices intermedios de gris.

  2. Lo que se acaba, lo que ves en decadencia, es una tendencia de derecha: el neoliberalismo, y una tendencia de izquierda: el socialismo soviético o en general los socialismos que decayeron en el siglo XX. Derecha e izquierda no desaparecerán nunca, porque siempre habrá quien defienda el status quo y quien quiera cambiar el orden establecido. Eso es izquierda y derecha. Por eso entendemos a los grupos ecologistas y a los GLBT como posturas de izquierda. Mientras haya seres humanos habrá posturas blancas, negras, y todos los matices intermedios de gris.

  3. Siempre es refrescante leer a alguien que no toma "lados". Porque me parece que ése es el problema de fondo: nadie está defendiendo principios, sino lados (la izquierda, la derecha, la rrrevolución, los intereses particulares o los de la familia) y los argumentos son puro maquillaje para justificar las acciones que se toman o para atacar a los adversarios.

    Todo el discurso tramposo de Correa sobre la supuesta "partidocracia" culpable de todos los males del país porque eran los que nos habían gobernado siempre (como si hubieran sido siempre los mismos y como si fueran omnipotentes) debería estallarle en la cara al meter gente de otros partidos (sobre todo de la ID) en su Gobierno, pero… de nuevo, estamos defendiendo el "lado" de PAIS y no el principio (con el que no estoy de acuerdo, por simplón y fácil) de que "todos los anteriores eran malos". Y la gente, tomando lados, perdona un cambio de discurso tan radical y olvida que el utilizar ese discurso fue lo que los conquistó en primer lugar.

    En temas menos inmediatos, están quienes dicen defender los derechos humanos y se indignan, y sienten en carne propia cualquier atropello cometido contra otro ser humano… a menos, claro, que quien los cometa sea un gobierno "del pueblo" o revolucionario. Esta hipocresía ideológica demuestra que lo que importaba no era defender un principio (los derechos humanos) sino un lado (los humanos de izquierda). He leído en páginas como aporrea artículos que dicen, en pocas palabras: "yo también luché, y mucho, por la descentralización y los gobiernos locales, pero ahora que Chávez está en el poder debemos fortalecer el gobierno central".

    ¿Qué era entonces lo que importaba? ¿No se promovía la descentralización porque se la consideraba más conveniente, justa, eficiente, soberana…? No, resulta que se la promovía porque se quería el poder. Y si bien es obvio que el poder existe y que es necesario llegar a él, el luchar solamente por el poder como tal y dejar de lado lo que se defendía antes (o lo que se utilizaba para criticar a otros… y ganar poder) es una mezcla de cinismo y de la peligrosa convicción de que, simplemente, el fin justifica los medios.

    Estoy de acuerdo contigo, el golpe militar es una barbaridad (parece haber un poco de matices en ese aspecto, pero el hecho de haber sacado a un Presidente por la fuerza es algo que ya no debería ocurrir) pero me pregunto si a alguno de los que ahora protestan se les ocurrió que sacar a los diputados a patadas fue algo similar en los métodos (aunque con menor grado de "gorilitud"). Pero de nuevo, el principio de "defender la democracia y las leyes" se defiende siempre y cuando no se oponga al supremo objetivo del SS-21. En ese caso, bueno, no es legal pero es legítimo y quienes protestan son pelucones y oligarcas que al menos de Cuba tuvieron el buen gusto de salir…

    La otra cosa que me preocupa es que al parecer se sigue identificando automáticamente a la izquierda, y para mucha gente al socialismo y sus vertientes, con posturas como el ecologismo y los GLBTistas. No creo, realmente, que si un gobernante de derecha tuviera tratos con un país como Irán, algún representante de estos grupos o del feminismo dejaría de criticarlo. Pero al parecer, mientras se oponga a los gringos, otras consideraciones pasan a segundo plano.

    Ni los derechos de las personas con orientación sexual "no convencional", ni la ecología, ni el cambiar el status quo han estado bien representados en los gobiernos de extrema izquierda (gobernantes que duran medio siglo, y otros que acarician el mismo sueño) pero se sigue utilizando estos argumentos de manera automática para atacar al "sistema" y para ensalzar las (supuestas) virtudes de cualquiera que despotrique contra el capitalismo, el imperialismo y "esa entelequia llamada mercado".

