Echar la novela a la basura

Sin categoría
imagen tomada de papelenblanco.com

Si bien el sentido es metafórico, echar la novela a la basura significa enfrentarse a uno de los golpes más duros para quién escribe. Cómo hacer para que del punto A se llegue al punto B en una narración. He pasado todo el fin de semana (y feriado) en este proceso y llegué a la conclusión que utilizando el camino que pensé, pues no iba a llegar. Debí hacer como Bugs Bunny y dar la vuelta a la derecha en Albuquerque.

Conversaba de esto con Patricio Burbano y él me hablaba de la diferencia o la certeza de que para muchos escribir es lo mismo que redactar. Desde luego, está meando fuera del tarro con eso. Jack Torrance redacta durante días, páginas y páginas completas de “All work and no play makes Jack a dull boy”, pero no está escribiendo nada. Fin de la lección. Una distancia muy grande existe en crear ese universo que será el caldo de cultivo de la ficción y el acto de redactarlo.

Y yendo más allá: El universo se crea por la omisiones o desprendimientos y no precisamente por lo que se cuenta.

Lo que ves o lees es lo que importa, siempre en función de aqeullo que no vas a tener la oportunidad de ver. En esa dinámica, echar la novela a la basura no es más que un intento consciente de arreglar esos cables sueltos que a uno el van quedando por ahí. Quizás un personaje no deba decir lo que dice inicialmente y otro, con la pureza más pura del mundo, debiera ser un poco más truculento. Lo cierto es que la escritura puede ser un oficio traicionero, tomando en cuenta que todo el trabajo de 3 días se puede ir a la basura en un segundo de clarividencia… Pero aún así, la adoras…

8 comentarios en “Echar la novela a la basura

  1. Claro, escribir te exige y te da otras cosas. Y es duro botar o desechar; me ha pasado mil veces, pero hay que hacerlo, siempre que tomes en serio el acto de escribir.
    Y para completar el círculo no hay fórmulas, a veces sirve la escritura automática, a veces esa intuición te lleva a la catastrofe; en fin, es algo que se siente.
    saludos

  2. Claro, escribir te exige y te da otras cosas. Y es duro botar o desechar; me ha pasado mil veces, pero hay que hacerlo, siempre que tomes en serio el acto de escribir.
    Y para completar el círculo no hay fórmulas, a veces sirve la escritura automática, a veces esa intuición te lleva a la catastrofe; en fin, es algo que se siente.
    saludos

  3. Pero es que justamente por ese segundo de ‘clarividencia’, como lo llamas, es que te das cuenta que los días antecesores han valido la pena.

    Es el desapegarse de frases, párrafos enteros, o incluso ciertos detalles que pensábamos importantes, lo que va construyendo al texto. Si llegado el momento vemos que tal o cual parte no debe ir, pues se va y punto.

    Salud por tu ‘clarividencia’ oh gran Eduardo, jaja.

    saludos -pesado-

  4. Pero es que justamente por ese segundo de ‘clarividencia’, como lo llamas, es que te das cuenta que los días antecesores han valido la pena.

    Es el desapegarse de frases, párrafos enteros, o incluso ciertos detalles que pensábamos importantes, lo que va construyendo al texto. Si llegado el momento vemos que tal o cual parte no debe ir, pues se va y punto.

    Salud por tu ‘clarividencia’ oh gran Eduardo, jaja.

    saludos -pesado-

  5. Creo que diste en el clavo, justamente en estos días estaba pensando en cuánto me gusta escribir pero a la vez cuánta conciencia tengo de que no lo hago en un nivel que llegue a ser artístico. En otras palabras creo que soy buena para redactar… pero falta mucho para llegar a escribir. Y también recordé “entre marx y una mujer desnuda” y los múltiples intentos que hace el escritor por comenzar la novela, lanzando al tarro de basura cada nueva decepción.

  6. Creo que diste en el clavo, justamente en estos días estaba pensando en cuánto me gusta escribir pero a la vez cuánta conciencia tengo de que no lo hago en un nivel que llegue a ser artístico. En otras palabras creo que soy buena para redactar… pero falta mucho para llegar a escribir. Y también recordé “entre marx y una mujer desnuda” y los múltiples intentos que hace el escritor por comenzar la novela, lanzando al tarro de basura cada nueva decepción.

  7. oficio traicionero del que estás enamorado, bellamente enamorado porque te hace lúcido. cariños, eduardo y a seguir escribiendo.

  8. oficio traicionero del que estás enamorado, bellamente enamorado porque te hace lúcido. cariños, eduardo y a seguir escribiendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s