Conversaciones políticas

Sin categoría
imagen tomada de artemisanoticias.com.ar

Desde hace dos años siempre me ha resultado complicado hablar con partidarios del Presidente de la situación política del país, por una sencilla razón, de la que estoy convencido: la pasión impide pensar. Así de simple. Pero ahace unos días experimenté la primera vez que en una conversación política, con posturas a favor y en contra de Correa pudieron congeniar. Eso, para mí es un respiro.

Especialmente cuando el fin de semana Princesa Quil dejara unos comentarios en el blog bajo los cuales precisaba que hablar mal en contra de un Gobierno es democracia, y hablar bien es ser perro. Pues debo partir de algo, no creo que un Gobierno merezca ser aplaudido cada vez que hace algo ‘fabuloso’ (condicionantes de Pavlov que no conducen a ningún lado), porque sin duda para eso se lo elige. Creo que hay que reconocer los aciertos, así como los fracasos. Creo que los fracasos merecen ser analizados y criticados, así como los errores. De esa manera se puede gobernar, de esa manera se debe gobernar. Una Administración debe ser criticada o analizada con cierto desprecio para evitar excesos. Han existido tantos a lo largo de la historia, que debemos aprender de alguna manera.

Creo que Princesa Quil ha definido una forma de hacer las cosas, criticándola, desde luego. Sin embargo es una definición que vale la pena mantener, e incluso desentrañar.

imagen tomada de aldeaw.rpp.com.pe

Por eso es que saludo conversaciones entre partidarios de diferentes tendencias. ¿Por qué? Porque si bien creo que hay un fanatismo aberrante que trata de justificar todo a nombre de un proceso que no me queda del todo claro todavía, creo también que existen personas que se mantienen en el mismo nivel de aprecio por sus ideologías (que bueno, cada cual tiene el derecho de tener la que quiera) pero que son capaces de ver con ojos de sospechas las cosas que pasan. Detrás de cualquier idea de transformación o de cambio es necesario tener la percepción afilada para ser un radar a prueba de gato por liebre.

Incluso uno se llega a replantear sus afinidades y pasiones, al mismo tiempo en que el otro argumenta de tal manera que uno puede sino darle la razón. Creo que este tipo de conversaciones no hacen nada más que precisar si en realidad tus criterios son fuertes o si solo te estás dejando llevar por lo más burdo. Cosas que escuché: Al Gobierno no le conviene que otro alcalde que no sea Nebot gane las elecciones en Guayaquil, en vista de la candidata que han puesto. ¿Por qué? Porque lo peor que le puede pasar es que el régimen que ha hecho funcionar de esa forma Guayaquil (convengamos de una vez, por favor, que el manejo de Guayaquil es sin duda fascista) caiga por otra administración que quizás no esté a la altura de los ‘logros’.

El peso del poder es peligroso cuando se cae en ingenuidades. Todo lo que sucede ahora, con la supuesta ligazón del Gobierno al narcotráfico y a la guerrilla quizás no sea más que un proceso de ingenuidades que el propio Mandatario ha permitido con un discurso que revalida a una izquierda estúpida, despertando monstruos dormidos, convencidos de que la revolución es el camino. Es como esa imagen del infeliz que en una película de horror lee lo que no debe leer del Necronomicón y deja que el peor de los demonios aparezca a joder. Sin embargo, aunque no lo sabía, ese tarado tiene mucha responsabilidad. Un Gobierno no puede ser ingenuo.

imagen tomada de mapasdechile.com.ar

El movimiento País (que articula a todos las agrupaciones que apoyan al Presidente – es una forma de ponerlo) es un movimiento débil, como una hinchada de un equipo de fútbol, unida por amor al equipo y en este caso el equipo es Rafael Correa. La fragilidad del movimiento lo vuelve algo complicado y el caldo de cultivo de atrocidades similares o peores a las que sucedieron en gobiernos anteriores.

El Presidente debe ser honesto, los que están alrededor quizás no.