    Por esa incapacidad de salirnos de dogmas y símbolos seguimos cayendo en lo mismo, sin fijarnos en problemas concretos. Por eso digo que es refrescante leer tu blog.

    Saludos.

  4. Siempre es refrescante leer a alguien que no toma "lados". Porque me parece que ése es el problema de fondo: nadie está defendiendo principios, sino lados (la izquierda, la derecha, la rrrevolución, los intereses particulares o los de la familia) y los argumentos son puro maquillaje para justificar las acciones que se toman o para atacar a los adversarios.

    Todo el discurso tramposo de Correa sobre la supuesta "partidocracia" culpable de todos los males del país porque eran los que nos habían gobernado siempre (como si hubieran sido siempre los mismos y como si fueran omnipotentes) debería estallarle en la cara al meter gente de otros partidos (sobre todo de la ID) en su Gobierno, pero… de nuevo, estamos defendiendo el "lado" de PAIS y no el principio (con el que no estoy de acuerdo, por simplón y fácil) de que "todos los anteriores eran malos". Y la gente, tomando lados, perdona un cambio de discurso tan radical y olvida que el utilizar ese discurso fue lo que los conquistó en primer lugar.

    En temas menos inmediatos, están quienes dicen defender los derechos humanos y se indignan, y sienten en carne propia cualquier atropello cometido contra otro ser humano… a menos, claro, que quien los cometa sea un gobierno "del pueblo" o revolucionario. Esta hipocresía ideológica demuestra que lo que importaba no era defender un principio (los derechos humanos) sino un lado (los humanos de izquierda). He leído en páginas como aporrea artículos que dicen, en pocas palabras: "yo también luché, y mucho, por la descentralización y los gobiernos locales, pero ahora que Chávez está en el poder debemos fortalecer el gobierno central".

    ¿Qué era entonces lo que importaba? ¿No se promovía la descentralización porque se la consideraba más conveniente, justa, eficiente, soberana…? No, resulta que se la promovía porque se quería el poder. Y si bien es obvio que el poder existe y que es necesario llegar a él, el luchar solamente por el poder como tal y dejar de lado lo que se defendía antes (o lo que se utilizaba para criticar a otros… y ganar poder) es una mezcla de cinismo y de la peligrosa convicción de que, simplemente, el fin justifica los medios.

    Estoy de acuerdo contigo, el golpe militar es una barbaridad (parece haber un poco de matices en ese aspecto, pero el hecho de haber sacado a un Presidente por la fuerza es algo que ya no debería ocurrir) pero me pregunto si a alguno de los que ahora protestan se les ocurrió que sacar a los diputados a patadas fue algo similar en los métodos (aunque con menor grado de "gorilitud"). Pero de nuevo, el principio de "defender la democracia y las leyes" se defiende siempre y cuando no se oponga al supremo objetivo del SS-21. En ese caso, bueno, no es legal pero es legítimo y quienes protestan son pelucones y oligarcas que al menos de Cuba tuvieron el buen gusto de salir…

    La otra cosa que me preocupa es que al parecer se sigue identificando automáticamente a la izquierda, y para mucha gente al socialismo y sus vertientes, con posturas como el ecologismo y los GLBTistas. No creo, realmente, que si un gobernante de derecha tuviera tratos con un país como Irán, algún representante de estos grupos o del feminismo dejaría de criticarlo. Pero al parecer, mientras se oponga a los gringos, otras consideraciones pasan a segundo plano.

    Ni los derechos de las personas con orientación sexual "no convencional", ni la ecología, ni el cambiar el status quo han estado bien representados en los gobiernos de extrema izquierda (gobernantes que duran medio siglo, y otros que acarician el mismo sueño) pero se sigue utilizando estos argumentos de manera automática para atacar al "sistema" y para ensalzar las (supuestas) virtudes de cualquiera que despotrique contra el capitalismo, el imperialismo y "esa entelequia llamada mercado".

    Por esa incapacidad de salirnos de dogmas y símbolos seguimos cayendo en lo mismo, sin fijarnos en problemas concretos. Por eso digo que es refrescante leer tu blog.

    Saludos.

