¿Quién vigila a los Watchmen?

Sin categoría
imagen tomada de teenagethunder.files.wordpress.com

Lo peor que le puede pasar a un filme es que la gente se burle de él apenas se levanta de la sala y camina hacia la salida. Eso es sinónimo de dos cosas excluyentes: 1) El filme estuvo mal hecho, o 2) No es para la sensibilidad de los espectadores que se acercan a él. Sufrí viendo “Watchmen” este fin de semana. Sufrí porque ese mismo grupo de cuarentones que se burló a carcajadas en la proyección (especialmente en una escena que involucra la impotencia sexual de uno de sus personajes) fue el que sentenció fuera de la sala el final de la carrera de varios de los actores de la película, por aparecer ahí. Mi primera impresión de “Watchmen” es que tiene un gran problema, pese a ser (y alguien me mandará al demonio por esto) una película virulenta, sensual, violenta, trágica. Y eso se agradece.

A esta altura no voy a establecer una relación entre la actitud moral de su cocreador Alan Moore (simplemente un grande) y su mano derecha en el proyecto, David Gibbons, frente a lo que el filme que ha intentado Zack Snyder (ese director casi del momento, con una fijación exagerada en llevar adelante adaptaciones, sea de dónde sea que vengan. Por ejemplo, su versión de los muertos vivientes en “Dawn of the dead”, si bien es muy buena, posee elementos que te impiden decir que la obra es grandiosa. En este caso: los muertos corren). Moore lo ha dicho varias veces, reniega de la posibilidad de ir de un formato a otro. Su obra es un comic y debería mantenerse en eso. No en vano en el resto de proyectos cinematográficos que han salido de obras suyas, él ha pedido que lo quiten de los créditos. Y eso se respeta. Pero si el comic no es una obra de fácil digestión (superhéroes que no son más que personas que se visten de traje y combaten la injusticia; que luego, producto de los excesos, son obligados por la ley a dejar de lado su doble vida), la película tampoco lo debía ser.

Ver “Watchmen” como un producto solitario es también un ejercicio de espectador. No hay mucha exigencia, al menos no hasta los primeros 20 minutos, en que los nombres de los personajes quedan perfectamente definidos. Hay una historia de fondo, una historia que no es real, porque lo que vemos en “Watchmen” es una distopia o ucronía (seleccione el término favorito): un tiempo paralelo que no pasó de esa forma, que se deformó. Jon Osterman, el Dr. Manhattan, el único con verdaderos poderes luego de un accidente bizarro, nuclear (si se puede decir), es llamado por el Presidente Nixon para combatir por Estados Uniodos en Vietnam. Acepta, la victoria de Estados Unidos es indiscutible. Dr. Manhattan puede hacer con la materia y la energía lo que quiera… si es que quiere. El triunfo supone el cambio de la historia. Estamos en 1985, Nixon es Presidente por quinta vez (que me suena a una referencia impresionante de un líder político ecuatoriano), la segunda generación de superhéroes, los “Watchmen”, están desempleados, luego de que el acta Keene prohibiera que ellos intervengan en la sociedad. La primera generación, los “Minutemen” ya están muy viejos, su tiempo ya ha pasado.

imagen tomada de cinempatia.com

Un ex “Watchmen” muere y todo estalla. La mejor forma de desentrañar todo un universo es reflejando lo que hay detrás de una muerte. La lección del investigador. Snyder, con guión de Alex Tse y David Hayter, decide, entonces crear una historia de reflexiones. Al final sin las reflexiones las que importa en un mundo completamente descabellado, no tan distinto al que tenemos en nuestras manos. ¿Por qué? Porque en el mundo de estos héroes tan viles y desgraciados, lo único que importa es encontrar una forma de que el bien triunfe. Y el bien se compromete. Esa es la premisa de la película. ¿A qué se compromete? A todo. Mientras que en “The Dark Knight” el héroe y el villano se toman muy en serio una discusión sobre la moral del ser humano (que es lo que se sostiene en la película), en “Watchmen” la moral es insuficiente. Todos somos falibles, debemos serlo, en esa entropía es la que surgen los milagros, sino la existencia no tendría sentido. No es un asunto de moral, sino de reflexión. Las más de dos horas y media de película nos demuestra que los héroes pueden ser inútiles si no hay una carga de tragedia en cada uno de ellos.

Si bien es una película que apela a lo reflexivo, no faltan las secuencias de acción. A diferencia de su anterior trabajo “300”, donde todo se filmó frente a una pantalla, para agregar luego los escenarios; en “Watchmen” se escogió hacerlo con un pie en escenarios reales, lo que no le da verosimilitud a la historia, sino profundidad al filme, porque eso que se piensa debe verse con mayor contundencia. Estas escenas son fuertes, incluso sangrientas, porque hay algo repulsivo que se consume. Los héroes necesitan sangre, pagar y cobrar la contingencia de su ‘pecado’. Como espectáculo, Snyder sabe que hay escenas que requieren de lo más grande y lo consigue…. utilizando al comic como storyboard, algo a lo que él está acostumbrado.

Quizás para muchos de los fanáticos de la obra (considerada una de las joyas del género comic) no estén encantados con el resultado. Tal vez a los que esperaban una suerte de aventura tipo Spiderman, es una decepción… El principal problema es que “Watchmen” desde el marketing está planteada como una película de superhéroes cuando la historia lo que menos intenta es eso. Ese universo terrible, que un comic de la DC creó bajo la premisa de ser la Moby Dick de los comics, no humaniza a los héroes, los coloca en una balanza, les da la posibilidad de ser lo más cercano a un soldado en plena guerra y eso, como estrategia narrativa, aún ahora (como lo fue en 1986, cuando el comic se publicó) es algo para celebrar.

Pánico y locura con los héroes… hoy de seguro que me la repito.

5 comentarios en “¿Quién vigila a los Watchmen?

  1. Distinguido `E´, buen amigo de `F´.

    Solo quería decirte que casi casi me dañas, [arruinas no, porque es muy fuerte], la única película que ansío ver en el cine desde hace “puff” [muchísimo tiempo atrás].

    Te pido que la próxima vez coloques el letrerito respectivo de `spoilers´ como le dicen los gringos a estas cosas.

    Pd. Dejé de leer a tiempo.

  2. La película me pareció bastante mediocre. Me dio la sensación de que Zack Snyder sólo se preocupaba en reproducir con exactitud las viñetas del comic, sin hacer siquiera una lectura del material que tenía entre las manos. Un desperdicio.

    Saludos.

  3. si te quedaste sentado casi 3 horas y no te levantaste como en australia siginifica que valió la pena…
    Lastima que muchos idiotas van esperando ver algo tipo superman o batman

  4. Yo la vi sin expectativas y es… de largo, la mejor cinta que he espectado en el último tiempo.Como bien dices: despechada, apocalíptica, violenta, degradante, pero se te pega a los ojos. Me da lo mismo si salió de un comic o si salió de la mente de Ed Wood. Me gusto en alguna parte muy sucia de mi alma. La volvería a ver con gusto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s