Un libro de pequeño formato

Leonardo Valencia
la mesa ‘directiva’ en el lanzamiento de “Kazbek”: Francisco X. Estrella, Leonardo Valencia, Peter Mussfeldt y Juan Secaira

El lanzamiento de la novela “Kazbek”, de Leonardo Valencia, en Quito, el pasado jueves fue un acto que no sólo buscó evidenciar las posibilidades de una narrativa que juega, que intenta sentenciar desde la propuesta (y no desde la imposición) o que trata de manera interesante de establecer cómo una obra puede abarcar un hecho, sin necesidad de ser total.

“Kazbek” se centra en eso, en la aventura (¿todo libro no es aventura?), en la capacidad de la sorpresa. El jueves, en el salón de usos múltilpes del edificio Manuela Sáenz (de la Universidad Andina Simón Bolívar), mucho tuvo que ver la sorpresa: la disposición de las sillas asemejaba a un salón de clases, en forma de u, alrededor de largas mesas; el gran Peter Musfeldt en la mesa de presentación (responsable de nuestra memoria iconográfica por su trabajo como diseñador); las intervenciones intensas de Francisco X. Estrella y la contundencia calma de Juan Secaira y las frases que Leonardo otorgó a un auditorio de más de 50 personas (este es un aproximado a simple vista), en las que pudo definir ciertas relaciones de su obra, con ella misma, con el entorno y con la dinámica contemporánea de diversos formatos narrativos.

Si bien la textualidad no es parte de este post, la realidad es que toda la presentación se desarrolló en un marco de agradables detalles y guiños, especialmente entre dos artes que se juntan en Kazbek: la del artista pintor y la del artista escritor. Tanto Mussfeldt como Valencia contaron el inicio de su amistad y el proceso que se llevó adelante para que los dibujos del alemán (radicado en Ecuador más tiempo del que tengo de vida…. ergo, más ecuatoriano que yo) se convirtieran en el germen de un libro sobre lo inasible de las historias. “Kazbek” puede ser leída como una novela de casualidades, a la vez que es un texto que reflexiona sobre lo intrincado de la creación literaria. Mussfeldt y Valencia se conocieron en una de las últimas visitas que Leonardo hiciera al país y esa relación, que se gestó entre conversaciones y muestras de obras (Peter es un artista que casi nunca ha presentado su trabajo en ese ámbito), dio como corolario una serie de 16 dibujos de ‘bichos’ que llegaron a las manos del escritor guayaquilñeo (que reside en Barcelona) para ver si con ellos hacía algo.

Esos ‘bichos’ con el paso del tiempo dieron vida a Kazbek, el personaje de la novela que recibe del artista y maestro Peer dibujos para que escribiera algo. Si bien la realidad da el empuje a la ficción, ésta es la que gana la partida. No se puede leer “Kazbek” como la historia de Leonardo y Peter, sería un absurdo.


La charla, que incluyó una pequeña ponencia de Leonardo (cuyo título se me escapa en este momento) se dirigió, más que a dar puntos o recetas de la escritura, a definir lo que es enfrentarse al acto de escribir en estas circunstancias. En eso, sin dua ocbra fuerza el término Libro de Pequeño Formtao, no como antítesis de la novela total, sino como consecuencia. ¿Qué hacer en medio de un mundo donde la narración se filtra por todo sitio? Narrar, desde luego, pero exigirse algo más. Esa exigencia no se trata de llegar a un vanguardismo o a algo desproporcionado, sino a reconocer la capacidad de la palabra y elcance que puede tener en la construcción de una historia, de ese universo. Esa es la razón por la que “Kazbek” se la puede leer tanto como una novela (desde luego, te cuenta una historia) con chispas de ensayo y de poesía. La novela no se enfrenta a una extinción, sino a u enfrentamiento mñas noble y completo.

¿Sirve la novela total? Sirve contar algo sin querer jugar a lo magnánimo. O quizás en estuches pequeños llegan soluciones más inteligentes. Más allá de cualquier expectativa o idea (por demás errada) que se pueda tener de la literatura de Leonardo, “Kazbek” es un texto que se deja leer y te deja con la sensación de un fragmento importante de una historia. El personaje como presencia, como explosión y referencia. Un buen momento para hablar de unlibro y una buena lectura. Vale que la aprovechen.

cerrando la velada, con un apretón de manos


8 comentarios en “Un libro de pequeño formato

  1. Pana, amigo te doy el dato de la conferencia del nombre de la conferencia que dicto Leonardo antes de la presentación de su maravilloso libro Kazbek (que ya me lo acabe de leer), es: la conferencia “La revolución del personaje literario: ficción y discontinuidad en la novela contemporánea”

  2. Pana, amigo te doy el dato de la conferencia del nombre de la conferencia que dicto Leonardo antes de la presentación de su maravilloso libro Kazbek (que ya me lo acabe de leer), es: la conferencia “La revolución del personaje literario: ficción y discontinuidad en la novela contemporánea”

  3. Anónimo, me molesto en responder porque creo que sin duda la única actitud “poser” es confundir un blog con un diario y esperar de él una noticia…

    La próxima con nombre, que identificarte no mata…

    Gracias

  4. Anónimo, me molesto en responder porque creo que sin duda la única actitud “poser” es confundir un blog con un diario y esperar de él una noticia…

    La próxima con nombre, que identificarte no mata…

    Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s