No se puede generalizar a toda la prensa como corrupta. Desde luego, hay mala prensa, hay gente con mala leche y hay gente con malas intenciones. Hay también muchos que tratan de hacer su trabajo. Si la prensa se ha convertido en oposición es porque se ha puesto en el papel de adolescente ofendido frente a lo que dice de ella el Presidente (que necesita tener un enemigo en común para seguir adelante). Lo que ha pasado con el caso Chauvín, es evidencia segura de aquello. Los medios debería revelarse en su interior editorial… la gente debería aprender a leer las noticias.

El Gobierno no es un compendio de malas cosas. Ha hecho algunas que se pueden considerar buenas (que no voy a enumerar por acá… busquen con los partidarios ciegos y pasionales del Presidente para reconocerlas). Sin embargo, y aquí firmo con letras mayúsculas, NO SOY PARTIDARIO DEL PRESIDENTE. De ganar las elecciones, que lo hará, tendrá, por primera vez en dos años, que empezar a ser Presidente y dejar la campaña de lado. Y bueno, cualquier cosa que haga deberá ser revisada y analizada con cierta duda, hasta que él termine su mandato. Gran enseñanza de Alan Moore: “La gente no debería temerle al Gobierno, sino el Gobierno a la gente”.

imagen tomada de elrincondelascuatropatas.com

Lo mejor de todo esto se centra en que una conversación con personas que creen cosas distintas, ya sea por su cultura o por su filiación política, se puede transformar en algo respetuoso y a la vez en la confirmación que lo que uno cree y sabe que es. Y me mantengo: Correa puede terminar siendo el mejor Presidente que hayamos tenido en 25 años, pero eso no deja de lado el hecho de que su carácter autoritario, doble discurso, necesidad de atención ingenuidad y cierta mala leche lo convierten en alguien peligroso. Así de simple. Por eso no puedo celebrar, sino aceptar que haga bien las cosas y tener los ojos abiertos para cuando suceda algo que no debiera suceder… como debería ser con todos los gobiernos.

11 comentarios en “Conversaciones políticas

  1. Si crees que Correa va a empezar a gobernar después del 26 de Abril estás equivocado. El ya ha dejado bien claro no sólo su manera de ser, sino su modus operandi. Lástima que de ésto no te darás cuenta sino hasta dentro de un año, cuando ya sea muy tarde. Ojalá entonces te acuerdes de éste anónimo….yo no volveré a decirte “I told you”.

  2. Te voy a dar dos razones por las cuales no me voy a acordar de tu anónimo ni el de nadie:

    1) La persona que no pone su nombre o algo que la o lo identifique, simplemente no merece ningún respeto de mi parte. Las firmas para exponer un criterio son importantes.

    y 2) Trata de leer con propiedad: ¿Por qué le va tocar gobernar ahora? Porque ya no hay elecciones. Hemos vivido una política administrativa de campaña y la que sigue es la última en mucho tiempo. Sin campaña a la vista, el panorama sí que va a ser nuevo. Y ahí recién saltará una forma de hacer Gobierno sin una finalidad electoral.

  3. Tengo mis dudas respecto a que si de verdad se dedicará a gobernar. Claro, ya no tendrá horizontes electorales, pero para mantener su popularidad deberá actuar como siempre ha actutado, es decir como en campaña.

    Saludos

  4. Henry… te lo pongo de esta manera…

    Deberá gobernar… ¿bien o mal? Eso lo sabremos en esa circunstancia. El punto es que no hay ya elecciones a la vista…. Entonces toca dedicarse a ser el trabajo por el que fue electo.

    Aunque creo que ya lo que pasa ahora te puede dar una visión del tema…

    Aún así, hay que esperar.

