Cortázar reloaded

Sin categoría
imagen tomada de elpais.com

La voluntad del escritor y la obra sin acabar… el cuento sin final. Dicen que Cortázar le dejó a Aurora Bernárdez un cajón lleno de escritos, para que ella vea qué hacer con ellos. “Unos años antes de morir, él hizo un viaje muy arriesgado a Nicaragua, y en ese entonces le dejó a ella una carta que decía: “En caso de que yo no regrese, puedes disponer de mis papeles y haz con ellos lo que consideres oportuno”. Incluso algún texto repetitivo, o de un interés menor, como por ejemplo un discurso ante la tumba del general Guido –uno de los primeros discursos que se conservan de Cortázar–, que es tan ingenuo, largo, hiperretórico, que a Cortázar mismo no le hubiese gustado publicarlo, y Aurora dijo que eso quedaba afuera. Aquí no se da el caso de un Kafka desobedecido o no por Brod”, dice Carles Álvarez García, responsable con la propia Bernárdez de la publicación de “Papeles inesperados”, de Don Julio, en una entrevista concedida a Revista Ñ.

Así, once relatos no publicados, tres historias de cronopios encontradas, un capítulo inédito del Libro de Manuel, once episodios protagonizados por Lucas, treinta y cinco artículos sobre literatura, política y viajes, diez escritos para amigos, once textos en los que habla de pintura, escultura, fotografía, nueve cosas ‘inclasificables’, cuatro autoentrevistas y trece poemas inéditos vienen a transformarse en canon, en parte fundamental de la obra de este argentino, que es en sí la cara de la paradoja. ¿Lectura seria o lectura infantil? Pues en la obra de Don Julio se encuentran de lleno estas dos posibilidades, una lectura de fantasía, de magia y sorpresa, incluso con el uso de las palabras y los verbos, con una seriedad absolutamente envidiable. Alguna vez dice que la obra de Cortázar puede ser en cierta medida la versión más sureña y perfecta de lo que Lewis Carroll intentó en su momento. una versión absolutamente mejorada. Y este libro, del que he podido leer varios textos que están ya publicados en varios medios (más abajo les pongo los links), consigue algo fabuloso: redescubrirnos la maravilla de enfrentarnos a una obra de alguien que disfruta de los extremos del lenguaje y la imaginación. Eso es lo que celebro e la experiencia de Cortázar. Ese escritor niño acromegálico que deslumbra desde cualquier postura.

El azar y el juego como parte fundamental. No he leído libro más sincero que “Los autonautas de la cosmopista”, por ejemplo. O cuento donde si bien hay una gran carga política, lo que importa es el horror supeditado a la fantasía, como “Apocalipsis en Solentiname”. O esa paranoia alrededor del otro que es “Casa tomada”… El vicio de la escritura como pasión del lector. Hoy, que hace mucho tiempo que no lo leía, la familiaridad con esa forma de escribir pareció transformarse en un abrazo y en un golpe de ladrillo en la boca. Hubo días en los que renegué de Don Julio y dice que era mucho el juego. Pero eran días en los que pensaba con más seriedad que otra cosa. Por eso, hagan click en cada uno de los títulos y revisen por su cuenta. Espero que el libro llegue al Ecuador rápido: “En Matilde” (y otros textos), “Manuscrito hallado junto a una mano”, “Bajo nivel” y “Desde el otro lado”.

imagen tomada de mecaigo.files.wordpress.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s