The Last Action Hero

Sin categoría
imagen tomada de blogdecine.com

¿Cuándo una película de acción cumple con la premisa de lo correcto, de la diversión y de la buena realización? No lo sé. Por lo general están hechas para gustar, observar y desechar, quemarlas con el paso del tiempo porque no merecen ningún tipo de justificación. Están hechas para esfumarse. La acción no es más que eso, aspiraciones desesperadas de lo que puede ser la vida de alguien: el héroe, el que se mueve, el que destruye para construir.

Quizás esa sea la razón que está detrás de cualquier deseo de ver alguna película en la que haya un deseo de venganza, disparos, muertos y heridos. Se construye desde el desastre. Algo se puede crear sin problema.

“Taken”, del francés Pierre Morel es la historia de un padre buscando a su hija. No cualquier padre, sino Liam Neeson, capaz de hacer cualquier cosa, cualquier papel, cualquier héroe. Esta vez es un tipo que ha resultado ser ex espía del Gobierno de USA y le da permiso a su hija Kim para que viaje a Europa detrás de U2. El asunto es que apenas pisa suelo parisino es secuestrada por un grupo de albaneses (Europa Oriental, la cuna de lo más oscuro de la antigua civilización) que se dedican a prostituir y vender a las mujeres que consiguen. ¿Por qué? Porque les da la gana.

Incluso revisando por la web descubro que Luc Besson, el loco francés amante de la acción pura, lana y gratuita, es el coguionista que utilizó informaciones reales para trabajar la historia. Bueno, esto no es más que un dato curioso.

Neeson está hablando con la hija por teléfono cuando la secuestran y vuela a París a destruir lo que sea para tenerla de regreso. Y él es peligroso, sabe muchas cosas, y quizás una de esas peores actitudes es un gringo con conocimientos para destruir y actitud kamikaze. No le intersa nada, sólo recuperar a Kim. Al último héroe de acción lo mueve algo “noble”. El desastre es un activo fijo de los sentimientos.

Entonces llega el huracán a París y debe descubrir cómo enfrentarse al mundo que ha dejado de lado, pero que nunca se olvida (como andar en bicicleta). Bryan, el personaje que interpreta Neeson, debió ser un desgraciado, un gringo desgraciado que ha justificado su actuar por la prevención. Se siente bien por lo que ha hecho, porque ha evitado daños, lo dice (incluso al inicio se lo ve actuando como seguridad de una estrella de pop y al estilo Kevin Costner, evita un atentado). Ahora necsita intervenir de manera directa, no evitar el mal, sino impedirlo con alguien cercano, su hija.

Morel consigue generar las sensaciones más básicas en una película, empezando con el suspenso. La inercia se rompe muy tarde, pero lo hace muy bien. La crisis está bien retratada con el rostro de un Neeson que no hace más que retraerse. No lo puede creer y nadie lo puede ver de esa manera. Casi no siente, casi no lo manifiesta, hay una implosión en potencia y ya desde l primer enfrentamiento con uno de los “malos”, vemos la máquina de destrucción. Lo dice en algún momento: “Sería capaz de destruir la tore Eiffel por mi hija”. Y lo hace en sentido figurado.

De ahí los elementos comunes en este tipo de filmes, incluyendo la suerte más descarada, la corrupción indebida y mundos de grandes cantidades de dinero con gente que se asume como propietaria de otros (una sordidez tan o más presente que en Hostel, de Eli Roth). “Taken” no se dibuja como la mejor película del universo, sino como un intento por generar acción desde una realidad mundial sesgada, reducida y emotiva: un padre desgraciado buscando a su hija es un tipo que busca lo mejor y el espectador cae en el juego.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s