El hombre

imagen tomada de mystylelocal.net

Veo el filme de Lian Luson “Leonard Cohen: I’m your man” y me emociono con cierta profundidad. Son de esos pocos recuerdos que me dan vueltas en la cabeza. Cuando era niño y quizás había tan poco que perder que uno trataba de apostar siempre al perdedor. Es más entretenido así. Por eso buscaba entre sus discos alguna rareza y entre esos encontré uno de esos que vienen con varios temas. Era muy pequeño. revisé la lista de los títulos y encontré uno que tenía nombre de mujer, Un nombre que sonaba a rock and roll, a intensidad.

“Suzanne” fue todo lo que necesité escuchar. Especialmente en esa parte central, cuando dejé de escuchar sobre esta mujer loca y llegué a la parte en la que Jesús se descubre como marinero cuando caminó sobre las aguas. Eso fue suficiente. Cohen voló mi cabeza, con esa voz delicada, ese acorde de Mi que le da presencia al tema, con esa letra que para mí era la primera vez que me encontraba con el hecho de que una historia podía ser contada de múltiples formas. Leonard Cohen para mí fue como Lawrence Durrell.

A veces creo que esto fue uno de los puntos más importantes de mi crecimiento y del hecho de descubrir algo por mi cuenta. Creo que esto lo he contado otras veces por acá.

Por eso, cuando vi que por la tele iban a dar el documental, me instalé a verlo, con tanta alegría y devoción. Hay un aspecto de religioso en el universo de Cohen como autor que no hay nada más que dejarse llevar y conducir por sus delirios artísticos. Suelen ser interesantes. Por eso cuando leo las palabras de Rufus Wainwright, sobre “Hallelujah”, no puedo sino darle toda la razón: “Es una canción sencilla de cantar. La música nunca ahoga las palabras. La melodía es casi litúrgica y conjura sentimientos religiosos. Es purificante”.
Por eso cuando encuentro a Nick Cave (calvo y radiante) interpretando “I’m your man” y “Suzanne”, en compañía de Perla Batalla y Julie Christensen (las coristas de Cohen), muevo el pie llevando un ritmo que se disuelve en mi cabeza. Tarareo las letras, que más que el trabajo de un porta, compositor y narrador, son piezas melódicas fabulosas. Jarvis Cocker deslumbra con “I can’t forget”. La hermana de Rufus, Martha, se une para darle su voz extraña, chillona, de niña malcriada, a una elocuente versión de “Hallelujah”. U2 en completo, con sonrisas de niños felices por lograr un sueño, se vuelven la banda soporte de Leonard Cohen para una versión medianamente siniestra de “Tower of song”. El mejor cierre de un documental que se basa en un concierto que se desarrollara en el Opera House de Sydney, en enero del 2005.

imagen tomada de img.dailymail.co.uk

Claro, el monje (Cohen fue durante cinco años un monje zen budista) aparece en escena, habla de su carrera, de su vida, de su niñez. De eso que significa crecer y llegar a otro sitio para buscar el espacio de expresión. El paso por el Chelsea Hotel (“there’s no place like home”), la locura con Phil Spector, la relación con las palabras y la movida poética en Canadá…. en fin. No es un gran trabajo documental, pero sirve para que los depositarios en la fe de Cohen sepan disfrutar de la obra de un tipo que más allá de las ventas y de su voz grave, como un bajo retumbador que no se consuela con sólo ser una especie de recipiente de pocas frecuencias, sino la voz del hombre, el hombre de hombres… y uno no siente peligrar su identidad con estas confesiones.
Anuncios

2 comentarios en “El hombre

  1. Yo no puedo escuchar a Cohen sin llorar, sin conmoverme, sin que algo se quiebre y se vuelva a armar. Muy subjetivo mi comentario pero a Cohen no se lo piensa, se lo palpa, de lo gusta, se lo escucha, se lo bebe.
    Un trago largo, maestro.

  2. Yo no puedo escuchar a Cohen sin llorar, sin conmoverme, sin que algo se quiebre y se vuelva a armar. Muy subjetivo mi comentario pero a Cohen no se lo piensa, se lo palpa, de lo gusta, se lo escucha, se lo bebe.
    Un trago largo, maestro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s