Absurdos literarios

Sin categoría
imagen tomada de mrbooks.com

Un ligero comentario me hace pensar en esos absurdos, y hasta ilegales, problemas literarios. Y si digo ligero es por su extensión. No es largo, pero es contundente. La ligereza es siempre importante para provocar y Galo Roldós lo hizo al contar una pequeña ‘historia’ en el facebook, al referirse a Kazbek, de Leonardo Valencia y a una situación que se produce en Ecuador.

Galo va a la librería Mr. Books, en Guayaquil y pregunta por la novela de Leonardo. No la tienen a la venta. La tuvieron, pero ya no la tienen. Escribe Galo: “… en realidad me dijeron que traían la versión española, pero tuvieron que retirarla porque los derechos aquí los tiene Paradiso Editores. Les pregunté por qué no vendían la edición local y me dijeron: No vendemos libros de Michelena”. Vaya. Pregunto (y también se lo pregunta Galo), ¿es posible algo así en un país donde dedicarse a publicar libros, venderlos, comprarlos y leerlos ha sido una tarea casi utópica? Es casi un disparo a quemarropa hecho por alguien que tienes a un lado.

Aclaración necesaria: Xavier Michelena es la cabeza detrás de Paradiso Editores.

portada de “El síndrome de Falcón”, de Leonardo Valencia, publicado por Paradiso Editores, imagen tomada de elsindromedefalcon.blogspot.com


Ya la historia me parece tonta, incluso la misma respuesta dada por la gente de la librería. No sólo que se estaban violentando los derechos de una editorial al vender una edición de otro país (hablando de lo más básico), sino también el esfuerzo conseguido por Valencia para que exista una versión ecuatoriana, más acorde a los precios nacionales y que pueda ser leída en el país. Pero bueno, eso no es lo únicamente importante. Lo que agobia es saber que los libros publicados por la editorial no son parte de la oferta de una de las cadenas más fuertes de librerías por acá, siendo Paradiso uno de los útlimos sellos que se la han estado jugando por publicar a gente que antes no ha sido publicada (por ejemplo), con sus aciertos (muchos) y errores (muchos, igualmente).

Toda editorial debe tener la oportunidad de presentar sus títulos al público lector (en un tiempo prudencial), más allá de cualquier ‘artificio’ propio del feudalismo.

Razones puede haber muchas, incluso los rumores inundan ese camino, pero no vale la pena repetirlos, sino criticar el hecho de que sea cual sea la razón, dejar fuera una editorial es negar un pedazo de la literatura que se hace por acá. Y si una librería lo hace, ¿qué hacemos consumiendo lo que nos ofrece? Y con esta pregunta no aliento nada, sino que presento la inconsistencia del trabajo “cultural” de un librero (o librería) cuando no existe una razón aparente para impedir que una editorial presente sus libros en un espacio equis. Los libros de Paradiso se encuentra en varias librerías, en Mr. Books te dicen de plano que no los venden ahí.

imagen tomada de blogs.ozu.es


Las empresas tienen la libertad de decidir su futuro comercial, hacer sus ‘apuestas’. Pues el consumidor tiene la libertad de precisar si está o no de acuerdo con alguna práctica de esa empresa y en ese caso, hasta que no se aclare el ‘asunto’, prefiero no hacer mi recorrido literario por esa librería… y eso que las otras tampoco las puedo ver como santos de mi devoción, pero al menos no he escuchado que prohíben ciertas editoriales locales. A veces me aturde el silencio en ciertos temas. Por eso, si no está de acuerdo o exige alguna explicación, creo que esta vez hay que hacer algo…

17 comentarios en “Absurdos literarios

  1. Por una parte, leí ese libro de Valencia y es muy bueno. Acá te copio una reseña al mismo
    http://www.barcelonareview.com/66/s_ca.html

    otro punto importante es que eso me huele a rencilla literaria, y bien, el libro lo dice todo.

    por último, ya te envié el Diario… ahora sí q se fue a Ecuador, mi madre me dijo que lo puso en el correo la semana pasada.
    avísame cuando te llegue
    abrazo
    claudia

  2. Por una parte, leí ese libro de Valencia y es muy bueno. Acá te copio una reseña al mismo
    http://www.barcelonareview.com/66/s_ca.html

    otro punto importante es que eso me huele a rencilla literaria, y bien, el libro lo dice todo.

    por último, ya te envié el Diario… ahora sí q se fue a Ecuador, mi madre me dijo que lo puso en el correo la semana pasada.
    avísame cuando te llegue
    abrazo
    claudia

  3. definitivamente algo hay que hacer. No solo se trata de una rencilla sino que se vulnera el trabajo de muchos escritores al vetar, como todo lo indica, a una editorial.
    saludos

  4. definitivamente algo hay que hacer. No solo se trata de una rencilla sino que se vulnera el trabajo de muchos escritores al vetar, como todo lo indica, a una editorial.
    saludos

  5. Juan y ese es el punto. la decisión empresarial debe tener una razón y hay que entenderla como esa. Sin embargo, sea cual sea su naturaleza, se está vulnerando el derecho de autores y algunos lectores. Ese es el punto.

