El riesgo literario

Sin categoría
imagen tomada de letrasyartes.com

¿Las obras literarias de relevancia tienen carácter retroactivo? Sé que la pregunta es estúpida, como muchas otras. Pero le he dado vuelta muchas veces en este último tiempo (fin de semana y lo que va de la semana), pensando en la validez o no de una obra. ¿Tiene algo que ver el tiempo? Estoy seguro de que sí. ¿El espacio? Obvio… toda obra literaria termina siendo un objeto cultural y es esa misma cultura la que determina cierta validez: local o universal.

Hoy que el tiempo se fragmenta en pequeñas burbujas contenidas en otras un poco más grandes, el concepto de lo local en el libro, su valor local, se defiende como si fuese un requisito de identidad, dentro y fuera de un conglomerado. Eso no puede ser lo menos interesante de todo este proceso. Ya cuando esas normativas espaciales se quebrantan, pues no queda más que captar que eso local está en lo individual, por ejemplo. El mundo de la escritura es un compendio fabuloso en el que la mirada universal no es más que consecuencia de este espacio en el que nos movemos. Nada más…

Pero esa no es más que una excusa. Lo real dentro de la fenomenología de la lectura es que una obra llena de novedad puede ser buena o mala, puede ser grandiosa o un desastre, excelente o putrefacta. Y todo esto se puede escapar en una lectura cuando no es el tiempo preciso. ¿Cómo se la identifica? No lo sé. Toda obra es hija de su tiempo. Toda obra es aquí y ahora (y un después, desde luego). ¿Puede un lector ser hijo de ese aquí y ahora? No lo sé… el lector es hijo de un aquí y ahora que no siempre es el de la obra. Hay una gran imposibilidad de que todo esto sea preciso. Gente que escribe asumiendo su obra como una gran revolución, otros que escriben para contar algo, otros para ocultar algo… Y está el otro lado, el nefasto, de cierta forma, para el creador. La lectura como revelación….

¿Qué intento dentro de todo esto? Reconocer que en el acto arbitrario de la creación y de la lectura se da siempre un riesgo. El riesgo que tiene toda decisión suicida. Escribir es eso, ¿no? Seleccionar un narrador o una forma de contar algo en particular es eso: el enfrentamiento con el juicio incorruptible del lector. ¿Cómo uno puede llevarlo adelante? Reconociendo que existe alguien para leer lo propio, aunque no lo sepas, aunque algún día aparezca.

imagen tomada de img74.imageshack.us

Por eso, este riesgo me sigue pareciendo fabuloso y vale la pena intentarlo una y otra vez.

Un comentario en “El riesgo literario

  1. es un riesgo, sí, es una constante toma de decisiones, porque se sabe en el fondo que lo que se escribe es, en esencia, no más que la propia visión del entorno. Y a veces, esa visión es tan chata.

    a propósito de esto, leo a Simone, y por ahí menciona: “Por lo tanto sólo concedía (Sartre) al artista, al escritor, al filósofo, a los que llamaba “hombres solos”, el privilegio de captar la realidad al vuelo.”…

    Saludos E

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s