Reinventar el futuro… destrozar la historia

imagen tomada de roddysrockinreviews.wordpress.com

“Terminator Salvation” debería cargar sobre sí la certeza de que de las cuatro películas hechas sobre esta idea de James Cameron, que se ha explotado de la manera más inadecuada, una vez que el director de “Titanic” (película que demuestra que una fuerte inversión económica es inversamente proporcional a la calidad de un filme) dejara de lado los derechos sobre ella, no es la peor de todas. Ese sitial se la dejamos a “Terminator 3: Rise of the Machines”, por demasiadas razones que no vienen al caso hoy.

La película que dirige McG, responsable de bodrios como “Charlie’s Angels” y de destruir toda una cultura de videos musicales gracias a sus trabajos para varios grupos, se deja ver. Tiene un par de buenas secuencias y un gran inicio, que nos desvía al atención y a la vez nos ofrece la perspectiva segura del filme. Este ‘Terminator…” no es sobre John Connor y lo que iba a venir de su vida, una vez que el Día del Juicio Final cayera de golpe, en una fecha distinta. Esa es la anécdota que mueve al universo con pasado, con base en ese filme de 1984 que redefinió muchas cosas, entre ellas: el viaje en el tiempo como una constante necesaria para que la vida continúe (el padre de John Connor nacerá años después del nacimiento de su hijo). Ahora todo cae sobre Marcus Wright (Sam Worthington), un convicto condenado a muerte que decide donar su cuerpo a la ciencia. Detrás de él llega todo lo que importa.

imagen tomada de jakfrsh.files.wordpress.com

Marcus es un misterio, aparentemente, y detrás de él se mueve con fuerza el filme. Así que si alguno de ustedes asume que luego de lo que se vio en los dos primeros filmes, signados sobre ese futuro en el que John Connor es la figura más importante de la Resistencia contra Skynet, John Connor como el eje motor de la película… pues cayeron en un gran error y eso, bajo la medida de arreglar y darle un giro interesante a la historia, en lugar de empujar, hunde. Marcus aparece y Connor desaparece. El futuro no es tan catastrófico como se lo creía antes, parece un escenario propio de Mad Max (la primera película de Miller, con un Mel Gibson joven) y no una devastación absoluta, donde las máquinas aniquilan a los humanos a diestra y siniestra. Algo se rompió aquí.

Marcus revive en este futuro post Día del Juicio Final. Es el año 2018. La Resistencia descubre los planes de Skynet de desarrollar un nuevo robot, esta vez con tejido humano, el T-800 (aka Arnold). Estamos en ese momento. John Connor sabe que hay una lista ya con su nombre para ser asesinado, pero también descubre que antes que él corre peligro Kyle Reese, el adolescente que en varios años se convertirá en su padre. Debe protegerlo, pero antes deberá encontrarlo. Y en el medio, armar la avanzada para destruir los cuarteles de Skynet en San Francisco.

“Terminator Salvation” tiene sus mejores puntos en la primera hora, donde la acción se da con cierta contundencia y el enfrentamiento con las máquinas es mucho más agresivo de lo que uno podría esperarse (es casi como ver la nueva trilogía de Star Wars: jedis en plena actividad, no viejos enclenques). Worthington y Anton Yelchin (quien hace de Kyle Reese y que también aparece en la nueva versión de Star Trek) son los puntos más fuertes de la aventura, en la que la Resistencia adquiere un elemento de culto y altura, de casi no aparecer en ningún lado. John Connor hace su gran show al inicio del filme y en la secuencia final, listo. Es casi una anécdota, lo que crea un personaje unidimenional, con una voz similar a la de Bale haciendo de Batman, incapaz de sentir o expresar nada más que una mísera desesperación por estar a punto de dejar de existir si asesinan a Kyle Reese. A falta de Arnold (aunque por ahí aparece y esa sí que es una escena que impacta) Worthington hace de esta figura externa que se convierte en protector del menos capaz y John Connor es menos capaz en este filme, pero es una idea y como toda idea, especialmente ligada a la Resistencia, debe mantenerse y durar.

imagen tomada de cinebitacora.com

Así, pese a los grandes momentos, a la tensión en ciertas secuencias y al intento de mantener una coherencia con lo que se vio antes, la peli fracasa con cierta gloria. Es un buen filme de ciencia ficción, desde luego, pero este no puede ser el futuro en el que se esperaba ver al hijo de Sarah Connor. La vida de John Connor no debía ir por este sendero. De ahí, “Terminator Salvation” se observa como una aventura más, entretenida, pero desestabilizadora de todo lo que fue antes: la necesidad de salvar el tiempo y la vida. Hoy sólo vale redimirse, porque todo lo demás se perdió.

Anuncios

4 comentarios en “Reinventar el futuro… destrozar la historia

  1. por el momento leí el primer y último párrafo de tu comentario de la película. Cuando la vea prometo comentar más. Saludos y buen inicio de semana.

  2. por el momento leí el primer y último párrafo de tu comentario de la película. Cuando la vea prometo comentar más. Saludos y buen inicio de semana.

  3. Man, te juro que no he revelado nada que no esté en los trailers de la peli… Y algo de las reseñas en internet…

    Así que lee todo si te animas… jejejeje

  4. Man, te juro que no he revelado nada que no esté en los trailers de la peli… Y algo de las reseñas en internet…

    Así que lee todo si te animas… jejejeje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s