El premio para el ausente

Sin categoría
imagen tomada de milenio.com

Uno podría pensar que el Oscar a Heath Ledger no es más que un acto sublime de sentimentalismo. Barato, puro, hollywoodense y desesperante. Podría ser visto de esa manera, especialmente porque las cámaras de la transmisión buscaron rostros acongojados, y de alguna manera lo encontraron en la hermosa Anne Hathaway (que si no me equivoco fue compañera de reparto de Ledger en “Brokeback mountain”). Y bueno, él lo ganó superando a un genial Michael Shannon, de “Revolutionary Road”… y eso es algo que hay que considerar también.

La familia sube, el discurso es sentido. Papá, mamá y hermana hablan sobre él. El reconocimiento para el caído, la cruz púrpura para el héroe que no tendrá noción de aquello. El faithful departed.

imagen tomada de ideal.es

Veo “The Dark Knight” y percibo una de esas cosas magistrales que tienen un bueno inicio, un buen timón (Nolan es sencillamente un gran director aunque ninguna Academia lo quiera reconocer), y un buen personaje desarrollado a partir de algo que sólo podremos inferir. Porque el Joker que Ledger dibuja en la pantalla es un ser con una máscara (hay una sola toma, de quizás un segundo, en que se lo ve sin maquillaje) que lo convierte en eso mismo. Da detalles con los diálogos, con la forma en que los dice, con los elementos que tiene alrededor. Dice ser un perro sin correa, suelto para hacer lo que le dé la gana, un perro anarquista que sólo desea el daño, porque para eso ha sido creado.

¿Un actor puede manejar un personaje así? Quizás con mucho esfuerzo, y no dudo que Ledger lo puso al darle cuerpo a un Joker que cada vez que habla pierde en su voz al actor y evidencia al personaje; un tipo que probablemente se haya hecho esas cicatrices en forma de sonrisa siniestra en su rostro, por las que quizás deba sacar la lengua cada dos frases, para evitar el derramamiento de saliva. Un tipo que sabe muy bien lo que hace y es capaz de sacrificarse por aquello. El individuo que cree en la capacidad del ser humano por el caos y en circunstancias en las que el saldría perdiendo: el Joker trata de hacer filosofía de la inutilidad de todo en un mundo como en el que estamos, donde un tipo de disfrazarse de murciélago para defender a una ciudad.

imagen tomada de i106.photobucket.com

El esfuerzo es lo que se percibe como reconocimiento. Los monstruos son siempre atractivos, sobre todo cuando por la pantalla del cine percibimos al primera gran monstruo de nuestra época y eso, sin duda es lo que creo le da un premio a una actuación que busca no crear al némesis de un héroe, sino al lado oscuro de toda una manera de ver al mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s