    Saludos

  5. Creo que olvidas algo, Edu: en este país, hasta antes de esta administración hitleriana y goebbeliana, los recientes presidentes eran tumbados a la mitad de su mandato o a los pocos meses de ejercer. Correa sabe de esto, sabe que hay 3 ejemplos cercanos de que el pueblo de la noche a la mañana pierde la paciencia y tumba al presidente, por eso estará por siempre en campaña, asegurando su popularidad. De hecho, el Ecaudor, luego de la última tumbada del último presidente a mí ya se me antojaba un país completamente ingobernable. Pensaba yo que el antídoto debía ser establecer un referéndum revocatorio a mitad del mandato de cada presidente. Pero eso no se les ocurrió a los de Montecristi. Lo que se le ocurrió al team PAIS fue despilfarrar impúdicamente las arcas del Estado en propaganda oficialista. Ok, es otro camino (muy sucio) para llegar al mismo objetivo: la gobernabilidad, la continuidad en el mandato, que el pueblo no se levante.

    En resumen, la verborrea del quinto Beatle (Alvarado), no tiene que ver solo con las elecciones, ni es solo para desdeñar o pisotear a los rivales (que le conviene que existan, porque sino no puede hacer su circo), sino que más bien, está pensada para mantener la cabeza del pueblo siempre recién lavadita, para asegurar la continuidad en el mandato. Quién sabe por cuánto tiempo.

    Firmo G.R.A. pero ya sabes quien soy.

  6. Otro de esos anónimos…

    Invitación, anónimo, para antes de que rebuznes…

    Lee el blog un poco más atrás, quizás un par de años atrás y lee los posts que he escrito sobre el fascismo en Guayaquil…

    Gracias

  7. Hemos discutido de Correa pero sin llegar a las molestias…Tu sabes que yo me tomo todo con tranquilidad…jeje

    Lo que pasa es que el Correa genera pasiones con sus verdes ojos…que conquistan al mirar y que embriagan al besar…Guayaquil de mis amores jajaja

  8. Concuerdo con G.R.A
    En un país donde la paciencia del pueblo es la regla con la que el gobernante de turno mide su permanencia en Carondelet, las buenas campañas (siempre más efectivas que un buena administración) son imprescindibles.

    Vinicio lo sabe, cualquier publicista lo sabe.

  9. Que el pueblo tumba a sus presidentes?? Si hubiera sido “el pueblo” quien tumbó a Lucio este no habría salido en 3er lugar en las elecciones presidenciales eh… Son otros los q tumban a los presidentes, y a esos son los que Correa los quiere tener controladitos.

    Concuerdo en que es muy saludable este tipo de conversaciones politicas, pero es imposible desprenderse de pasiones y ser solo un crítico muy imparcial, muy cerebral que lo mira todo desde afuera frotandose la barbilla..

    Por mi lado acepto con pena y decepcion los desaciertos del gobierno, pero aun así no pierdo la fe. Aun hay muchas historias positivas q contar aunque los espectadores esten al acecho unicamente de las negativas…

  10. Princesa Quil, te lo pongo de otra manera… No soy defensor de nadie, así que no puedo establecer si fue el pueblo o no quien tumbó a los 3 anteriores presidentes. Pero en todo caso, en las mediciones de popularidad, de todas las encuestadoras de aquellas épocas, durante las administraciones anteriores, los 3 pasados presidentes fueron desqueridos por el pueblo a los pocos meses (asunto objetivo, dato cuantitativo). Había que combatir eso en este gobierno. Había que mantener la popularidad. ¿Cómo hacerlo? ¿Con obras? ¿Elevando la calidad de vida del pueblo? ¿O exacerbando los sentimientos de la gente con campañas de comunicación finamente elaboradas? Este gobierno eligió, más que nada, esta última opción. El asunto es cuán éticos resultan los desenfrenados montos que se han invertido en comunicación. Cuántos negocios hay de por medio. La comunicación es una gran industria, con muchos eslabones, y muchas bocas se están alimentando por cada segundo de propaganda. Esto no dolería, si se estuviese alimentando quizás algún estómago desnutrido, pero quienes al parecer se están dando un festín son personajes con alto colesterol.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s