    Creo que la gente de la librería debería entender que ese tipo de decisiones, con toda la libertad del caso, deben traer consecuencias..

    Y bueno, ojalá que algo salga de esto.

    Un abrazo

  6. Juan y ese es el punto. la decisión empresarial debe tener una razón y hay que entenderla como esa. Sin embargo, sea cual sea su naturaleza, se está vulnerando el derecho de autores y algunos lectores. Ese es el punto.

    Creo que la gente de la librería debería entender que ese tipo de decisiones, con toda la libertad del caso, deben traer consecuencias..

    Y bueno, ojalá que algo salga de esto.

    Un abrazo

  7. Claudia, gracias por la visita. Ahora haré clic para leer la reseña.

    Las rencillas son el pan de cada día en el mundo literario, bien saber cómo es eso. Pero en definitiva hay que buscar la forma de discutir eso y trascender… Hay muchas maneras de mirar la realidad, hay que ponerlas sobre el mantel, al menos así lo creo yo.

    Apenas me llegue El Diario, te lo avisaré.

    Un abrazo

  8. Claudia, gracias por la visita. Ahora haré clic para leer la reseña.

    Las rencillas son el pan de cada día en el mundo literario, bien saber cómo es eso. Pero en definitiva hay que buscar la forma de discutir eso y trascender… Hay muchas maneras de mirar la realidad, hay que ponerlas sobre el mantel, al menos así lo creo yo.

    Apenas me llegue El Diario, te lo avisaré.

    Un abrazo

  9. Ya quisiera que me nieguen un libro por ser de tal o cual editorial… normalmente busco libros de teatro (teoría, no dramaturgia) y la respuesta cortante y lacerante es "no hay nada".

  10. Ya quisiera que me nieguen un libro por ser de tal o cual editorial… normalmente busco libros de teatro (teoría, no dramaturgia) y la respuesta cortante y lacerante es "no hay nada".

  11. Percibo varios problemas, pero todos se reducen al de leer. Si tales ejemplares al tiempo de "best seller" fueran (mejor aún) "best reader" hace rato que Michelena y Mr. Books habrían pactado treguas. Pero no se da ni lo uno, peor lo otro. Aparte de inciativas como la de la Campaña de Lectura, cuyos frutos me figuro se verán en algunos años cuando esos chicos afectados por el leer desarrollen todos sus síntomas y vicios, pocos nos preocupamos por difundir esa práctica. Por eso suena tan risible la preocupación ultramontana de que se impriman libros adoctrinadores. Pero si aquí no se leen ni las recetas de los galenos. Y en el supuesto que se lean, cuánto quedará en la memoria del lector, y qué porcentaje de eso servirá para que surja como adoctrinador y cuántos prosélitos conseguirá.
    Ardua tarea esa de que la gente lea, que es para quien se escribe.

  12. Percibo varios problemas, pero todos se reducen al de leer. Si tales ejemplares al tiempo de "best seller" fueran (mejor aún) "best reader" hace rato que Michelena y Mr. Books habrían pactado treguas. Pero no se da ni lo uno, peor lo otro. Aparte de inciativas como la de la Campaña de Lectura, cuyos frutos me figuro se verán en algunos años cuando esos chicos afectados por el leer desarrollen todos sus síntomas y vicios, pocos nos preocupamos por difundir esa práctica. Por eso suena tan risible la preocupación ultramontana de que se impriman libros adoctrinadores. Pero si aquí no se leen ni las recetas de los galenos. Y en el supuesto que se lean, cuánto quedará en la memoria del lector, y qué porcentaje de eso servirá para que surja como adoctrinador y cuántos prosélitos conseguirá.
    Ardua tarea esa de que la gente lea, que es para quien se escribe.

  13. Husmeando por allí encontré este blog y si bien ya tiene unos años no puedo evitar poner un par de puntos en claro: acusan a Mr Books de no vender los libros de Paradiso, el Señor Michelena trabajó para ellos después de ser BOTADO de la dirección editorial del Banco Central del Ecuador, luego de ello con los señores de Mr Books tampoco tuvo el mejor comportamiento, anteponiendo esto, me parece lo más razonable que Mr Books tome la decisión de no poner en venta libros de una persona que no tuvo un buen comportamiento cuando fue su empleado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s