El espacio, la frontera final…

Sin categoría
imagen tomada de interartix.com

Siempre he pensado en esa frase como la madre de todas las paradojas: el infinito como frontera. Hoy la he vuelto a pensar, sobre todo luego de salir de la proyección de la nueva película de la saga, esta vez dirigida por el cada vez más grande J.J. Abrahams. La serie de aventuras del USS Entreprise se topa con un arco argumental propio de los universos del comic y cocnsigue algo fabuloso, en medio de estos últimos años de “precuelas” o “reboots”, como se conoce a este revival de películas o fenómenos de fanáticos. Esta “Star Trek” más que un nuevo inicio, es un salto cuántico que no niega el pasado (es decir, la serie de televisión de los 60 y las casi 8 películas que se hicieron con los personajes originales), lo reconstruye sin obviarlo. La historia se cuenta de otra manera, con la excusa de una realidad paralela, que se transforma en la nueva realidad.

La cirugía plástica de Star Trek no es un mero detalle de efectos. Es realmente un concepto que revive toda las aventuras originales y les da a los ‘trekkies’ elementos que buscan y necesitan. Ventaja para todos.

imagen tomada de thereisnoeinforman.com
(arriba: Chekov, Kirk, Scotty, Dr. McCoy, Sr. Sulu y Uhura)

La historia que J.J Abrahams tiene entre manos se centra en un ataque de un romulano rebelde, interpretado con cierta extrañeza y locura por Eric Bana, a la USS Kelvin, justo el día del nacimiento de James T. Kirk. Ese ataque cambia el rumbo de la historia, sus consecuencias, las relaciones con otros personajes. Su padre, George, debe quedarse en la nave mientras el resto de tripulantes escapa. Él muere en esa nueva realidad. Así, el futuro capitán Kirk debe llegar a la Federación de otra manera… sin padre. Esos primeros 10 minutos son impresionantes y a la vez dramáticos, casi dolorosos. Las emociones pueden estar presentes en una sala casi vacía, en una película de ciencia ficción.

No quiero revelar más elementos de la película, sino resaltar el hecho de que los nuevos ‘jóvenes’ integrantes del USS Enterprise tienen una frescura impresionante y a la vez mantienen los elementos característicos de los personajes clásicos. Desde el humor sarcástico de Scotty (siempre es bueno ver a Simon Pegg en la pantalla), la impertinencia de Kirk (Chris Pine hace un gran trabajo con el capitán, especialmente en el habla: le quita esa forma tan histriónica de decir sus líneas, que tenía William Shatner cuando hacía de Kirk), la lógica desmesurada de Spock (Zachary Quinto no sólo se parece a Leonard Nimoy -que sale por ahí- sino que consigue dibujar una línea mucho más difuminada entre la naturaleza vulcana y humana del primer oficial de la nave) hay una increíble apropiación de los personajes. Eso revalida cualquier intento por ofrecer una nueva mirada. Spock y Kirk, esta vez, y como en un momento intentó Gene Roddenberry, se transforman en los catalizadores de la acción; esta es la oportunidad de brillar de ambos, de cómo sus pasados se alteran por un viaje en el tiempo, por una venganza de cierta manera comprensible, por algo de azar.

imagen tomada de pielurbana.cl

Justamente esa es la medida de todo: el azar. El universo, el espacio, como esa frontera final que la Federación intenta conocer y controlar para una mejor navegación, responde a un juego de dados, en el que una colisión podría significar el fin y una vuelta de cero, que altera los procesos, pero a la vez se encamina por darle un cauce a todo y que la normalidad de lo que antes fue leyenda hoy se vuelva en construcción.

Por eso, esta nueva versión no borra lo anterior, lo vuelve a construir y al menos, para alguien que asume que difícilmente se puede construir una buena ciencia ficción en el cine, eso es algo para festejar. ¡Larga vida y prosperidad!

2 comentarios en “El espacio, la frontera final…

  1. Te odio cuando haces esto, eso ya lo sabes hace tiempo. Al menos esta vez tuviste el buen gusto de no mandar mensajes desde la cola del cine. Yo me voy HOY, es mi regalo del dia de las madres (si, soy una geek, que le vamos a hacer!). Ya comentaremos!!!

  2. Te odio cuando haces esto, eso ya lo sabes hace tiempo. Al menos esta vez tuviste el buen gusto de no mandar mensajes desde la cola del cine. Yo me voy HOY, es mi regalo del dia de las madres (si, soy una geek, que le vamos a hacer!). Ya comentaremos!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s