Ma, ma, ma, ma…. ki, ki, ki, kill…. (any given friday)

Sin categoría
imagen tomada de cinesploitation.com

Alguna vez leí que mientras se realizaba la postproducción de la primera “Friday the 13th”, Harry Manfredini debió crear la atmósfera con la música, especialmente con la premisa mayor de este primer filme (en el que la asesina es la madre de Jason Voorhies, no el loco de la máscara de hockey), en la que no había rastro de quien asesinaba, sino las muertes y siluetas. Tal como se ve en ‘Jaws’ o debiera decir no vemos, la música da la atmósfera y personifica a ese ‘monstruo’. Decidió algo que se ha convertido en el trademark de la serie, de la franquicia, y que incluso la nueva versión, dirigida por Marcus Nispel, mantiene: el ki, ki, ki, kill… ma, ma, ma, ma… que viene de una de las líneas del filme, cuando la señora Voorhees, escuchando la voz de su supuesto hijo muerto, repetía en su mente “Kill her mommy”…

En el ‘reboot’ (así se le dice al reinicio de una franquicia) se recupera esa sensación de perpetua persecusión que se siente en una película en la que Jason aparece como ese asesino despiadado. Si bien es un nuevo comienzo, este filme (en el que Nispel se gradúa como el ‘rehacedor’ que clásicos gore, pues él también se encargó de revivir La masacre de Texas) incluye instantes de las cuatro primeras películas de las serie (las mejores, sin duda, cuando Jason no era un asesino sobrenatural, que venía del infierno, sino un enfermo psicópata con el tamaño de un búfalo). Y en este sentido, “Friday the 13th” es una película que puntualmente le rinde tributo al caracter slashy y sucio e estos clásicos filmes de los 80.

Sexo, drogas y sangre. La fórmula precisa del horror. Eso no hace un gran filme, pero te deja la sensación de satisfecho bien marcada.

¿Qué hacer cuando ya se ha dicho todo? Pues contarlo de otra manera. Por eso vemos tres historias que se cuentan con una linealidad necesaria para comprender la dinámica de los acontecimientos. En los créditos iniciales, la señora Voorhees aparecer trastornada, queriendo hacer pagar a una de las cuidadoras del Campo Crystal Lake, por la muerte de su hijo. Desde ahí sabemos que todo va a pasar rápido. Y es en esa rapidez que Nispel consigue generar sorpresas. La principal: Jason ya no es el asesino silencioso que camina como ninja, que supone ser un Droopy D del infierno y aparece en cualquier sitio, en cualquier momento, con paso lento y firme. Esta vez es rápido y letal. Lo hace lanzando su cuerpo un poco a un lado, porque de seguro debe tener una escoliosis. Su rostro es igualmente desfigurado, lo esconde, no lo quiere ver, primero con una funda de tela y luego con una máscara de hockey que encuentra. El monstruo no es distinto, pero sí más contundente.

imagen tomada de shocktillyoudrop.com

Los muertos son muchos, las muertes esconden sangre en cantidades industriales, pero la esconden muy bien. La vemos, pero esta vez el resultado no es tan gore. Todo se centra en la indefensión, en que algo está por pasar, algo está por venir, y llega, de golpe. SPOILER ALERT: Esta vez, y es algo que sí me parece contundente, Jason no es el asesino moralista que no soporta ver a una pareja en pleno acto de sexo. Esta vez mira, deja que pasen cosas y con eso hay un nuevo elemento en toda la dinámica. El placer que encuentra en matar carga con todo un montón de sexualidad que no se puede negar.

Todo es oscuro, la desesperación es extrema, la casa de Jason ofrece detalles de su vida. Mata, lo hace porque alguien le ha hecho daño. Pero eso no lo libera de culpa. Jared Padalecki deja de perseguir cosas sobrenaturales y de animar un programa de Mtv para enfrentarse a Jason Voorhees. Hacerle frente no es sencillo. Este asesino, que Nispel revivió, no busca venganza, sino matar, porque es un toro en un matadero, un toro encerrado y ante el daño que le produce cualquier alteración de su hábitat, reacciona cuidando su territorio. Gigante, nefasto y perpetuo. Esta vez la historia se repite, sin negar la calidad del pasado, sin obviar las ventajas del ahora. Jason lives y para un fan del horror, eso sí que es una gran noticia.

imagen tomada de farm4.static.flickr.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s