Un cuento más

Sin categoría

“Freak to go”, el cuento que hice en función de la historia de los Barón Biza, ha sido publicado en el portal latinoamericano de arte, Big Sur. Ese cuento que le da nombre a mi segundo libro de cuentos, que espero publicar en unos meses. Justo me enteré ayer, cuando también me enteré que no fui seleccionado para ser parte de una antología que está próxima a salir en Perú (así son estas cosas, colecciono rechazos editoriales, en realidad). Una de cal y una de arena. Me quedo con la celebración por el cuento publicado, el que pueden leer haciendo click acá.

Lo que me complace sobre manera es estar en el mismo espacio donde han salido publicados también grandes creadores y amigos, como Ernesto Carrión y Miguel Antonio Chávez, entre otros. En este número también está la prosa poética de Juan Rodríguez, así como manifestaciones audiovisuales e imágenes de artistas argentinos, panameños y mexicanos. Una visita absolutamente recomendable.

2 comentarios en “Un cuento más

  1. Prosa que se arrima y dialoga sutilmente con lo poético, …”el artífice del llanto silencioso”,…”el hombre que escapa, el rostro que se esfuma”,. Sino: “el vuelo de la libertad hacia el vacío”.
    El cuento como un laberinto complejo, tan complejo, como el mismo símbolo del infinito. ¿Donde estás?¿Por dónde empiezas?, i qué importa!, es ese ocho inefable que te permite todo y a la vez te impone los espejos para que te veas y te pierdas en el espacio y el tiempo.
    El sino, la fatalidad, la vida como sobrevivencia y no como vivencia. La construcción de la nada, el sinsentido que nos recuerda lo absurdo que puede ser todo.
    Vale la pena leerlo y releerlo, olvidando el título que parece fundirse en el desierto de las palabras, cómplice quizá de Arón, es un espejo más del laberinto, pero no del cuento.
    Felicitaciones Eduardo.
    Rómulo

  2. Prosa que se arrima y dialoga sutilmente con lo poético, …”el artífice del llanto silencioso”,…”el hombre que escapa, el rostro que se esfuma”,. Sino: “el vuelo de la libertad hacia el vacío”.
    El cuento como un laberinto complejo, tan complejo, como el mismo símbolo del infinito. ¿Donde estás?¿Por dónde empiezas?, i qué importa!, es ese ocho inefable que te permite todo y a la vez te impone los espejos para que te veas y te pierdas en el espacio y el tiempo.
    El sino, la fatalidad, la vida como sobrevivencia y no como vivencia. La construcción de la nada, el sinsentido que nos recuerda lo absurdo que puede ser todo.
    Vale la pena leerlo y releerlo, olvidando el título que parece fundirse en el desierto de las palabras, cómplice quizá de Arón, es un espejo más del laberinto, pero no del cuento.
    Felicitaciones Eduardo.
    Rómulo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s