Sweded!

imagen tomada de wikipedia.org

Una película peude ser la experiencia más creativa y hermosa de manera simultánea. Michel Gondry probablemente sea el director más creativo del mundo, probablemente. Y esa creatividad se mide en sus filmes de grandes y medianos presupuestos, que esconden una historia sencilla y muchas veces se revisten de los más noble y hasta delicioso del ser humano. Michel Gondry es quizás el humanista que más claro lo tiene de todos.

Be kind rewind” (algo así como “Tenga la amabilidad de rebobinar”) es el cuarto filme del director francés, que como su proyecto anterior, “The science of sleep” es escrito y dirigido por él (de cierta manera esa sombra de Charlie Kauffman que pesa sobre él al haber dirigido “Eternal Sunshine of the Spotless Mind” queda absolutamente diluída) y se basa en el amor por la películas, la pasión infantil y pequeña que se experimenta cuando alguien ve filmes, el cine es sin duda la excusa perfecta para la unión y cercanía de personas.

Todo sucede en Passaic, una ciudad pequeña de New Jersey, donde todavía sobrevive una de las pocas tiendas de renta de VHS. “Be kind rewind” es el lugar propiedad del señor Fletcher (un cada vez más adecuado Danny Glover) que está buscando la manera de evitar que el edificio donde está su local sea demolido por las autoridades. Su ayudante/ahijado, Mike (Mos Def), y el amigo de este, Jerry (Jack Black) deciden intervenir y hacer algo luego de un accidente un tanto sci-fi: Jerry es magnetizado por un accidente en una pequeña planta eléctrica y eso consigue que borre todo el contenido de los cassettes de la tienda. Al pasar esto y quedarse sin películas para alquilar, no se les ocurre mejor idea que grabarlas ellos mismos, con una cámara de video, en bajo presupuesto (absolutamente bajo presupuesto) y esperar que nadie grite.

A todo el mundo le empieza a encantar esa dinámica y las películas comienzan a ser rentadas, una tras otra, mientras ellos crean un estudio muy pequeño, en el que graban de las maneras más absurdas y creativas posibles clásicos como “Ghostbusters”, “Robocop”, “El rey León”, “King Kong”, “2001: Odisea espacial” y cualquiera que se les pueda ocurrir en este momento. Ya en este instante, las risas son infaltables. Uno simplemente no puede creer que estas simplezas se transformen en planteamientos no solo estéticos, sino éticos: ¿De quién son las películas? ¿De quienes las hacen? ¿De quienes las compran? ¿De los productores, según la advertencia que el FBI señala al inicio de cada proyección? ¿O de la gente que las ve y que se apropia de ellas, a tal punto de hacerlas parte de su vida y decidir, si ese es el caso, rehacerlas a su manera?

Robocop “Swede”, Jack Black como el robot policía.

El término “Sweded” surge de la noche a la mañana para justificar el precio de realización de cada filme (que tienen una duración máxima de 20 minutos y son alquilados a 20 dólares por noche) así como la demora en ser ofrecidos a sus clientes: “Vienen de Suecia y las importaciones demoran”. Y son en esas ideas descabelladas que surge la unidad y la gracia, la pertenencia, por sobre todas las cosas.

Gondry crea una película que llega a tocar la belleza con un argumento sobre las aspiraciones y cómo hacer que en medio de un deseo algo suene a triunfo aunque no se triunfe del todo. Eso es hacer cine y salir con el espíritu elevado en el proceso.
Anuncios

6 comentarios en “Sweded!

  1. Basta que sea de Goundry para querer verla. Qué hermosa forma de asumir la vida y expandir las simplezas a grandes sensaciones que tiene. Quiero un Michael Goundry! ajaj

    Vería una y otra vez La ciencia del sueño. Habrá que ver qué tal ésta nueva.

    saludos

  2. Basta que sea de Goundry para querer verla. Qué hermosa forma de asumir la vida y expandir las simplezas a grandes sensaciones que tiene. Quiero un Michael Goundry! ajaj

    Vería una y otra vez La ciencia del sueño. Habrá que ver qué tal ésta nueva.

    saludos

  3. es la película que uno quisiera convervar siempre, mostrársela a tus hijos, dejarlos solos viéndola…

    el apego por la creación no va de la mano con la aceptación del “sistema”, todos pierden, todos ganan…

  4. es la película que uno quisiera convervar siempre, mostrársela a tus hijos, dejarlos solos viéndola…

    el apego por la creación no va de la mano con la aceptación del “sistema”, todos pierden, todos ganan…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s