  5. Yo estoy completamente de acuerdo en el hecho de que se trata de un debate erosionado, que debemos pasar este ilusorio debate izquierda-derecha que como dice tu título es absurdo, porque es evidente que ningún bien hace y no confronta los principales problemas de los pueblos y el individuo. Sin embargo sería importante saber que es lo que piensas como derecha y que como izquierda. A mi no me queda claro, en parte porque son terminos con los que nos referimos a múltiples formas de pensamiento y a múltiples procesos. Es chévere tu blog, lo leo con frecuencia y en general como dice por ahí un comentario: es refrescante. Sin embargo tengo que decir que casi nunca estoy de acuerdo con lo que dices, pero, eso también es refrescante no?. En esto que escribes en particular me parece que nunca explicas lo que entiendes por tendencia de izquierda y de derecha y hablas de ellas como si fueran dos palabras totales.
    Tu metáfora del principio me parece genial, pero me parece que no tiene sentido hacerla si luego hablas de un "absurdo intrínseco" en esta lucha. Esta "absurda lucha" que un tal Marx llama también Lucha de Clases, lucha que necesita ser entendida para que comprendamos nuestra eterna fragmentación, ha atravesado la historia de los pueblos y de las sociedades que nos constituyen. Estoy de acuerdo que la lucha entre los Correa es un absurdo, pero eso no representa la real condición de la lucha de clases. La lucha de clases como dice su nombre, es entre clases sociales (complejizadas claro, por la luchas raciales, étnicas, de género, etc.) y los pueblos la han venido batallando desde los comienzos de la humanidad. Ahí puedes comprender por qué hay un Correa y por qué se pelea con todo el mundo, o por qué hay un Chavez o de la izquierda a secas. Porque los pueblos necesitan concretar sus luchas históricas en la cúspide del estado (cosa con la que no estoy de acuerdo, pero así esf) y la izquierda es su bandera de lucha. La izquierda en ese sentido es algo mucho más complicado que una postura ideológico-política, es una reivindicación de los Condenados de la Tierra, de modo que no estoy de acuerdo con ese desprecio intelectual con que la tratas. De la derecha, bueee, de eso no puedo decir nada. jaja.
    Chévere tu blog,
    un saludo

  6. Yo estoy completamente de acuerdo en el hecho de que se trata de un debate erosionado, que debemos pasar este ilusorio debate izquierda-derecha que como dice tu título es absurdo, porque es evidente que ningún bien hace y no confronta los principales problemas de los pueblos y el individuo. Sin embargo sería importante saber que es lo que piensas como derecha y que como izquierda. A mi no me queda claro, en parte porque son terminos con los que nos referimos a múltiples formas de pensamiento y a múltiples procesos. Es chévere tu blog, lo leo con frecuencia y en general como dice por ahí un comentario: es refrescante. Sin embargo tengo que decir que casi nunca estoy de acuerdo con lo que dices, pero, eso también es refrescante no?. En esto que escribes en particular me parece que nunca explicas lo que entiendes por tendencia de izquierda y de derecha y hablas de ellas como si fueran dos palabras totales.
    Tu metáfora del principio me parece genial, pero me parece que no tiene sentido hacerla si luego hablas de un "absurdo intrínseco" en esta lucha. Esta "absurda lucha" que un tal Marx llama también Lucha de Clases, lucha que necesita ser entendida para que comprendamos nuestra eterna fragmentación, ha atravesado la historia de los pueblos y de las sociedades que nos constituyen. Estoy de acuerdo que la lucha entre los Correa es un absurdo, pero eso no representa la real condición de la lucha de clases. La lucha de clases como dice su nombre, es entre clases sociales (complejizadas claro, por la luchas raciales, étnicas, de género, etc.) y los pueblos la han venido batallando desde los comienzos de la humanidad. Ahí puedes comprender por qué hay un Correa y por qué se pelea con todo el mundo, o por qué hay un Chavez o de la izquierda a secas. Porque los pueblos necesitan concretar sus luchas históricas en la cúspide del estado (cosa con la que no estoy de acuerdo, pero así esf) y la izquierda es su bandera de lucha. La izquierda en ese sentido es algo mucho más complicado que una postura ideológico-política, es una reivindicación de los Condenados de la Tierra, de modo que no estoy de acuerdo con ese desprecio intelectual con que la tratas. De la derecha, bueee, de eso no puedo decir nada. jaja.
    Chévere tu blog,
    un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s